El arte y sus curiosidades

Un ‘puñetazo’ de 1,5 millones de dólares y otros inquietantes accidentes artísticos

Un 'puñetazo' de 1,5 millones de dólares y otros inquietantes accidentes artísticos
Susto, enfado, mala noticia. YT

Dentro del mundo del arte esta claro que, cualquier incidente, podría dejarnos en números rojos (Los accidentes más ridículos de todos los tiempos).

Un ejemplo de ello es la mala suerte que tuvo un niño de 12 años al acudir a una exhibición en Tapei, Taiwán (Los accidentes fantasma mas raros del mundo, todavía sin explicación).

El joven fue captado por las cámaras cuando perdió el equilibrio tras tropezar con la cuerda que protegía la obra «Flowers» del pintor Paolo Porpora, donde desafortunadamente acabó la mano izquierda del niño, perforando la valiosa obra (Los accidentes de barco más brutales de la historia).

No obstante, el personal encargado de la exhibición no reclamó el costo del minucioso proceso de restauración(ya que se trataba de un cuadro de 350 años de antigüedad) a la familia.

Pero no sólo los jóvenes tienen buen gusto por el arte y meten la pata.

En 2006, Steve Wynn, gran coleccionista de arte, compró el famoso «Le Rêve» de Pablo Picasso y cuando se disponía a venderlo, apoyó el codo en el lienzo, con tan mala suerte que generó un agujero en la valiosa obra.

Esta anécdota tuvo tal repercusión que los medios norteamericanos publicaron la noticia bajo el titulo «El codo de 40 millomes de dólares»

Ese mismo año se produce otro accidente artístico cuando un hombre estrella contra la ventana del museo Fitzwilliamn en la universidad de Cambridge, tres jarrones pertenecientes a la Dinastía Qing, tras resbalar por las escaleras

Afortunadamente, no tuvo que asumir ningún coste de los daños producidos. Eso si, el museo colocó una caja de protección especial para proteger los jarrones restaurados por si la próxima vez alguien se resbala, no se los lleve consigo .

Sin embargo, el artista Caminero no tuvo tanta suerte.

Fue detenido y tuvo que asumir 10.000 dolares de multa por los daños causados tras estallar un jarrón de forma intencionada contra el suelo. La pieza era del artista chino Ai Weiwei. Se trataba de un conjunto de vasijas expuestas delante de tres fotografías enormes en las que aparece Weiwei arrojando un jarrón hasta romperlo

Posteriormente, Máximo Caminero afirmó que interpretó la obra del artista chino como una provocación para fusionarse con él en un acto de manifestación

Tras el incidente, hasta el mismo Ai Weiwei fue criticado por destruir jarrones antiguos, como demostraba en las fotografías que componían su obra, sin embargo, éste se excusó diciendo que los jarrones que él rompió eran suyos, mientras que los que destruyó Caminero no le pertenecían

Con todo esto, deberíamos plantearnos si en verdad vale todo por amor al arte

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído