Cobrará 50 millones de dólares, unos 47 millones de euros.

Disney se forra con la muerte de Carrie Fisher

Seguiremos viendo a la Princesa Leia en Star Wars

Disney no da tiros al aire y cuando compró Lucasfilm y con ella la saga completa de Star Wars en 2012, se aseguró de firmar una póliza de seguro con Lloyd’s of London para que, en caso de que Carrie Fisher no pudiera cumplir con su contrato para rodar tres películas -Star Wars: El despertar de la fuerza (2015) y las dos próximas, el Episodio VIII y el IX-, recibirían, como indemnización la friolera de 50 millones de dólares , unos 47 millones de euros.

A Carrie Fisher le dio tiempo de rodar su breve escena en la última película de Star Wars, el spin off de Star Wars, Rogue One: Una historia de Star Wars, estrenada este mes de diciembre de 2016, e incluso de dejar también rodadas dos escenas más para la siguiente entrega, el Episodio VIII, que no verá la luz hasta diciembre de 2017.

Es decir, seguiremos viendo a la Princesa Leia en Star Wars, por lo menos en la siguiente entrega, aunque no podemos descartar que siga apareciendo en las futuras, como velado homenaje, gracias a los fabulosos efectos visuales que posee la compañía, y que ya han permitido que Peter Cushing, fallecido en 1994 siga saliendo en las nuevas películas. Seguramente la veremos también en el episodio IX, que verá la luz en diciembre de 2019.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído