Exigió 8.000 euros a cambio de darle la cinta con unas imágenes subidas de tono

Torbe chantajea al padre de una discapacitada para no emitir su vídeo porno

La joven había sufrido varios episodios de ira e intento de suicidio agravados por el consumo de estupefacientes

El tristemente célebre Torbe, el director de cine implicado en una trama de vídeos pornográficos, ha dejado patente que para él valía absolutamente todo, incluso aprovecharse de una joven con discapacidad psíquica para grabar una de sus piezas, cinta que no llegó a ver la luz porque el padre de la chica compró los derechos por valor de 8.000 euros.

El padre de la joven acudió el pasado 23 de junio, tras conocer que Torbe había sido arrestado por varios delitos relacionados con la pornografía y trata de seres humanos, únicamente para poner en conocimiento de los investigadores hasta donde era capaz de llegar el director de cine con tal de ganar dinero a través de chicas necesitadas. En su caso se agravaba porque su hija padece un Trastorno Límite de Personalidad, que le había llevado a estar ingresada en un centro especializado, según cuenta este 12 de agosto de 2016 el diario El Español.

De la declaración del padre ante la Policía se desprende que la chica estaba muy controlada para evitar que pudiera acceder a dinero y así poder comprar ninguna droga que pudiera hacerle empeorar en su enfermedad. Sin embargo, pocas semanas después de que la joven volviera a su casa comenzó a sufrir una crisis muy grave, consistente en agresividad extrema, mutismo, tendencia a escaparse de casa así como tendencia al consumo de estupefacientes.

El padre acudió a los terapeutas de su hija para intentar averiguar qué le ocurría y así descubrió que el motivo de esa crisis estaba causado por un episodio vivido por la joven semanas antes, coincidiendo con la reintegración a su hogar, cuando fue grabada realizando varios vídeos de carácter pornográfico para la productora, editora y distribuidora de vídeos porno Perroflauta S.L., propiedad de Torbe.

El progenitor de la chica supo entonces que la intención del director de cine era publicar el contenido en unos meses y reaccionó para evitar que saliese la imagen de su hija en tales circunstancias. Así, acudió a un Juzgado de Primera Instancia de Madrid solicitando medidas cautelares para evitar que se colgara el vídeo en Internet.

El padre de la chica consiguió que el Juzgado, dado las circunstancias y la enfermedad de la chica, decretara la ocupación de los vídeos grabados por su hija. Sin embargo, el hombre no confiaba que la orden judicial fuera suficiente para parar los pies a Torbe y decidió pagarle 8.000 euros mediante un cheque bancario y tras la firma de un acuerdo privado con la productora Perroflauta S.L, con el fin de «comprar» los derechos sobre los citados vídeos pornográficos en los que aparece su hija, con el único fin de que dichos vídeos no vieran la luz en ningún momento.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído