El mito de Electra con impronta lorquiana

El mito de Electra con impronta lorquiana

Hace dos años el Ballet Nacional de España (BNE) estrenó en el teatro de la Zarzuela su espectáculo más ambicioso de la etapa como director de Antonio Najarro. Desde entonces gira por España y, de vuelta a Madrid, en el Teatro Real ha despedido 2019. Y lo ha hecho confirmando sus muchos méritos.

El mito de Electra es un episodio más de la saga griega en la que dioses y humanos tejen los orígenes físicos y mentales de nuestra civilización. De ella en concreto se ocupan las tragedias así tituladas de Sófocles y Eurípides, y la de Las Coéforas de Esquilo, con variantes diversas. En resumen, Agamenón rey de Creta planea atacar Troya y para vencer las adversas condiciones atmosféricas que impiden su expedición naval, sacrifica una de sus hijas para ganarse el apoyo de los dioses. Su esposa Clitemnestra no le guarda fidelidad y se une al rival Egisto mientras su marido cerca Troya. Cuando regresa a la patria, lo mata para vengar o quizás pretextando vengar a la hija sacrificada. Los otros dos hijos del matrimonio -Electra y Orestes- se juramentan para vengar al padre y así matan a Egisto y luego a su propia madre.

La dramaturgia de Alberto Conejero que sirve de base argumental a la propuesta del BNE es correcta. Consta de siete cuadros con prólogo y epílogo, titulados a saber: Electra es una campesina, El agua nada se lleva, La pesadilla de Clitemnestra, Electra baila con la ausencia de su padre, La cacería de Egisto, Ya soy Electra, y La muerte de Clitemnestra. La música es una banda sonora muy lograda en la que se complementan melodías cinematográficas con ilustraciones flamencas en una simbiosis notable por parte de Pablo Martín Caminero, que hace música para películas de cine y campañas de publicidad desde el año 2006, Moisés P. Sánchez, un jazzista reconocido, y Diego Losada, director musical del BNE. El Corifeo de las tragedias clásicas corre a cargo de la cantaora Sandra Carrasco, con una presencia esencial para dotar de fuerza y coherencia (y al mismo tiempo aligerar) al espectáculo.

Con estos buenos ingredientes, Antonio Ruz ha coregrafiado el mito griego en claves ibéricas, con fuerte sustrato flamenco reforzado por la colaboración de Olga Pericet, aderezado de danza española e integrado en el baile contemporáneo, en una acertada e importante aportación a la fusión de las esencias hispánicas con el tronco de la danza contemporánea. Ha habido muchas Electras danzantes en el último siglo y no por ello la de Ruz deja de ser sobresaliente, original y lograda. Una Electra transportada al mundo rural andaluz, muy lorquiana y bien gitana.

Najarro no quería terminar su etapa en el BNE sin aportar un ballet de argumento único y formato largo; y dicen que escogió este personaje griego para eclipsar o competir con la Medea de José Granero, con música de Manolo Sanlúcar y libreto de Miguel Narros, que desde 1984 forma parte destacada del repertorio del BNE. Lo cierto es que en vez de otra Electra podía haber buscado un tema español no trillado, un argumento de la novela o la poesía autóctonas relacionado con nuestra peripecia nacional, por ejemplo el ‘Vientos del pueblo’ de Miguel Hernández.

En todo caso, cada cual elige lo que quiere y puede, y esta Electra es un gran espectáculo, que puede presentarse en cualquier escenario con seguridad y prestancia. Bailado de forma excelente por la compañía, ha supuesto un espaldarazo para Miriam Mendoza, la Electra del reparto que contemplamos el domingo, y Albert Hernández en un Orestes inspirado. Entre los cuadros, destacaríamos el segundo, ‘El agua nada se lleva’, y mostraríamos serias reservas por el quinto, ‘La cacería de Egisto’, a mayor gloria de un Najarro izado en pedestal de arrogancia desagradable. Todo ello inmerso en un magnífico despliegue del cuerpo de baile.

La puesta en escena es francamente notable, con Paco Azorín, en la concepción escénica, Rosa García Andújar en el diseño de vestuario, y Olga García en la iluminación. Impecable dirección musical de Manuel Coves y buena presencia de la orquesta titular. En ópera, el tema ha sido tratado en diversas ocasiones siendo la Elektra de Richard Strauss, la más conocida. Desde que en 1901 Galdós estrenara su personal visión, han vuelto sobre el mito Eugene O’Neill, Jean Giraudoux, Jean Paul Sartre, José María Pemán y Marguerite Yourcenar entre muchos otros. Los mitos duran y perduran prestándose a continuas interpretaciones. Esta Electra del BNE es un espectáculo muy logrado en todos los aspectos. Ojalá sea preludio de una nueva etapa de avances para esta compañía estatal, el Ballet Nacional de España.

VALORACIÓN DEL ESPECTÁCULO (del 1 al 10)
Interés: 8
Coreografía: 8
Música: 8
Interpretación: 8
Dirección musical: 8
Producción: 9
Programa de mano: 8
Documentación a los medios: 5

TEATRO REAL
Electra
Ballet Nacional de España
28, 29 y 30 de diciembre de 2019
Dirección artística: Rubén Olmo
Dirección musical: Manuel Coves
Orquesta titular del Teatro Real

Dirección y coreografía Antonio Ruz
Colaboración coreográfica Olga Pericet
Dirección musical Manuel Coves
Música Pablo Martín Caminero, Moisés P. Sánchez y Diego Losada
Dramaturgia y letra de canciones Alberto Conejero
Diseño de escenografía Paco Azorín
Diseño de vestuario Rosa García Andujar
Diseño iluminación Olga García (A.A.I.)
Artista invitada Sandra Carrasco
Colaboración especial Antonio Najarro
Músicos flamencos del BNE

-Prólogo: Una fotografía de familia
Coreografía: Antonio Ruz y Olga Pericet.(Alboreá).Música: Pablo M. Caminero y Diego.Losada (Alboreá).Letra: Alberto Conejero
-Primer cuadro: Electra es una campesina
Coreografía: Antonio Ruz, Música: Moisés P. Sanchez
-Segundo cuadro: El agua nada se lleva
Coreografía: Olga Pericet y Antonio Ruz, Música: Pablo M. Caminero, Letra: Alberto Conejero
-Tercer cuadro: La pesadilla de Clitemnestra
Coreografía: Antonio Ruz, Música: Pablo M. Caminero y Diego Losada (Petenera), Letra: Alberto Conejero
-Cuarto cuadro: Electra baila con la ausencia de su padre
Coreografía: Antonio Ruz, Música: Moisés P. Sanchez y Diego Losada (Temporera), Letra: Alberto Conejero
-Quinto cuadro: La cacería de Egisto
Coreografía: Antonio Ruz, Música: Moisés P. Sanchez
-Sexto cuadro: Ya soy Electra
Coreografía: Antonio Ruz y Olga Pericet (Ayeos y fandango), Música: Moisés P. Sanchez y Pablo M.Caminero (Ayeos y fandango), Letra: Alberto Conejero
-Séptimo cuadro: La muerte de Clitemnestra
Coreografía: Antonio Ruz, Música: Pablo M. Caminero, Letra: Alberto Conejero
Epílogo: Electra se llama la novia
Coreografía: Antonio, Música: popular.

Elencos

Electra Inmaculada Salomón (28, 29 [20:30 h], 30) Miriam Mendoza (29 [17:00 h]) Clitemnestra Esther Jurado
Ifigenia Sara Arévalo (28, 29), Vanesa Vento (30)
Corifeo (cantaora) Sandra Carrasco
Agamenón Antonio Correderas
Egisto Antonio Najarro
Campesino Eduardo Martínez (28, 29) José Manuel Benítez (30)
Orestes Albert Hernández
Pílades José Manuel Benítez (28, 29) Antonio Jesús Jiménez (30) Aquiles Carlos Sánchez Sirvientas de Clitemnestra Miriam Mendoza (28, 29 [20:30 h], 30), Estela Alonso (29 [17:00 h]), Débora Martínez, Pilar Arteseros, Irene Tena, Vanesa Vento (28, 29), Sara Arévalo (30)
Coro de mujeres Cristina Aguilera, Sara Nieto, María Martín, Patricia Fernández, Sou Jung Youn, Irene Correa, Estela Alonso (28, 29 [20:30 h], 30), Mercedes Burgos (29 [17:00 h]), Aitana Rosseau.
Séquito de Egisto Álvaro Marbán, Carlos Sánchez.
Hombres Carlos Sánchez, Álvaro Marbán, Matías López, Manuel del Río, Cristian García, Alfredo Mérida, Álvaro Gordillo, Javier Moreno, Javier Polonio, Antonio Jesús Jiménez (28, 29), Axel Galán, Juan Berlanga Calcante Alfredo Mérida.
Músicos Guitarristas Diego Losada, Víctor Márquez, Pau Vallet.
Percusionista Roberto Vozmediano.

Duración aproximada 1 hora y 30 minutos.

Autor

José Catalán Deus

Editor de Guía Cultural de Periodista Digital, donde publica habitualmente sus críticas de arte, ópera, danza y teatro.

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído