Al galope, o quizás al trote

Disquisiciones de una señora muy pija en un saloncito muy mono

Al galope, o quizás al trote
Al galope - Teatro Español

Otro monólogo. El formato socorrido de las salas pequeñas. Ayer era Maquiavelo, hoy es una periodista americana muy conocida en su casa, y mañana… dios dirá. Al Galope se basa en la vida de Diana Vreeland, editora de las famosas revistas norteamericanas de moda Harper’s Bazaar y Vogue. Una ristra de ocurrencias, banalidades y boutades a cargo de Carme Elías, que discretamente cumple con 75 minutos de aburrimiento.

Agradable de ver, soporífera de aguantar, carente de interés. El director y la actriz ya la presentaron en catalán el pasado año en el Teatre Akadèmia de Barcelona. El director ya había hecho una versión italiana en 1997. Su insistencia es incomprensible. La versión original, titulada Full Gallop, se estrenó en el off Brodway en 1995, y luego se llevó a Londres y París. Con motivo de un documental reciente sobre la señora Vreeland, The eye has to travel, Torlonia vuelve a la carga: la otrora influyente dictadora del mundillo de la moda ha sido despedida inopinadamente y debe rehacer su vida; tras unas vacaciones de cuatro meses en Europa vuelve a Nueva York. Está en su apartamento, ha organizado una cena con rico inversor al que quiere liar para un nuevo proyecto. Y habla sola mientras da vueltas en el salón, hilando sin coherencia recuerdos, alternados con llamadas telefónicas de sus conocidos y amistades, y el continuo funcionamiento de un audífono con el da órdenes a su asistente. Carme Elías la interpreta sin mucha convicción, sin apenas remarcar su esnobismo diletante y elitista, sin descubrir que tras la máscara hay solamente angustia y soledad. La intérprete no representa a esa mujer patética y casi anciana que se niega  a mirar de frente su derrota total. Más bien la quita treinta años y la deja toda potencia, al galope desenfrenado.

Pero el galope verbal es un trote cojitranco en cuestión de profundizar en la psicología del personaje, en transmitir lo que pueda tener de interesante el mundillo decadente de unos culturetas neoyorquinos completamente desfasados en los años 70. La señora Vreeland debiera enfrentarse a los hechos: tiene 70 años, su poder ha desaparecido, su sofisticación languidece y sus manías, sus tics, sus gustos relamidos resultan ya patéticos. Pero en la obra toda pasa de puntillas. El escenario reproduce al parecer fielmente parte del apartamento de Vreeland, un lugar «kitsch y barroco» que la editora llamaba ‘El jardín del infierno’. Está mejor construido que la mayoría de los saloncitos del teatro de pequeño formato que vemos, pero las proyecciones en el proscenio de fotos alusivas a lo que va perorando la dama, apenas se distinguen, obstaculizadas por las muchas lámparas del decorado. Hay abundancia de ramos de flores y un bonito figurín y buena caracterización de la actriz. Poco antes del final, el personaje desaparece y suena una canción cpon el escenario vacío durante unos minutos. Luego vuelve, reanuda sus retahílas y finalmente se apaga la luz y la pieza termina. El viernes había menos de media entrada en la pequeña sala y la actriz parecía poco cómoda ante los exagerados aplausos de algunos espectadores. Una pieza de compromiso, sin que sepamos cuál es el compromiso ni las razones por las que es patrocinada por una fundación norteamericana.

A Carme Elías se la vio por Madrid en 2011 en El Purgatorio junto a Viggo Mortensen en Las Naves de este Teatro Español (ver nuestra reseña de entonces), una obra difícil y ambiciosa, profunda y comprometida, todo lo contrario de esta. Y un año antes en otro papel importante, haciendo un Prometeo femenino para el Centro Dramático Nacional (ver nuestra reseña de entonces), un clásico revisitado.

El caso es que entre el Príncipe de Maquiavelo (ver nuestra reciente reseña) y Al galope, no podemos quedarnos con ninguna.

VALORACIÓN DEL ESPECTÁCULO (del 1 al 10)
Interés: 5
Dirección: 6
Interpretación: 6
Escenografía: 7
Producción: 7
Programa de mano: 7
Documentación a los medios: 7

Teatro Español – Sala Pequeña
Al galope
Del 15 de octubre al 15 de noviembre de 2015

Dirección de Guido Torlonia
Con Carme Elías

Ficha artística

Traducción – Joan Sellent
Diseño de escenografía – Ramon B. Ivars
Diseño de vestuario – Andrés Andreu
Diseño de iluminación – David Bofarull
Caracterización – Eva Fernández
Fotografía – David Ruano
Una producción de Teatre Akadèmia
Patrocinado por Nando Peretti Foundation / Elsa Peretti Foundation. Con la colaboración del Departament de Cultura de la Generalitat de Catalunya.

Horario De martes a sábado 20.30h. Domingos 19.30h.
Precio Entradas 18€. Martes, miércoles y jueves 25% de dto.
Duración 1h 15min (sin intermedio)

Autor

José Catalán Deus

Editor de Guía Cultural de Periodista Digital, donde publica habitualmente sus críticas de arte, ópera, danza y teatro.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído