Estas imposiciones no tienen nada que ver con el verdadero arte

Los ‘cutre progres’ del cine español intentan imponer sus gustos a Rajoy

Resulta insultante el desprecio por el gusto de los demás y su libertad de expresión y decisión

Actores, productores, guionistas y directores españoles han respondido a Mariano Rajoy, que afirmó recientemente en Onda Cero, no haber visto ninguna película española nominada a los Goya este año. Rajoy dijo preferir leer novelas y que ir a ver cine español es una asignatura que tiene pendiente para un futuro.
De lo primeros en ofenderse y contestar al presidente ha sido Daniel Sánchez Arévalo, que le ha dedicado un vídeo en el que anima a Rajoy a conocer lo que él llama ‘la mejor cosecha de cine español en décadas’, ¿cómo sería el anterior?.

El actor Antonio de la Torre recomendó al presidente ver ‘Cerca de tu casa’, argumentando que es un musical, entretenido y no muy largo, como claro insulto a las capacidades de Rajoy, para concluir diciendo que la película trata sobre gente que se queda sin casa, y aprovecha el poco original de la Torre, para decir que eso no pasa en España, y que sería también una película de ciencia Ficción. Otro de los chistes previsibles y poco originales a los que nos tienen acostumbrados.

Directores como Borja Cobeaga y José Antonio Bayona, también han respondido por twitter, al estilo Trump, a Rajoy, argumentando que si no ve cine español es por desinterés y que resulta, en su opinión, imperdonable.

Lo cierto es que estas imposiciones no tienen nada que ver con el verdadero arte ni los artistas. Rajoy tiene todo el derecho del mundo a que no le guste un determinado cine, música, literatura, o pintura, ¡acabáramos!. ¿Sería mejor la hipocresía de afirmar que le gusta algo que no soporta, sólo por el rancio protocolo de su cargo?.

Resulta insultante el desprecio por el gusto de los demás y su libertad de expresión y decisión, en esta especie de tiranía de izquierdas de camiseta y parche, que parecen creer que ver cine español nos hace intelectualmente superiores o mejores personas.
El caso es que por desgracia, el cine español está hecho siempre por los mismos, y poco dejan pasar a las legiones de jóvenes actores, directores y guionistas, de mucho más talento que ellos, a los que no dan ni una sola oportunidad, seguramente, por miedo a quedar en ridículo.

Ya está bien de esta esperpéntica superioridad moral de aquellos que utilizan el arte para ganar dinero y encima criticar a aquellos que se lo subvencionan. Su gran facilidad para criticar al resto y encajar muy mal las críticas hacia ellos, los delata.
El arte es libertad, nunca imposición, habría que explicarle esto a algunos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído