"LA HISTORIA DE UN QUIJOTE" EN LIMA

Vargas Llosa y José Sacristán llevan al Teatro Español ‘El loco de los balcones’

La obra está ambientada a mediados del siglo XX, protagonizada por Brunelli, un personaje muy popular en Perú en esos años

Vargas Llosa y José Sacristán llevan al Teatro Español 'El loco de los balcones'
Mario Vargas LLosa y José Sacristán. EP

El Teatro Español acogerá desde el 16 de septiembre y hasta el 19 de octubre de 2014 la obra ‘El loco de los balcones’, escrita por Mario Vargas Llosa e interpretada por José Sacristán, que cuenta «la historia de un Quijote» en Lima, según han explicado los dos protagonistas.

En una rueda de prensa junto con el director artístico del Teatro Español, Juan Carlos Pérez de la Fuente, y el director de la obra, Gustavo Tambascio, escritor y actor han detallado las claves principales de este texto, inspirado en un profesor de historia del arte que Vargas Llosa conoció en Lima en los años 50. El actor ha comentado:

«Tiene unas connotaciones clarísimas con ‘El Quijote’: los balcones son los molinos y los molinos son los balcones. Está bien subirse a un escenario para defender unos principios y denunciar las atrocidades e impunidades que se cometen».

Sacristán vuelve a trabajar con Vargas Llosa tras la adaptación al cine de ‘Pantaleón y las visitadoras’ en el año 1975.

En esta misma línea se ha mostrado el autor peruano, quien ha apuntado que en estos últimos años todavía surgen muchos personajes como su protagonista Brunelli, citando a Nelson Mandela como ejemplo. «Hay muchos seres idealistas y generosos y gracias a ellos el mundo no está perdido», ha destacado.

Vargas Llosa ha presentado su obra a través de Brunelli, un personaje «muy popular» en los años 50 en Perú, que trataba de conservar los balcones coloniales de los edificios limeños. «Se convirtió en una figura muy folclórica al que le parecía un crimen que se derribaran casas coloniales», ha apuntado.

Ficción y realidad se mezclan en ‘El loco de los balcones’ hasta llegar a un Brunelli luchando solo por su pasión tras abandonar su hija la causa por un matrimonio. «Tiene un espíritu quijotesco sin importarle la idea de que fracasará en su empeño», ha explicado el escritor.

Vargas Llosa decidió recomponer esta historia con sus recuerdos hace más de veinte años y desde un primer momento apostó por el teatro y no la novela, algo que le sucede de manera espontánea. «Las historias me vienen con sus géneros a cuestas y sé clarísimamente cuando puede ser aprovechada mucho mejor en un escenario que en una novela», ha destacado.

EL TEATRO, SU «GRAN PASIÓN»

El autor de ‘Conversación en la catedral’ ha desvelado que el teatro fue su «gran pasión de joven», pero el hecho de que no hubiera una base sólida teatral amateur en Lima le «empujó» a la novela. Ahora, el escritor comparte ambas aficiones sin decantarse por ninguna, e incluso espera participar como actor en una de sus obras, ‘Los cuentos de la peste’, si pasa «la prueba» del director y confirma que no es «una calamidad sobre las tablas».

«Pero no me arrepiento de haber escrito novelas, es un género maravilloso y he gozado inmensamente. Por si no me hubiera explicado bien, el género teatral es lo que más me estimuló cuando era joven, pero incluso habiendo apostado por el teatro, también habría sido novelista», ha afirmado.

Preguntado respecto a cómo contempla la totalidad de su obra, ha recordado que todavía no cuenta con «la distancia suficiente» ya que, en cualquier caso, «lo definitivo para una obra es la prueba del tiempo». En todos estos años, Vargas Llosa ha tenido la «tentación» de reescribir algunas de sus obras, pero se ha «resistido». «Todo impregna el conjunto de una obra y es muy riesgoso tratar de darle actualidad», ha dicho.

Gustavo Tambascio dirigirá esta obra en la que ha contado con «total libertad» por parte del autor. «He interferido lo menos posible en el trabajo de Gustavo y, por lo tanto, desde la neutralidad puedo decir que ha hecho un trabajo muy creativo dando a la obra un carácter universal», ha detallado.

«Habría que esforzarse mucho para hacerlo mal, es un regalo extraordinario con muchas de las características de Vargas Llosa: esplendor de la prosa y brillantez sintáctica, que nos llevan por unos derroteros que luego no serán lo que creemos ser».

400 AÑOS DEL TEATRO ESPAÑOL

A la conclusión del acto, Vargas Llosa ha escrito una frase en un trozo de tela como comienzo de una iniciativa que espera contar con las frases de más escritores y que se enmarca dentro de los actos conmemorativos de los 400 años del Teatro Español, que cumplirá el año que viene.

«La vida que vivimos no es el teatro, que es una vida que soñamos y que inventamos, pero sin esta vida, aquella sería menos intensa, menos rica, menos diversa y menos libre», ha escrito el autor peruano.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído