En pelotas yo nací...

Experimento social: ¿Por cuánto dinero te desnudarías?

¿Y tú, por cuánto te pondrías en cueros poniéndote en el caso de que estuvieras tan maciza como Kim Kardashian o tan cachas como Brad Pitt?

La desoladora moraleja que emerge de este breve vídeo es que el dinero lo puede casi todo.

La realidad es que los hay que se forran por desnudarse, en el cineo o en la publicidad, por lo que no se entiende que el personal tenga tantas reticencias.

Haciendo un rápido research en Google, nos enteramos de que una stripper, de media, recibe casi 3.000 euros por 94 horas trabajadas en un mes.

O que una modelo de Playboy pueden cobrar desde 350 por una sesión de fotos hasta 100,000 si aparecen en Playmate of the Year.

Sumando y restando y teniendo estos precios de referencias, creo que lo haría por unos 100.000 o 200.000 mínimo.

Por supuesto que mi cuerpo fofiblando necesitaría muchos retoques de Photoshop para que se viera hot e interesante.

¿Y tú, por cuánto te pondrías en cueros poniéndote en el caso de que estuvieras tan maciza como Kim Kardashian o tan cachas como Brad Pitt?

LOS DESNUDOS EN LA MECA DEL CINE

Digital Spy revelar 10 curiosidades sobre el método de trabajo que utilizan en Hollywood a la hora de enfrentarse a estas escenas.

  • Genitales cubiertos
    Aunque hay actores que no ponen reparo a la hora de rodar desnudos, los responsables de vestuario prefieren curarse en salud. “En nuestro kit, nunca faltan calcetines para cubrir el pene y parches para la vagina”, explica Sarah Basta, que ha trabajado en series como ‘True Blood’, ‘GLOW’ o ‘Scandal’. “El calcetín –explica– es de color carne y cuenta con un cordón para ajustar. Hay que meterlo todo dentro y hacer un doble nudo”. Con las actrices ocurre algo similar: “Los parches se fijan con una cinta de doble cara o un producto que se llama Bikini Bite y que es resistente al agua”.
  • La menstruación no retrasa los rodajes
    Sarah continúa explicando que productos como el Bikini Bite –un pegamento especial que fija los parches a la piel y puede reutilizarse– las actrices pueden “cambiarse el tampón sin problemas. Eso sí… al ser un adhesivo, no es muy agradable…”
  •  ¿Y si hay una erección… o no?
    Los actores no son de piedra. Y sí. A veces ocurre. “Cuando hablamos de erecciones, hay que pedir perdón si ocurre… pero también hay que hacerlo si no ocurre. Si pasa, la compañera entenderá que la cosa no va a ir más allá de la secuencia. Pero, si no pasa, tampoco se sentirá ofendida”, explica un intérprete, que ha preferido mantenerse en el anonimato.
  • Secuencias coreografiadas
    Aunque todo parece espontáneo y natural, detrás de las escenas de sexo hay unos movimientos perfectamente marcados, como si se tratara de un baile. La coreógrafa Tricia Brouk explica que lo primero que hace es ensayarlos con un compañero bailarín. Luego se los enseñan a los actores y el director. Y, si todos están de acuerdo, los intérpretes se los aprenden y se rueda la secuencia.
  • Dobles de cuerpo
    Cuando el rodaje de una escena puede durar horas o requiere posturas especialmente complicadas, es habitual que se contrate a un/una doble de cuerpo. “Recuerdo que, para una serie, tuve que grabar una secuencia que nos llevó casi seis horas. Tuve las rodillas doloridas y llenas de moratones durante días”, recuerda un intérprete que tampoco ha querido desvelar su nombre.
  • ¿Se pasean desnudos por el plató?
    Los actores están sin ropa solo el tiempo justo y necesario. Tanto antes como después del rodaje de la escena, hay miembros del equipo de vestuario encargados de proporcionar a los intérpretes batas, albornoces y chanclas.
  • El vello púbico… ¡Es falso!
    Las famosas ‘pelucas vaginales’ (merkins) que usaban las prostitutas del siglo XVIII nunca han pasado de moda. La maquilladora Sharpe asegura que las ha aplicado tantas veces que hasta se ha hecho una sudadera en homenaje en la que aparece un gato con peluca. “Intento que los actores se sientan cómodos y sexys al mismo tiempo”.
  • Cuidado con los juguetes sexuales
    Increíble pero cierto. Algunas producciones americanas cuentan con un departamento específico que decide qué juguetes sexuales son aptos para según qué audiencias. “No todos los canales de televisión pueden enseñar los mismos”, explica Tom Cahill, responsable de arte de la serie ‘Crazy Ex-Girlfriend’. “Recuerdo que, antes de grabar una despedida de soltera, tuvimos que enviar unas cien fotos de diferentes juguetes para ver con cuál se quedaban. Y, curiosamente, ninguno de los que eligieron tenían la apariencia del típico vibrador”.
  • Sudor artificial
    Hay muchas formas de simular el sudor de un personaje y todo depende de lo que quiera el director. “Si lo que se busca es un aspecto más aceitoso, les pongo vaselina en la cara. Pero si necesitan que se note por todo el cuerpo, hago una mezcla con aceite corporal para niños y agua”, explica la maquilladora Rocio Jahanbakhsh.
  • Los maquilladores prefieren el bronceado…
    …al maquillaje tradicional. ¿Por qué? “Es como una segunda piel y los actores sienten que llevan más ropa”, cuenta Brigette Myre Sharpe, que ha trabajado en series como ‘Burffy Cazavampiros’. Además, hay productos específicos que no manchan las sábanas ni la ropa.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído