Obras de arte que encapsulan el poder del amor

Exposición
Exposición Viktor Talashuk (Pexels)

¿Hay algo más artístico que el amor? Cuando pensamos en el ser humano y sus diferencias con otros animales solemos recurrir al tópico de la razón. Sin embargo, la forma en que amamos y construimos nuestras relaciones y el hecho de ser el único animal que crea arte son seguramente factores mucho más diferenciadores que esa supuesta racionalidad que, por cierto, cada día el marketing nos recuerda que no es tal.

¿Qué lugar tiene el amor en el arte?

El arte es una expresión esencial del ser humano y por ello ambos conceptos se fusionan de forma difusa el uno con el otro.

Lo que debemos tener claro es que en el arte no solo veremos el amor platónico y romántico e idealizado, sino también el amor familiar, el amor por los amigos e incluso el amor por el ser humano en general.

Desde las pulsiones sexuales y viscerales como los celos o la dominación, hasta la desesperación de un amor no correspondido, el arte nos ofrece no una, sino cientos de obras para cada situación.

Consejos para entender mejor una obra de arte

Entender una obra de arte no requiere ser un experto. Quizá el mejor consejo es no obsesionarse con los datos objetivos como el título, el autor y la época. Es interesante que la persona que observa la obra haga su propio análisis fijándose en colores, técnica, etc. Uno de los consejos que las parejas de Sexlugar han compartido con nosotros para charlar sobre arte con tus amantes es ponerse en el lugar de los personajes y no solo mirar la obra desde fuera. Al fin y al cabo, en el arte y en el amor suelen imperar las sensaciones y la perspectiva más subjetiva.

Y ya una vez que descubres una obra que realmente te apasiona, es cuando puedes dar el paso de investigar y tratar de conocer mejor su historia y contexto.

Las mejores obras de arte sobre el amor

En la cama: el beso de Henri de Toulouse-Lautrec

Se trata de una obra neoimpresionista que está en manos privadas, así que difícilmente el lector tendrá la oportunidad de verla. Aun así, si se trata de hablar del amor, es una obra que nos ofrece una perspectiva diferente, ya que originalmente su destino era un prostíbulo. El lienzo nos presenta una pareja besándose en la cama y el contexto da lugar a muchísimas interpretaciones.

Frida y Diego Rivera de Frida Kahlo

Esta obra se puede ver en el Museo de Arte Moderno de San Francisco en California. Nos muestra el amor desde una perspectiva interesante, ya que la artista se representó a sí misma junto a su pareja inspirándose en su propio amor. Llama la atención que Frida Kahlo dejó un lugar para el arte en su relación, pues en la pintura Diego Rivera aparece sosteniendo unos pinceles.

Fue una relación complicada. Diego Rivera fue infiel a Frida en innumerables ocasiones, incluyendo entre sus amantes a una hermana de la propia Frida. Con el tiempo, llegaron a aceptar que eran una pareja abierta y ambos tuvieron más relaciones, pero los celos no dejaron de hacer mella en la pareja y terminaron por separarse.

The Beast, Jim Dine

El amor puede ser algo tierno y sencillo o una bestia complicada. The Beast de Jim Dine muestra esta segunda versión. Lo que podría ser un simple corazón, se convierte en una pintura llena de energía y sensaciones.

Es difícil de explicar o quizá simplemente no haga falta. Dejamos al lector que deje volar su mente viendo esta obra.

Los amantes de Rene Magritte

Los amantes de Rene Magritte se encuentra en el MoMA de Nueva York. Se trata de una obra surrealista que representa el beso de una pareja con la particularidad de que ambos tienen la cabeza cubierta.

Uno de los aspectos más interesantes de esta obra es que su interpretación no está clara y puede dar pie a interesantes conversaciones. Algunos afirman que el artista podría estar rememorando a su madre que se suicidó.

El beso de Auguste Rodin

El amor no siempre cuenta con el beneplácito de los demás. De ello, da buena cuenta El beso de Rodin que representa a Paolo Malatesta y Francesca da Rimini, personajes de la Divina Comedia de Dante. La pareja de amantes eran también cuñados y su adulterio les condenó a purgar en el infierno en el lugar reservado para los lujuriosos.

Para ver esta auténtica obra maestra puedes viajar a París y visitar el Museo Rodin, a Londres y verla en la galería Tate o ir a Copenhague y acudir al museo Ny Carlsberg Glyptotek.

Love de Robert Indiana

¿Se puede odiar al amor? Robert Indiana, fallecido en 2018, era el artista que creó las esculturas de la colección LOVE. Se trata de una obra en la que las letras de la palabra amor en inglés se apilan unas sobre de otras de forma divertida y encajando perfectamente en la estética urbana.

La obra no se refiere al amor romántico, sino a un concepto más general del amor, ya que está basada en las creencias religiosas del artista, según las cuales Dios es amor.

La escultura más icónica de la colección se encontraba en W 55th St & 6th Ave, Nueva York, pero fue retirada y no está claro si volverán a colocarla.

En nuestra opinión, la mejor forma de combinar el amor y el arte es viajando juntos para disfrutar de cualquiera de las obras de las que hablamos en este artículo o cualquier otra que te guste. Conviviréis, os divertiréis y os conoceréis mejor al mismo tiempo que disfrutaréis del mundo y el arte.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído