Los dibujos españoles guardados en Florencia

Una notable colección de los siglos XVI-XVIII llega desde las Gallerie degli Uffizi

De la colección de dibujos españoles de los siglos XVI al XVIII que se atesora en los Uffizi de Florencia, una de las más importantes de todas las conservadas fuera de España, visita Madrid una selección generosa y representativa, en la que están todos los que tienen que estar y algunos que no se esperaban, desde los destacados herederos del manierismo italiano Alonso Berruguete, Gaspar Becerra o Luis de Vargas, hasta los prolíficos dibujantes del Siglo de Oro José de Ribera, Alonso Cano, Francisco de Herrera el Mozo, Antonio del Castillo, Vicente Carducho, Juan Carreño, Francisco Rizi o Claudio Coello, para culminar con la obra de Miguel Jacinto Meléndez, ya con la impronta francesa. Una investigación de dos años ha permitido rescatar setenta autorías mal atribuidas y relacionar dibujos previos con obras pictóricas posteriores a las que sirvieron de preparación. Un trabajo científico bien relevante cuya síntesis ahora se expone de forma brillante.

En las Gallerie degli Uffizi florentinas está la mejor colección del mundo de dibujos madrileños de esa época y una de las mejores de dibujos andaluces. Está a la altura de las que poseen el Museo del Louvre, The British Museum, Kunsthalle de Hamburgo, Hispanic Society of America de Nueva York o Metropolitan Museum, y su principal atractivo reside en la presencia de ejemplos únicos para poder estudiar el proceso creativo de los artistas españoles de los siglos XVI y XVII, encontrándose en ella diseños previos de obras capitales del patrimonio cultural español. La muestra y la publicación que la acompaña son el resultado de un proyecto de investigación que ha permitido profundizar en el conocimiento de la colección de dibujos de los Uffizi y descubrir muchas autorías hasta ahora desconocidas. Los dibujos se presentan acompañados de reproducciones de las obras pictóricas posteriores a las que sirvieron de preparación.

El origen de esta colección italiana son los dibujos reunidos en Madrid por el comerciante florentino Giovanni Filippo Michelozzi durante su estancia en torno a 1745-1746, mientras que el resto fue adquirido con posterioridad por el escultor Emilio Santarelli y donado en 1866 formando parte de un extraordinario legado que sumaba 12.704 diseños. Así, las adquisiciones de Michelozzi se juntaron con las posteriores de Santarelli permitiendo que volvieran a confluir una serie de dibujos realizados conjuntamente y posteriormente dispersos.

Para esta muestra se han seleccionado ciento veintinueve dibujos, desvelándose más de setenta nuevas autorías que se encontraban mal atribuidas entre el fondo de dibujos italianos, flamencos y alemanes de los Uffizi, para lo que ha revisado más de 40.000 dibujos y la totalidad del archivo fotográfico de la institución. Entre los casos más singulares está el descubrimiento entre los anónimos alemanes de uno de los dibujos más importantes del valenciano Juan de Juanes para un cuadro perdido, el Cristo muerto sostenido por ángeles, del que se conserva en el Museo Nacional del Prado una copia hecha por Francisco Ribalta. También entre los anónimos alemanes se localizó uno de los diseños más singulares de Pedro de Campaña, artista bruselense que trabajó en Sevilla , en directa relación con la Crucifixión del Museo del Louvre.

Especial interés revierte la reconstrucción de la personalidad gráfica del sevillano Luis de Vargas, perdido entre los fondos atribuidos a Cristoforo Roncalli, así como el hallazgo de nuevas obras que incrementan el catálogo del castellano Alonso de Berruguete, algunas de las cuales se han encontrado entre los dibujos de Domenico Beccafumi, como la Circuncisión de Cristo o los dos ángeles que estaban atribuidos a Ludovico Carracci. El caso de Francisco Pacheco, suegro y maestro de Velázquez, es muy singular pues algunos de sus dibujos, como el retrato de Pablo de Céspedes, que sirvió para su famoso Libro de Retratos de ilustres y memorables varones, se ha localizado entre las obras de Barocci, y otros trabajos suyos estaban asignados a Frans Floris.

Es importante también el hallazgo de dibujos de artistas que trabajaron en Madrid y que estuvieron relacionados con los pintores florentinos. El caso más significativo es el de Vicente Carducho, del que ahora se dan a conocer dos nuevos dibujos: la Aparición de los ángeles músicos a San Hugo de Lincoln, que se encontraba entre los atribuidos a Antonio da Pordenone y es una de las obras más destacadas en papel azul, preparatoria para su gran lienzo de la Cartuja de El Paular, y el diseño preparatorio para la pintura de Santa Inés del Museo del Prado, que ha sido localizado entre los de Pietro da Cortona.

También de interés es el dibujo de Cristo y el Cirineo del sevillano Francisco de Herrera el Mozo, hasta ahora entre los atribuidos a Taddeo Zuccaro, siendo uno de los más característicos del artista, quien trabajó en Italia y triunfó con su estilo en el Madrid barroco. Hay sorpresas relativas al granadino Alonso Cano, algunos de cuyos dibujos se han localizado en cartas que le fueron remitidas y donde aparece su nombre como destinatario, como es la hoja en la que trazó un jinete de una notable modernidad.

Reseñables son también los tres dibujos de Miguel Jacinto Meléndez que retratan a Felipe V, mal ubicados entre los dibujos franceses o los atribuidos a Niccolo Cassana, y que contribuyen notablemente no sólo a conocer mejor el estilo del gran artista madrileño sino a evidenciar la evolución fisionómica del primer Borbón español. Estos ejemplos, así como muchas otras obras de la exposición, confirman la extraordinaria relevancia de la colección de los Uffizi para una visión más completa del dibujo español, que ya sabemos que siempre fue subestimado en nuestro país.  La colección florentina, comparable a la de la Biblioteca Nacional, cuenta con un total de 450 dibujos españoles, de los que 280 han sido especificados en el catálogo, de gran valor científico y gráfico, con ensayos de la directora del Gabinetto florentino, Marzia Faietti, y de otros historiadores españoles. Las fichas del catálogo razonado han sido elaboradas por un conjunto de quince especialistas.

El Retrato de muchacha de Meléndez quizás sea la pieza más llamativa de la exposición, aunque el de Pablo Céspedes realizado por Pacheco no le vaya muy a la zaga. Predominan naturalmente los motivos religiosos, aunque no falten referencias mitológicas como Venus, Cupido y satiro de Alonso Cano, y hasta no pocos proyectos decorativos.

Aproximación a la exposición (del 1 al 10)
Interés: 7
Despliegue: 8
Comisariado: 8
Catálogo: 8
Folleto explicativo: n/v
Documentación a los medios: 7

Real Academia de Bellas Artes de San Fernando
Sala de exposiciones temporales
I segni nel tempo. Dibujos españoles de los Uffizi
De 12 de mayo a 24 de julio de 2016
Organización: Real Academia, Fundación MAPFRE y Gabinetto Disegni e Stampe de las Gallerie degli Uffizi.
Financiación: Ayuda García Viñolas para la catalogación de colecciones de dibujo, de Fundación Mapfre
Comisariado: Benito Navarrete Prieto, profesor de la Universidad de Alcalá, experto en dibujos españoles del Siglo de Oro

Horario
Martes a sábado: 10.00 a 14.00 y 17.00 a 20.00 horas
Domingo y festivos: 10.00 a 14.00 horas
Lunes: cerrado
Tarifa única: 3 euros.

Autor

José Catalán Deus

Editor de Guía Cultural de Periodista Digital, donde publica habitualmente sus críticas de arte, ópera, danza y teatro.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído