El arte y sus curiosidades

Los símbolos secretos que seguro no sabías que aluden a la muerte

Los símbolos secretos que seguro no sabías que aluden a la muerte
Símbolo YT

En el mundo del arte nada es lo que parece, ni tiene una sola interpretación sin embargo, existen unas serie de «pistas» escondidas que los artistas utilizan para que el espectador sepa lo que significa o lo que quiere transmitir su pieza.

Pero solo podremos conocer el verdadero significado de una obra y lo que transmite si miramos más allá y leemos entre líneas haciendo uso de una herramienta tan importante como es la iconografía.

Hoy hablaremos concretamente, de algunos símbolos que representan la muerte y que solo lo sabremos identificar si los conocemos.

En primer lugar están los tulipanes. En su origen, durante la Edad Media, tenían un significado positivo relacionado con la alegría sin embargo, este significado dio un giro de 360 grados.

Durante el SXVII, los tulipanes exóticos alcanzaron un gran valor en Holanda, ya que era un producto de lujo, símbolo de estatus social.

Debido a su escasez su valor iba en aumento y la gente comenzó a cultivar campos de tulipanes acumulando una fortuna inmensa, los aristócratas pagaban grandes cantidades por ella y muchos campesinos hipotecaban o vendían sus casas por dicha flor.

Para hacernos una idea, se llegó a pagar hasta 150.000 dólares actuales por algunos bulbos. Esta burbuja especulativa es considerada la primera de la historia y desgraciadamente en 1637, estalló dejando a muchísimas familias sin nada, sumidos en una gran pobreza.

Tras este acontecimiento el tulipán adoptó en el arte una simbología de muerte y efimeridad.

Por otro lado encontramos la amapola la cual se relaciona con la muerte debido a sus famosas cualidades soporíferas, ya que siempre el sueño se ha relacionado con un estado de muerte temporal.

Y cómo no el ciprés, cuyo origen y significado se remonta ala mitología griega.

Cuenta el mito que en los campos de Cartea habitaba un ciervo, que era sagrado para las ninfas. Postraba una belleza inmensa y en sus cuernos portaba numerosas joyas, a pesar de esto el animal pastaba tranquilamente y no era incordiado por ningún humano ni otros seres. Era manso y se dejaba acariciar por cualquiera. Con el que más congenió fue con Cipariso, pasaban mucho tiempo juntos y Cipariso lo llevaba a los mejores pastos y lagos y cuidaba de él, pronto se hicieron grandes amigos.

Un día, el sagrado ciervo se tumbó a descansar después de haber comido. Mientras tanto, Ciparisos se fue de caza con su amigo Febo. Enseguida su jabalina acertó pero su alegría se tornó en amargura al darse cuenta de que había herido de muerte a su gran amigo. Nada pudo hacer Febo ni las ninfas del lugar. Ciparisos no paró de llorar desconsoladamente, quería morir. Apolo se compadeció de él y lo convirtió en un alto y hermoso ciprés de forma que pudiera guardar luto eternamente.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído