Mikaela Spielberg ya ha comenzado a dar sus primeros pasos con vídeos porno autoproducido

La hija de Steven Spielberg ficha por el porno: “soy una criatura sexual”

La hija de Steven Spielberg ficha por el porno: “soy una criatura sexual”
Steven Spielberg y Mikaela Spielberg PD

Steven Spielberg marcó un hito en el mundo del cine. Ahora, su hija Mikaela Spielberg quiere seguir sus pasos, pero en el mundo del porno. En una entrevista con The U. S. Sun, la hija adoptiva del aclamado director y su esposa Kate Capsha (quienes la tomaron cuando solo era una bebé) ha hablado sobre su recién lanzada carrera en la industria del porno.

La joven, con tan solo 23 años, ha asegurado que ya ha comenzado a dar sus primeros pasos con vídeos porno autoproducidos, en los que trabaja bajo el nombre artístico Sugar Star, y ha añadido que le encantaría encontrar un trabajo como bailarina de striptease una vez obtenga su licencia de trabajadora sexual.

Mikaela no ha tenido reparo al momento de hablar de su nueva etapa profesional y se ha definido como “una criatura sexual” que está harta de “no poder capitalizar mi cuerpo”: “Francamente, estaba harta de que me dijeran que tenía que odiar mi cuerpo”.

Sin embargo, no es lo único que le molesta. También está cansada de trabajar todos los días de una forma “que no satisface a mi alma”: “Siento que haciendo este trabajo, podré satisfacer a otra gente, pero me siento bien porque no lo hago de una manera que me hace sentir violada”.

La primera vez que dio su intención de dedicarse a la industria del porno fue a principios de mes y lo hizo a través de redes sociales. “Acabo de lanzar mi carrera autoproducida en el entretenimiento para adultos. Segura, sana, consensuada, es el objetivo. Mi cuerpo, mi vida, mis ingresos, mi elección. No le debo a nadie mi autonomía o virtud”, se leía en el post.

Mikaela también ha explicado a la publicación cómo compartió su decisión con sus padres. Fue este fin de semana por FaceTime y afirma, en palabras de esta, “estaban intrigados, pero no disgustados. Mi seguridad siempre ha sido su prioridad número 1”. La joven, que ahora vive en Nashville (Tennessee), espera que esta profesión le permita ser económicamente independiente para así no tener que depender de nadie: “Después podré empezar a decir a la gente que no hay nada de malo con que use mi cuerpo de una forma que me hace sentir cómoda”.

“Esta es una decisión positiva, empoderadora”, insiste, y añade: “No hay que avergonzarse por tener una fascinación por esta industria y por querer hacer algo seguro, sano y consensuado. Hago esto porque quiero honrar mi cuerpo de forma lucrativa”. 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído