Monsieur de Pourceaugnac visita Paris

Alto nivel estético en esta comedia musical en la que Lully puso música a Molière

Monsieur de Pourceaugnac visita Paris
Monsieur de Pourceaugnac - Teatros del Canal

Una producción respaldada por el Teatro de Les Bouffes  du Nord y el conjunto musical Les Arts Florissants no podía ser mala. Una comedia-ballet escrita por Molière, el gran dramaturgo del país vecino, y compuesta por Lully, el creador de la ópera francesa, tenía que tener miga. Y así fue. Nos visita una excelente producción de teatro musical, para solaz de los amantes de espectáculos donde un gusto refinado y una visión amable primen sobre aspectos más controvertidos de nuestra realidad. Entretenimiento de alto nivel estético.

‘Monsieur de Pourceaugnac’ se estrenó en 1669, “para los divertimentos del Rey”, y raramente ha sido representada en los dos últimos siglos. Molière escribe un notable texto con los ingredientes que hicieron tan famosas sus comedias, esas El avaro, Tartufo, El enfermo imaginario: bodas por dinero, avaricia, matasanos y leguleyos, y un humor inteligente en tramas divertidas. Recién llegado de provincias para contraer un matrimonio apañado con su mucha fortuna, Pourceaugnac sufre una conspiración que a base de burlas quiere alejarlo de París para siempre. Falsos médicos y abogados le embrollan hasta extremos crueles, y esbirros y autoridades simuladas están a punto de ahorcarle por un delito de bigamia, cuya fabulación es el plato fuerte de la pieza. Todos terminan felices menos el pobre provinciano que al menos salva la vida y retorna a su ciudad de Limoges.

La dirección escénica es de Clément Hervieu-Léger, un joven de tan sólida formación clásica que este montaje siendo tan sólo el tercero que dirige parece obra de un experimentado y al mismo tiempo innovador realizador dramático. Destaca por una espontaneidad que llena el escenario de vida, que elimina el envaramiento con que suelen aparecer en escena los músicos en directo, que pone el acento en una presencia y movimiento continuos de los actores, poblando el escenario de ese ajetreo que caracteriza a los núcleos urbanos, y que presenta un texto excelente -nada se nos dice del autor de la versión y de las muchas libertades que se ha tomado-, sin arcaismos ni moderneces, que consigue que Molière parezca un autor de ayer mismo.

Porque ambientada en los años cincuenta del pasado siglo, te sitúa inmediatamente en un terreno fantasioso que recuerda ese París inventado por Hollywood con aquel technicolor inolvidable. La escenografía se basa en módulos móviles, como casi todas hoy día, pero hay módulos y módulos, y los de Aurélie Maestre son de un buen gusto subyugante. El vestuario se impone al primer vistazo, potenciado por una peluquería y un maquillaje tan chic como exige esta postal parisina, y la iluminación es sobresaliente, especialmente en el contraste de tonos pálidamente coloreados.

Jean Baptiste Lully dotó a la pieza de escaso acompañamiento musical y de pocas ilustraciones vocales, lo cual hace que la comedia en francés con deficientes subtítulos se haga un tanto plúmbea entre un inicio muy dinámico y un final muy pausado. La dirección musical de William Christie y su presencia en el escenario al frente de una selección de nueve componentes de su famosa orquesta barroca Les Arts Florissants, es uno de los grandes atractivos del espectáculo. No decepciona desde luego, aunque sabe a poco.

El montaje sigue una orientación intimista, lejos de despliegues espectaculares, y está sustentado en una gran interpretación colectiva. No hay duda de que Gilles Privat destaca en el papel del protagonista, hasta el punto de que su incursión en la platea durante un momento dado de la trama, fue rubricada con grandes aplausos. Pero es secundado brillantemente por todo el elenco, con aciertos como Alain Trétout de padre de la joven casadera, y Daniel San Pedro en un desternillante sevillano. Con las confusas indicaciones del programa de mano es imposible saber quién es quién en un elenco de dinamismo desbordante. Ellas están más nítidas, y Juliette Léger como la protagonista Julie, y Clémence Boué como la lianta Nérine resultan todo lo femeninas que deben resultar estas parisinas de revista de modas.

La soprano Claire Debono interpreta dos largas arias magníficas y el bajo Cyril Costanzo tiene una intervención más discreta y continuada, junto al barítono-bajo Matthieu Lécroart y el destacado nivel del contratenor Erwin Aros.

Esta excelente producción con diez músicos, cuatro cantantes y siete actores en escena se apoya en una gira ya contratada de 60 actuaciones por toda Francia tras el estreno el mes pasado en Caen y esta temprana visita a Bilbao y Madrid.

En 1974 Peter Brook y Micheline Rozan, fundadores del Centre International de Créations Théâtrales (CICT), restauraron el Théâtre des Bouffes du Nord, un edificio del siglo XIX cercano a la estación del norte parisina, abandonado desde los años 50, cuyas excelentes producciones ya han visitado Madrid varias veces en los últimos años: ‘11/12‘ en 2010, ‘Une Flûte Enchantée‘, a partir de la obra de Wolfgang Amadeus Mozart, en 2011, y ‘The suit‘ en 2012, todas dirigidas por Brook.

Desde que William Christie fundó Les Arts Florissants en 1979, su actividad ha sido incesante. Especializados en música barroca, el ensemble debe su nombre a la ópera homónima de Marc-Antoine Charpentier, que fue su primera representación integral. Su presencia en el Teatro Real en dos óperas de Caludio Monteverdi, ‘Il ritorno d’Ulisse in patria‘ en 2009, y ‘L’incoronazione di Poppea‘ en 2010, dejó honda huella.

VALORACIÓN DEL ESPECTÁCULO (del 1 al 10)
Interés: 8
Texto: 8
Música: 8
Dirección escénica: 8
Dirección musical: 8
Interpretación: 8
Voces: 7
Escenografía: 8
Producción: 8
Programa de mano: 7
Documentación a los medios: 6

TEATROS DEL CANAL

Monsieur de Pourceaugnac
Una comedia-ballet de Molière y Lully
21, 22 y 23 de enero de 2016

Théâtre des Bouffes du Nord, Arts Florissants y Centre International de Créations Théâtrales
Dirección de escena –  Clément Hervieu-Léger
Dirección musical y clave –  William Christie

Decorados – Aurélie Maestre
Vestuario –  Caroline de Vivaise
Iluminación – Bertrand Couderc
Sonido – Jean-Luc Ristord
Coreografía – Bruno Bouché
Peluquería y maquillaje –  David Carvalho Nunes
Asistente musical –  Paolo Zanzu
Asistentes de escena – Clémence Boué y Aurélie Maestre
Construcción de decorados: Les Ateliers des Théâtres de la Ville de Luxembourg

Elenco:
Erwin Aros, contratenor – segundo músico, egipcio /
Clémence Boué – Nérine /
Cyril Costanzo, bajo – boticario, abogado, arquero /
Claire Debono, soprano– egipcia /
Stéphane Facco – doctor, Lucette, suizo /
Matthieu Lécroart, barítono-bajo  – primer músico, doctor, abogado, desocupado /
Juliette Léger – Julie /
Gilles Privat – Monsieur de Pourceaugnac /
Guillaume Ravoire – Eraste, suizo /
Daniel San Pedro – Sbrigani /
Alain Trétout – Oronte

Conjunto instrumental de Les Arts Florissants

Producción Centre International de Créations Théâtrales – Théâtre des Bouffes du Nord. Coproducción Les Théâtres de la Ville de Luxembourg; Les Arts Florissants; Théâtre de Caen; Château de Versailles Spectacles; CNCDC Châteauvallon; Théâtre Impérial de Compiègne; Compagnie des Petits Champs. Con el apoyo de la Région Ile-de-France y de SPEDIDAM. Y el apoyo para giras de Arcadi Ile-de-France

Sala Roja.
Duración: 1h 45min (sin intermedio)
Idioma: francés con sobretítulos en español
Desde 38,80 €.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Catalán Deus

Editor de Guía Cultural de Periodista Digital, donde publica habitualmente sus críticas de arte, ópera, danza y teatro.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído