La actriz tuvo una infancia marcada por abusos sexuales, drogas y alcohol

Josephine Gillan: «‘Juego de Tronos’ me salvó de la prostitución»

"Juego de Tronos me salvó de una vida de prostitución y me ha hecho una persona más fuerte"

osephine Gillan, la actriz que encarnó a la prostituta Marei en Juego de Tronos, ha realizado unas duras confesiones a Daily Mail, donde cuenta su pasado como prostituta

Josephine Gillan, la actriz que encarnó a la prostituta Marei en Juego de Tronos, ha realizado unas duras confesiones a Daily Mail, donde cuenta su pasado como prostituta: «Juego de Tronos me salvó de una vida de prostitución y me ha hecho una persona mucho más fuerte».

La actriz ha relatado a este medio su  difícil pasado antes de entrar en la serie: «Estaba trabajando como una puta a la vez que hacía películas porno usando el nombre de Sophie O’Brien, cuando vi un anuncio en internet para seleccionar actrices para una serie. Buscaban mujeres jóvenes con pecho natural y sin tatuajes, que no les importara ser grabadas desnudas. Así que inmediatemente envié una fotografía».

La bella prostituta del burdel de Chataya relató que su papel en Juego de Tronos dio un giro de 360 grados a su vida: «Me contestaron que me querían y estaba emocionada porque era una fantástica oportunidad de hacer una actuación adecuada. Pero no tenía ni idea de lo mucho que esto cambiaría mi vida».

Josephine tuvo una infancia muy difícil marcada por abusos sexuales, alcohol y drogas duras. Fue a 24 colegios diferentes hasta que su madre la abandonó huyendo de una violenta relación y fue a un centro de acogida hasta que a los 12 años fue adoptada.

La actriz ha confesado a Daily Mail su terrible infancia: «Me llevaron a una casa donde comencé a salir con un amigo de la familia que me daba cannabis y alcohol cuando tenía 12 años y me hizo engancharme a la cocaína con 14. Me violó dos años después y me prostituyó con sus amigos. Tenía mucho miedo de contárselo a alguien porque me amenazó con enterrarme en el jardín si lo hacía. Me dijo que ya lo había hecho antes y le creí».

Después de esta infancia atroz, Josephine se dedicó a la prostitución para ganarse la vida.

Cuando llegó al set de Juego de Tronos, estaba muy nerviosa, pero pronto descubrió que había más actrices con un pasado parecido. Aparecen como esclavas, prostitutas, desfilando desnudas, realizando actos sexuales y participando en orgías.

Josephine quiere aprovechar el éxito de la serie para continuar con su carrera y buscar papeles más convencionales.

Aunque debido a su pasado en la industria de la pornografía, Josephine ha realizado las escenas de sexo en la serie de forma muy natural:

«No necesitaron explicarme cómo hacerlo porque así me gané la vida.»

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído