Amenábar regresa con una de romanos

Estados Unidos no quiere ser “agorero”

Ágora sigue sin distribuidor al otro lado del Atlántico

Amenábar asegura que su filme no es anticristiano, sino que critica el fanatismo religioso.

Mañana llega a las grandes pantallas de nuestro país “Ágora”. La última película de Alejandro Amenábar supone la mayor superproducción del cine español hasta la fecha, con una inversión de 50 millones de dólares.

La cinta se centra en la figura de Hipatia, la que se considera la primera filósofa, astrónoma y matemática de la historia y se sitúa en la Alejandría del siglo IV. El personaje, interpretado por Rachel Weisz, intentará salvar los saberes de su famosa biblioteca en un mundo caracterizado por la lucha constante entre la razón y la intolerancia.

El contexto histórico- religioso es muy relevante, según el director. En los años de decadencia del Imperio Romano los “cristianos comienzan a ser perseguidores”, mientras el fanatismo y las tensiones con los judíos son el pan de cada día.

El realizador de origen chileno ya ha rubricado acuerdos para que el filme se estrene en Francia y Alemania, pero en Estados Unidos la cosa es otro cantar. Al autor de “Los Otros” y “Mar Adentro” le está costando encontrar apoyos al otro lado del Atlántico para distribuir la cinta, principalmente, por la polémica religiosa que ha suscitado. No obstante, el director, que confiesa ser agnóstico, señaló durante su presentación de Ágora en el festival de Cannes que:

“Este filme no es anticristiano, sino que va contra los fundamentalistas, aquellos que matan en nombre de Dios. Al contrario, explora el lado bueno del cristianismo y de valores como la piedad”.

Los productores esperan que se firme un contrato comercial en breve, dado que se está negociando con dos estudios americanos.

Un ritmo demasiado lento

El martes pasado se realizó el preestreno de la cinta en los cines Kinépolis de Madrid. La mayoría de las críticas coinciden en el buen trabajo realizado en la ambientación, sin embargo, también destacan su pobre guión, el ritmo lento o la inexpresividad de su actriz principal.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído