Si la película es buena, ¿a quien le importa pagar 0,40€ euros mas de IVA por la entrada?

Hablando de cine

Hablando de cine
El cine, el precio de la entrada, el IVA, la Coca-Cola y las palomitas. BN

Acabo de ver una película francesa, una historia simple, rozando lo cómico, sobre una chica marroquí asentada en Francia, a la que expulsan por un asunto administrativo y sus peripecias para poder regresar.

En resumen ya casi no me acuerdo, pero se me han pasado dos horas como nada, ya puedo olvidarme, para mí una película buenísima.

Y es que hoy, el cine es, o debe ser, entretenimiento, para eso se compra, no hay razón alguna para que deba contener mensajes sobre tragedias sociales, ni denuncias ecológicas, ni recuerdos sobre el horror de otros tiempos o guerras.

Yo particularmente renuncio a ver cualquier película, por buena que digan que sea que me aporte cualquier tipo de preocupación distinta a la trama de la película, si cuando ésta termina me queda la mas mínima preocupación, inquietud o remordimiento por el estado de las cosas o por las desdichas de alguien, para mi, no habrá sido una buena película.

En otros tiempos, el cine, además de entretenimiento, cumplía, a veces, objetivos distintos y era normal que guionistas y directores se comprometiesen con problemas sociales y políticos, pero hoy eso ya no tiene razón de ser, los medios de comunicación son inmensos, la radio, la televisión, los periódicos y lo que es mas, Internet, cumplen, libre y holgadamente con los objetivos de difusión de noticias y denuncias de problemas sociales y políticos, el cine pertenece a la industria del espectáculo, y a ello se debe dedicar simple y llanamente.

Yo estoy a favor de que les bajen el IVA, pero siempre y cuando se lo bajen también a los demás, ¿porqué habría que protegerles?, ¿acaso no está necesitada de protección también la industria manufacturera de zapatos, por ejemplo?.

Pero claro, aquí en España nos hemos sacado del bolsillo la palabra CULTURA como sinónimo de espectáculo, y no es así, cualquier inculto de cualquier provincia se puede convertir en estrella de cine sin que ello le convierta en culto y sin que sus películas sean culturales.

Lo que la industria del cine debe hacer, y me consta que ya ha empezado a hacer, son películas para entretener, especialmente ahora que el cine americano que a eso se ha dedicado siempre, empieza a mostrar síntomas de fatiga y falta de talentos y se está volviendo muy malo.

Es incomprensible que con la demanda de espectáculo que han generado las televisiones libres, la industria del cine tenga que vivir a base de subvenciones con el dinero del contribuyente; el que haga una película, que se asegure que se va a vender como hacen todas las industrias, y si no se vende, que apechugue con las pérdidas como hacen los demás, o que se dedique a otra cosa.

Y eso es todo, por eso, este año pasado el cine español ha batido un record histórico de taquilla, porque ya empieza a notarse que los productores, a falta de subvenciones, han empezado a preocuparse menos de complacer a los políticos subvencionadores y más de los gustos del consumidor de cine, que es ahora quien paga las entradas, y por ende, la película.

Y además si la película es buena, ¿a quien le importa pagar 0,40€ euros mas de IVA por la entrada?.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído