El sitio de mi recreo

El descubrimiento de “Call me by your name”

Alumnos y maestros

De vez en cuando surge en el panorama cinematográfico mundial un título peculiar que consigue llamar la atención general entre el gigantesco cúmulo de estrenos anuales. En 2017 uno de los estrenos que lograron esa inusitada gesta fue «Call me by your name» (2017) del director italiano Luca Guadagnino. Esta (aparentemente) pequeña historia de iniciación adolescente ha puesto de acuerdo a gran parte de la crítica internacional que la ha encumbrado entre las más destacadas de «la cosecha» del año que acabamos de dejar atrás.

La historia que se nos presenta en «Call me by your name» es aparentemente sencilla e incluso podría tildársela de mundana, pero Guadagnino logra dotar de magnificencia dramática y belleza pictórica esta anécdota estacional sobre el hallazgo del amor del joven Elio. En el Norte de Italia, y en el año 1983, este joven, confundido aún sobre su sexualidad y sobre sus orígenes étnicos, mantiene una breve pero reveladora relación sentimental con un amigo de su padre. Esta figura ejercerá de «cicerone espiritual» y marcara de manera definitiva su tránsito a la madurez.

Aparte de la belleza con la que el director ha plasmado el ambiente idílico reinante en esa casa paradisiaca perdida en la Italia rural, la prensa especializada ha destacado también la soberbia interpretación de Timothée Chalamet como Elio. Un prodigio de delicadeza actoral que logra poner de relieve ese episodio biográfico de un personaje enfrentado a su encrucijada personal.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído