Bienvenida Cecilia Valdés

Bienvenida Cecilia Valdés

Desde su estreno en 1932 en La Habana esta zarzuela es patrimonio nacional de Cuba. Llega por primera vez a España y lo hace en una lograda producción de notable valor artístico y musical.

La obra se desenvuelve en La Habana colonial, hacia el 1830, basada en el relato romántico y costumbrista ‘Cecilia Valdés o la Loma del Ángel’ de Cirilo Villaverde, que puede considerarse la primera novela propiamente cubana. La hermosa criolla Cecilia ignora que es hija ilegítima del rico español Cándido de Gamboa, y su hijo Leonardo tampoco sabe que Cecilia es su media hermana, se enamora de ella y la convierte en su amante. Mientras, el mulato José Dolores Pimienta ama a Cecilia sin ser correspondido. Fiel a las convenciones sociales, Leonardo abandona a Cecilia y el hijo de ambos para casarse con la distinguida Isabel Ilincheta. Al concluir la boda, Pimienta, a quien Cecilia ha pedido venganza, mata a Leonardo de una puñalada. Cecilia es recluida en el manicomio donde está internada su madre desde que Cándido le arrebatara a su hija para ocultar su pecado, y ambas se reconocen y por fin se juntan en un himno final de gracias a la Virgen de los Desamparados.

El autor de la partitura fue Gonzalo Roig Lobo (La Habana, 1890-1970), pionero del movimiento sinfónico en Cuba y adalid de la zarzuela autóctona, fundador de la Ópera Nacional y la Sociedad de Autores, hijo predilecto de la isla antes y después de la llegada del castrismo, y compositor de canciones populares como la muy famosa Quiéreme mucho (Cuando se quiere de veras). ‘La Cecilia Valdés yo la escribí en un mes y días. Pero no fue sólo escribirla, sino instrumentarla también. Estaba dedicado exclusivamente a la obra. Yo vivía nada más que para aquello. Me ponía un mono por la mañana, me iba para el teatro y allí me llevaban la comida’, contará. Viene a ser para Cuba como Manuel de Falla para España, expresión de las más profundas raíces patrias.

Para subirla al escenario del Teatro de la Zarzuela se ha seleccionado un equipo escénico y un reparto vocal inéditos por estos lares. El director de escena es el venezolano Carlos Wagner que ha apostado por dar absoluto sabor caribeño al espectáculo y potenciar al máximo su brillante contenido coral y una decena de números bailables que son el motor del espectáculo apoyados en el gran trabajo coreográfico de Nuria Castejón. La decisión de cambiar la época y situar la acción hacia 1950 trastoca las referencias temporales del problema de la esclavitud en el virreinato, con añadidos como el ondear de la bandera del régimen actual que no vienen a cuento. La escenografía de Rifail Ajdarpasic es aceptable, aunque no resulten la introducción de cine mudo ni las cartelas que separan los actos, y son notables el vestuario de Christophe Ouvrard y la iluminación de Fabrice Kebour para esta ‘historia llena de fiesta, azúcar y esclavitud en la Cuba de los años 50’, como nos la presentan.

Sobre una buena base, una producción de las que están marcando la mejora general de los espectáculos del Teatro de la Zarzuela, el director musical, Óliver Díaz, ofrece un trabajo preciso sin menoscabo de su enorme colorido tropical, esa ‘amalgama entre la gran tradición operística centroeuropea, la zarzuela y la música afrocubana’ que capta plenamente. Bajo su batuta, orquesta, coro y voces trabajaron al unísono. En el reparto del estreno, los tres protagonistas estuvieron adecuados: el tenor Martín Nusspaumer un tanto sobre agudo como el señorito Leonardo, y el bajo Homero Pérez-Miranda justo en sus despliegues como el negro libre José Dolores. Y ambos escoltando adecuadamente a la diva, esa Cecilia con la que Elizabeth Caballero pugnó hasta el final. Los tres resultaron eclipsados por el brillante ‘Po po po’ de la mendiga Dolores Santa Cruz a cargo de Linda Mirabal, y fueron excelentemente completados por un reparto secundario de estupenda factura.

Pero repitamos que es el colectivo esclavo a través del cuerpo de baile y los figurantes el gran protagonista de una pieza que contiene una decena de brillantes números en sus cien minutos de duración. El público irrumpió en aplausos continua y excesivamente, espoleado por un planteamiento de marcados parones que aprovechaba una claque entusiasta. Dicho lo cual, reiteremos el mérito del espectáculo. Una excelente zarzuela cubana, de libreto bien armado y partitura sobresaliente, en una producción de notable nivel en puesta en escena e interpretación.

Cecilia Valdés no descubre cumbres musicales pero cautiva en su genuino sabor popular, en su realismo argumental, en su melódica música y en su brillante colorido, como auténtica zarzuela que es, heredera genuina, fusión de las fuertes raices del género español y el exhuberante ramaje americano.

VALORACIÓN DEL ESPECTÁCULO
Interés: 8
Libreto: 8
Partitura: 8
Dirección musical: 8
Dirección artística: 7
Voces: 7
Actuaciones: 8
Producción: 8
Programa de mano: 8
Documentación a los medios: 10

TEATRO DE LA ZARZUELA
Cecilia Valdés
Comedia lírica en un prólogo, dos actos, un epílogo y una apoteosis
Música de GONZALO ROIG
Libreto de Agustín Rodríguez y José Sánchez-Arcilla,
basado en la novela Cecilia Valdés o la Loma del Ángel, de Cirilo Villaverde
Estrenada en el Teatro Martí de La Habana, el 26 de marzo de 1932
Nueva producción del Teatro de la Zarzuela

Dirección musical – Óliver Díaz
Dirección de escena – Carlos Wagner
Escenografía – Rifail Ajdarpasic
Vestuario – Christophe Ouvrard
Iluminación – Fabrice Kebour
Coreografía – Nuria Castejón

Reparto

Cecilia Valdés ELIZABETH CABALLERO (días 24, 26, 30, 1, 5, 7 y 9) y ELAINE ÁLVAREZ (días 25, 29, 31, 2, 6 y 8);
Leonardo Gamboa MARTÍN NUSSPAUMER (días 24, 26, 30, 1, 5, 7 y 9) y ENRIQUE FERRER (días 25, 29, 31, 2, 6 y 8);
José Dolores Pimenta HOMERO PÉREZ-MIRANDA (días 24, 26, 30, 1, 5, 7 y 9) y ELEOMAR CUELLO (días 25, 29, 31, 2, 6 y 8);
Dolores Santa Cruz – LINDA MIRABAL;
Isabel – CRISTINA FAUS;

Un negro/esclavo YUSNIEL ESTRADA; LILIÁN PALLARES, AMPARO DEPESTRE, PALOMA CÓRDOBA, ROSARIO BEHOLI, OLGA MORENO, ALBERTO VÁZQUEZ, EDUARDO CARRANZA, ISABEL CÁMARA, JUAN MATUTE, ILEANA WILSON, NACHO ALMEIDA, DAYANA CONTRERAS, GIRALDO MOISÉS DE CÁRDENAS, GEORBIS MARTÍNEZ.

Bailarines – Dairi Brown, Amara Carmona, Alejandro Colás, Malvin Montero, Olga Moreno, Karel H. Neninger, Diana María Nkogo, Nelson Pará, Eunate Quesague, Michel Regueira, Carla Rodoli

Orquesta de la Comunidad de Madrid
Titular del Teatro de La Zarzuela
Coro Titular del Teatro de La Zarzuela, Director: Antonio Fauró

Duración aproximada: 1 hora y 45 minutos (sin pausa).
Fechas y Horarios: 24, 25, 26, 29, 30 y 31 de enero; 1, 2, 5, 6, 7, 8 y 9 de febrero de 2020 – 20:00 horas (domingos, a las 18:00 horas).

Autor

José Catalán Deus

Editor de Guía Cultural de Periodista Digital, donde publica habitualmente sus críticas de arte, ópera, danza y teatro.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído