Crítica Cinematográfica

“La niebla y la doncella”: del papel… a la papelera, errar por errar

Thriller gomero

Basada en una popular novela «noir» patria escrita por Lorenzo Silva, recientemente ha llegado su esperada adaptación cinematográfica. Una adaptación más que oportunista y que se «sube al carro» del recién surgido auge del «thriller» literario y fílmico dentro de nuestro país, y que ha tenido grandes y prestigiosos ejemplos recientemente gracias a títulos como «No habrá paz para los malvados» (2011), «La isla mínima» (2014) o «El hombre de las mil caras» (2016).

El argumento de esta película gira alrededor del sargento Rubén Bevilacqua (Quim Gutiérrez) y la cabo Virginia Chamorro (Aura Garrido), dos investigadores de la Guardia Civil que deben trabajar en un complicado y antiguo caso que comenzó dos años atrás, cuando un político local fue el principal sospechoso de la muerte de un joven, cuyo cuerpo apareció degollado en la isla de la Gomera, aunque finalmente fue absuelto.

Desafortunadamente el director de «La niebla y la doncella» (2017), Álvaro Gutiérrez no ha sabido o no ha podido trasladar a la gran pantalla la tensión y el suspense que necesita cualquier obra de este género. Una historia a priori más que interesante se ha transformado aquí en un deambular constante de sus dos protagonistas por un paisaje como el de la isla canaria de la Gomera, como si nos encontráramos ante un siniestro publirreportaje turístico.

En lo que se refiere a los dos protagonistas principales, Gutiérrez y Garrido, solo podemos constatar que unos actores con talento pueden ver como ese talento puede pasar desapercibido y ser coartado por una mala dirección o un guión mal desarrollado. Este es el caso.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído