Termina 'Teatralia 2014' con una buena pieza italiana

‘Storia di una Famiglia’: Teatro infantil con mucha acidez adulta

'Storia di una Famiglia': Teatro infantil con mucha acidez adulta
Un momento de la obra.

¿Es posible representar una obra de teatro que sea un ácida crítica a la familia tradicional, cargada de ironía y amargura, y al mismo tiempo haga pasar una hora de risas y diversión a niños de entre 6 y 12 años?

A juzgar por Storia di una Famiglia, de la compañía italiana Rodisio, uno de los estrenos con los que se clausura el festival de teatro infantil Teatralia de Madrid en su edición de 2012, lo es. Al menos, casi. Los cincuenta minutos largos de representación están cuajados de humor, del que hace reír a carcajadas, y niños incluso más pequeños de seis años reaccionaban con deleite a las divertidísimas escenas «familiares» exageradas y llevadas al extremo de una mamá, un papá y una hija que con acento italiano y mucha ironía narran y escenifican su día a día.
 
Precisamente en la narración, hecha sobre todo por la hija, está uno de los fuertes de la obra, porque atrapa al espectador y le mete en su mundo desde el primer instante. Los tres personajes, caracterizados como una familia típica del siglo pasado, y acompañados por música popular italiana, se presentan y autoparodian con una ironía brillante y eficaz: durante la primera mitad de la obra abundan las carcajadas.
 
Pero hacia la mitad de la obra, la historia de esta familia modélica entre comillas, de la que se sospecha desde el principio que las cosas no van tan «como deben ir» como ellos mismos dicen, empieza a tomar tintes más oscuros y, a pesar de que se mantiene el humor, la cosa deja de ser tan graciosa, o al menos, la ironía deja paso al sarcasmo. La obra se presenta como «una visión cómica del día a día familiar, de sus rutinas, de sus alegrías y también de sus penas». Pero las penas no son los sinsabores y contratiempos cotidianos. Las penas apuntan a algo mucho más profundo y sombrío.
 
El mensaje se va endureciendo. Poco a poco, la familia ya no es un galimatías de voces en cuyo caos se detectan tintes absurdos y rutinas vacías de significado, pero cierto cariño, cierta complacencia. El padre se vuelve despótico instigador de la competitividad de Beatrice, que dice ser la número uno en gimnasia rítmica, y la exhorta a que «se coma a las rusas». Y es precisamente en esta segunda mitad de la historia, en la que toma derroteros cercanos al teatro del absurdo, en la que los espectadores infantiles quedan algo desconcertados, y la obra en general pierde ritmo y corre el riesgo de que el público desconecte. 
 
‘Storia di una famiglia’ ha sido, en palabras de la propia compañía, un trabajo intenso, realizado con la ayuda de alumnos de entre 6 y 12 años que aportaron sus propias visiones de la familia; un trabajo que a menudo, dicen, «los ha llevado a la crisis. Primero, como actores, y luego, como personas». Y no es de extrañar. «El espectáculo es un homenaje a la familia en su sentido más poético y, quizás, popular del término. Como los cuentos que se cuentan por la noche, en los que cada uno se identifica. Como en los cuentos, hay momentos en los que se sonríe y momentos en los que uno se asusta, pero cada uno de ellos es imprescindible. Luego, cuando todo parece funcionar, ocurre algo que hace que el equilibrio se derrumbe.»

El problema es que, tras el derrumbe, no hay ninguna reconstrucción. El resultado es una mezcla de sensaciones. La indiscutible, de haber visto un espectáculo de calidad, bien escrito y muy bien interpretado. Pero también cierta perplejidad. ¿No hay nada que rescatar algo, ni un mínimo rayito de esperanza que ofrecer a/y sobre estos tres personajes, es su vacuidad tan total?  La última frase, repetida con clara intención, deja al espectador sumido en la desesperanza: «La próxima vez, irá mejor» ¿La próxima vez? ¿Estamos hablando de una cíclica reencarnación en el sentido budista?¿Habla la obra del sinsentido de la estructura familiar repetido sin fin en la historia de la humanidad?

El público parecía encantado, y los tres actores recibieron un merecidísimo aplauso caluroso y prolongado. La familia tiene muchos defectos, sin ninguna duda. Y la familia «tradicional» que se parodia en este texto, quizá, quién sabe, esté siendo superada, mejorada, y ampliada. Pero el público de ‘Storia di una Famiglia’ era precisamente eso, un montón de familias felices en su domingo por la mañana disfrutando de un rato de ocio juntos. Sin duda se habrán reconocido en el escenario. Pero cuánto más reconfortante habría sido encontrar, tras la crítica y las risas, un último asidero al que agarrarse para dar sentido a las vidas de los papás, las mamás y las «beatrices» del mundo.

TEATRALIA 2012
Teatros del Canal
Storia di una famiglia (Historia de una familia)
Compagnia Rodisio
www.rodisio.it
Edad mínima recomendada: 6 años
Franja de edad recomendada: de 6 a 10 años
Duración aproximada: 50 minutos
Sábado 24 de marzo ‐ 18.30 y Domingo 25 de marzo 12.30 h

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Catalán Deus

Editor de Guía Cultural de Periodista Digital, donde publica habitualmente sus críticas de arte, ópera, danza y teatro.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído