Montserrat Caballé recibe con una «emoción muy grande» la Medalla de Oro del Círculo del Liceo

La soprano catalana más universal, Montserrat Caballé, ha recibido este jueves en Barcelona la Medalla de Oro del Círculo del Liceo por sus 50 años de carrera, con «una emoción muy grande» por estar junto al primer teatro donde cantó y el conservatorio donde se formó, ha explicado en una entrevista de Europa Press.

«Subíamos por las mismas escaleras –por las que me caí muchas veces– y veía a esas damas elegantísimas», ha recordado. Se da la paradoja de que hace años, Caballé no pudo entrar en este selecto club privado por ser mujer. Con los años las normas han cambiado y ahora ya hay un centenar de socias.

La soprano ha explicado que la famosa polémica la hicieron «otros» y que ella aceptó las normas y esperó; incluso envió una carta mostrando su respeto al reglamento.

Caballé ha descubierto este jueves una placa en la nueva sala de audiovisuales del círculo que lleva su nombre, junto a su presidente, Ignacio García-Nieto, y miembros de su familia: su marido, Bernabé Martí; su hermano, Carles Caballé; su hija Montserrat Martí, y su sobrina Montserrat Caballé.

Entre los cientos de recuerdos y anécdotas, Caballé ha destacado que uno de los momentos más «entrañables» se produjo cuando visitó Suráfrica durante el apartheid y quiso regalar un ramo de flores a la doncella que la había ayudado. El gesto desató un pequeño conflicto porque la mujer era negra. «No lo hice a propósito», ha confesado todavía apenada la soprano.

La barcelonesa más universal ha definido su ciudad como «un lugar abierto al mundo», aunque ella no para de viajar. Próximamente viajará a Roma, Viena, Berlín, Zurich, París, Moscú, San Petersburgo y Japón. Pero el destino que más «ilusión» le hace es Hawai, adonde no pudo ir con su marido de recién casados, por trabajo. Además, ha avanzado que actuará en el próximo Festival de Peralada. «El trabajo me da la vida, y una cierta energía que no tendría en el salón de casa», ha confesado en rueda de prensa.

Sobre su visión de la ópera actual, la cantante ha lamentado que parece que la «sensibilidad esté «prohibida». «La ópera no es que no se entienda, se rechaza», ha dicho, y ha añadido que el audiovisual acompañado de música debería ser para el cine y no para el teatro de ópera.

UNA DIVA INTERNACIONAL

Caballé (Barcelona, 1933) tuvo una infancia humilde –llegó a dormir con su familia en los bancos de la plaza Catalunya– y de joven se formó en el Conservatorio del Gran Teatre del Liceu, coliseo, que con los años, se convirtió en su segunda casa.

El 13 de abril de 1953 cantó por primera vez en el Gran Teatre del Liceu, en una gala de fin de curso, en la que interpretó «Il Ciarlatano, pero su debut a lo grande en la ópera llegó en 1956, interpretando a Mimí en ‘La Bohème’ en el Teatro Municipal de Basilea (Suiza). Desde entonces ha interpretado a más de 80 personajes operísticos.

Considerada una de las mayores divas del ‘bel canto’, no ha tenido reparos en acercarse al repertorio de canciones populares españolas, e incluso ha coqueteado con el rock: Su colaboración con Freddie Mercury para los Juegos Olímpicos de Barcelona 92 fue un éxito sonado.

Entre la multitud de premios que atesora destacan la Medalla de Oro de la Generalitat de Catalunya, el Premio Nacional de Música de España, la Medalla de Oro al Mérito de Bellas Artes, y su nombramiento como Comendadora de las Artes y Letras francesas.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído