Jerusalem, un gran drama actual

Jerusalem, un gran drama actual

Penúltima entrega del teatro inglés realista en gran formato -tres horas y catorce intérpretes- en una excelente coproducción a la altura de su ambicioso texto y magnífica dramaturgia. Una explosión espectacular que puede hasta empachar y causar sentimientos encontrados de admiración y rechazo.

Su autor, Jez Butterworth, tenía 40 años cuando la estrenó hace una década, y desde entonces su prestigio y el de la pieza no ha hecho más que aumentar consagrado por los públicos más exigentes y selectos, los del West End londinense y el Broadway neyorquino, donde hace medio siglo que los ricos no se escandalizan por ver lo más abyecto sino que disfrutan sin despeinarse marcando la tónica global del público de nuestros días, que es la de la sociedad entera: por un oído me entra y por otro me sale; y entretanto me doy golpes de pecho.

Viene a cuento la disquisición, -ustedes nos perdonen-, porque ‘Jerusalem’ es un fresco social de la parte más degradada de la sociedad inglesa, cuyo protagonista es un marginal mitad vocacional que representa el fenómeno británico de los ‘travellers’ de la década de los noventa, apodados despectivamente ‘gipsies’ -sí, gitanos-, post-hippies que prolongaron su vida al margen de la sociedad en autocaravanas errantes y poblados ilegales, donde sus fiestas ‘rave’ atraían a una parte de los adolescentes y jóvenes de las comarcas circundantes de la inglaterra rural más profunda. Un mundo que fue sumando minorías descolgadas del punk, del hooliganismo, de la dependencia de la drogadicción y los subsidios, y que prácticamente desapareció del panorama visible -en algún lado estarán- con el cambio de siglo.

En la más pura tradición teatral de ese país (Shakespeare+Pinter), Butterworth construye su historia alrededor de este nuevo ‘Falstaff’ apodado ‘El Gallo’, que vive en una furgoneta de desguace en medio de un bosque junto a una pequeña localidad que celebra una feria anual famosa en todo el contorno. Es un ‘camello’ de poca monta que castiga su alta sensibilidad con la más baja degradación, en el que coexisten espiritualidad y rudeza, malvado en las formas y bondadoso en el fondo que se va suicidando diariamente en un masoquista precipicio vital. A su alrededor un puñado de adolescentes a los que fascina con sus batallitas mientras les vende costo, con los que forma una interminable juerga a la que se suman a veces dos adultos bastante desequilibrados. En el pueblo están hartos de su mala influencia y al día siguiente va a ser ‘deshauciado’ de su campamento. Ni su antigua pareja con el hijo de ambos ni el amigo de la infancia y dueño del pub local consiguen disuadirlo de su inminente y deseado hundimiento.Y para colmo ha desaparecido una chica de 14 años del pueblo y su familia sospecha que ‘El Gallo’ tiene que ver con ello.

Y solo estamos empezando a contarlo. Sin duda un pedazo de argumento, un desafío que necesita muchos medios y mucho valor para ser llevado a escena. Una tarea que ha necesitado la colaboración de tres entidades de la máxima solvencia como son el Centro Dramático Nacional que ahora lo programa en su sede de Lavapiés, y el Teatre Romea y el Festival del Grec de Barcelona, donde ya se vio en catalán el año pasado. Y en la que todo ha pivotado sobre Julio Manrique -un hombre de teatro muy prestigioso en Barcelona y casi desconocido en Madrid-, que se ha confirmado a la altura del proyecto. Bajo su dirección, el equipo artístico merece un sobresaliente colectivo al igual que el reparto en su conjunto. Si hubiera que dar algún diez en ambos colectivos, sería sin duda al espacio sonoro de Damien Bazin y al personaje Davey de Guillem Balart, pero inmediatamente surgen méritos tras méritos hasta la unanimidad completa.

Será sin duda una de las tres grandes sensaciones de esta temporada. En su contra puede señalarse la fruición con que se prolonga, un deseo de alargar su duración para aumentar su empaque, el cual extiende demasiado los números musicales y hace necesario un intermedio que debería no serlo. Y sobre todo que su brillantez formal esconda como a menudo en las tablas actuales un malditismo infantil, una crítica superficial y una corrección política que embellecen lacras y afean basamentos de ley y orden de acuerdo con la moda imperante.

VALORACIÓN DEL ESPECTÁCULO (del 1 al 10)
Interés: 9
Dramaturgia: 9
Dirección: 9
Interpretación: 9
Puesta en escena: 9
Producción: 9
Cuaderno pedagógico: 9

CDN – Teatro Valle-Inclán
Jerusalem
Texto: Jez Butterworth
Dirección: Julio Manrique
Del 22 de enero al 1 de marzo de 2020

Reparto:
Chantal Aimée, Pere Arquillué, Guillem Balart, Pablo Carretero, Anna Castells, Adrian Grösser, David Olivares, Tomás Pérez, Víctor Pi, Robert Plugaru, Clara de Ramon, Albert Ribalta, Marc Rodríguez y Elena Tarrats.

Chantal Aimée – Sra. Fawcett, Dawn
Pere Arquillué – Johnny Byron “El Gallo”
Guillem Balart – Davey
Anna Castells – Pea
Adrian Grösser – Lee
David Olivares – Sr. Parsons, Troy Whitworth
Víctor Pi – Professor
Clara de Ramon – Tanya
Albert Ribalta – Wesley
Marc Rodríguez – Ginger
Elena Tarrats – Phaedra
Pablo Carretero y Tomás Pérez – Frank y Danny Whitworth
Robert Plugaru – Marky

Equipo artístico:
Cristina Genebat (Traducción),
Alejandro Andújar (Escenografía),
Jaume Ventura (Iluminación),
María Armengol (Vestuario),
Damien Bazin (Espacio sonoro),
Francesc Isern (Audiovisuales),
Núria Llunell (Caracterización), Natalie Labiano (Movimiento),
Carles Pedragosa (Asesoramiento musical),
Xavi Ricart (Ayudante de dirección),
Sergi Corbera (Ayudante de escenografía)
y Marta Pell (Ayudante de vestuario y confección).

Coproducción Centro Dramático Nacional, Teatre Romea y Grec 2019 Festival de Barcelona
-De martes a domingo a las 20h.
-La duración de la primera parte es de 2 horas, seguida de un intermedio de 15 minutos. Una vez comenzada la segunda parte no se permitirá el acceso a la sala. La segunda parte tiene una duración de 40 minutos.
-Encuentro con el equipo artístico: martes 4 de febrero antes de la representación.

Autor

José Catalán Deus

Editor de Guía Cultural de Periodista Digital, donde publica habitualmente sus críticas de arte, ópera, danza y teatro.

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído