Por su film 'En el país de sangre y miel'

Acusan a Angelina Jolie de insultar a mujeres violadas en la guerra de los Balcanes

Denuncian que lo presentó en un centro donde se violaba a mujeres serbias sin hacer mención a estas víctimas

El grupo «Iniciativa Internacional para el seguimiento de antiserbismo», formado por serbios residentes en diversos países, ha criticado con dureza la película «En tierra de sangre y miel» y hace un llamamiento a reconocer a las vícitmas de todos los bandos enfrentados en la guerra de Bosnia.

En un comunicado publicado en internet —La película de Angelina Jolie es indudablemente antiserbia— recuerda que el tema elegido por la actriz estadounidense para su debut como directora, la violencia contra las mujeres en el mencionado conflicto, «además de ser un desafío profesional, supone una enorme responsabilidad moral hacia las víctimas».

La Iniciativa Internacional explica:

Empleando el análisis del contenido, hemos contado a los personajes que aparecen en las escenas de violencia y los hemos clasificado según su sexo (hombres, mujeres), el papel que desempeñan en el conflicto (civiles, militares), su papel en los actos violentos (víctimas, verdugos), y su pertenencia étnica (musulmanes, serbios, croatas). Después, hemos comparado los resultados así obtenidos con las cifras de los organismos oficiales.

Un análisis más completo, que incluirá las menciones textuales y discursivas de la violencia, así como criterios adicionales, se publicará más adelante. Entretanto, los resultados preliminares no dejan lugar a dudas:

1. Todos los criminales de guerra son serbios.

2. Ninguna víctima civil es serbia.

3. Todas las víctimas civiles son musulmanas.

Según el comunicado, «el contenido de la película no se corresponde con los hechos». Añade:

La guerra de Bosnia-Herzegovina fue una guerra civil en la que se enfrentaban no dos sino los tres pueblos constitutivos de ese país: los musulmanes (o bosníacos), los serbios y los croatas. Las tres partes en el conflicto se hacían la guerra y cometían atrocidades mutuamente, incluida la violencia sexual organizada contra las mujeres, y las tres partes han sufrido crímenes de guerra.

Las mujeres serbias han sido sistemáticamente violadas por sus agresores musulmanes y croatas en los campos de prisioneros en Sarajevo, Odžak, Konjic, Kladanj, Dretelj, Bosanski Brod, Visoko, Čelebići, Tarčin, Mostar, y Tuzla, por no mencionar más que las regiones y los lugares más importantes.

La organización contra el antiserbismo denuncia que el estreno en los Balcanes de ‘En el país de sangre y miel’ tuvo lugar en el centro Zetra, «uno de los muchos campos de detención en Sarajevo donde a las mujeres serbias se les detenía y violaba».

Según los datos de este grupo, la totalidad y la proporción de las víctimas por su pertenencia étnica son apenas estimaciones. Según los cálculos del Centro de Investigación y Documentación de Sarajevo, en la guerra de Bosnia habrían perdido la vida un total aproximado de unas 100,000 víctimas, de las cuales un 66% eran musulmanes, un 26% eran serbios y un 8% eran croatas.

Ese mismo Centro ha denunciado la cifra de 20000 mujeres violadas como «total exageración» y «manipulación». A título comparativo, Jolie pretende en su película que «hasta 50,000 mujeres bosníacas han sido violadas».

Para la Iniciativa Intenacional:

Ignorar las víctimas serbias sería de por sí un acto de discriminación y una falta de respeto. Sin embargo, es aún más grave que en la película Jolie no hace nada por eximir a las víctimas serbias de la culpabilidad colectiva atribuida a su etnia, ni tampoco hace nada por sugerir la culpabilidad de sus agresores musulmanes.

Según Jolie, el objetivo de la película sería rendir homenaje a las víctimas. Pero el resultado fue todo lo contrario: a las víctimas serbias se las discrimina, omite, culpabiliza y hace aún más vulnerables.

La organización se plantea:

La pregunta es ¿de qué va esta película? ¿Se trata de un homenaje a las víctimas de una guerra civil o a las víctimas de una de las partes en el conflicto? ¿Debería ser una muestra de respeto o de desprecio hacia las víctimas?

¿Cómo entender el desajuste entre el contenido de la película y la realidad? ¿Por qué la directora no llega a admitir el prejuicio antiserbio, incluso cuando éste es obvio?

Si descartamos una premeditación disimulada, la única explicación sería el efecto deshumanizador del prejuicio antiserbio que hace que el sufrimiento serbio sea menos alarmante y la culpa serbia se dé por entendida.

El comunicado concluye:

Esta película demuestra bien cuán arraigado y peligroso puede ser el prejuicio antiserbio, cuando es capaz de convertir a una activista de los derechos de la mujer en cómplice del menosprecio de las víctimas de la violación.

La lucha contra esos prejuicios es una condición previa de la reconciliación en los Balcanes, porque esta última únicamente se puede construir sobre la verdad. 

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Antonio Chinchetru

Licenciado en Periodismo y tiene la acreditación de suficiencia investigadora (actual DEA) en Sociología y Opinión Pública

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído