Apología tremendista de una granada gitanesca

Apología tremendista de una granada gitanesca

Granada’ iba a ser un programa doble la temporada pasada con ‘La Tempranica’ de Gerónimo Giménez, y ‘La vida breve de Manuel de Falla, y debido a las circunstancias se estrena separando las dos obras para abrir esta temporada, con montajes semejantes en diseño y efectismo, y una interpretación de orquesta, coro y reparto de aprobado alto en conjunto.

Con este estreno, el Teatro de la Zarzuela anunciaba vivir una jornada histórica después de ocho meses sin subir el telón. ‘La Tempranica’ llevaba 36 años esperando volver a este escenario, y ‘La vida breve’, casi una década. Son dos conocidas obras de la lírica española del pasado siglo XX, diferentes musicalmente pero muy conectadas en temática y ambientación, personajes y recursos musicales. Una zarzuela y una ópera de extensión medida ambas, géneros distintos dentro de la música escénica pero buenos vecinos, muy inspirada la segunda en la primera, cercanía que el director de escena veneciano Giancarlo del Monaco ha subrayado especialmente. Quizás su programación separada haya beneficiado a ambas, pues juntas hubieran resultado algo rimbombante. Claro que su separación perjudica a la segunda, más difícil para el tradicional público de este teatro, pues aunque son patentes las influencias del impresionismo y romanticismo tardío, toda ella tiene un toque atonal muy patente, especialmente dificultoso de aceptar en las partes vocales, como es habitual en este tipo de partituras.

El director musical Miguel Ángel Gómez-Martínez obtuvo cumplida prestancia de una orquesta que se las vio y deseó con la partitura de Falla y en general sonó demasiado comedida, por lo reducido de la plantilla en el foso, y también quizás porque el volumen vocal estuvo desaforado hasta el punto de que nos pareció que se recurría a megafonía ambiental para aumentar deciberlios ¿Fue así o lo soñamos? El director de escena Giancarlo del Mónaco buscando el alma de las partituras optó por una línea prosaica en escenografía y melodramática en interpretación, especialmente en donde convenía menos, en el papel protagonista de La vida breve. ‘Ambas están ligadas por una atmósfera, una dramaturgia, una composición teatral de la psicología de la mujer abandonada’, nos dice y precisamente por ello creemos que ya hay demasiada carga trágica en los originales como para ampliarla sobre las tablas. Especialmente desgraciada nos parece la escena entre Salud y Paco en La vida breve con ella abierta de piernas, él hurgándole las entrañas y retirándose después con marcado contoneo empuñando un pañuelo lleno de sangre. Tampoco venía al caso la exageracióin iconográfica en La vida breve de un paso de Semana Santa con la protagonista crucificada y los capirotes en escena. Del Monaco juega al tremendismo desaforado y lo peor es que al público le encanta.

Nancy Fabiola Herrera y Ainhoa Arteta fueron respectivamente María en ‘La Tempranica’ y Salud en ‘La vida breve’. Nos gustó más la primera y encontramos poco inspirada aunque entregadísima a la segunda, quizás distraida por una actividad actoral tan exagerada y peripatética que resultó por momentos inaguantable. Nos gustaron poco Rubén Amoretti como el malvado casado Don Luis en la primera, y Jorge de León como el malvado soltero Paco en la segunda. Aceptable Ruth González en ese Grabrié  de la tarántula en la de Giménez, que tantas y tan buenas versiones ha tenido, y notable Maria Luisa Corbacho encarnando a Salú en una y a la Abuela en la otra. Destacaríamos la presencia de Jesús Méndez en La Tempranica (y también cantando por soleares en La vida breve), y a Rubén Amoretti -esta vez sí- en el Tío Sarvaó de la segunda.

Para La tempranica, Alberto Conejero aporta dos diálogos imaginarios entre los personajes de Gerónimo Giménez y Manuel de Falla, interpretados por Jesús Castejón y Carlos Hipólito, con algunos apuntes del personaje de Julián Romea inerpretado por Juan Matute. Diálogos convencionales que nada aportan y muy al contrario convierten esta zarzuela en un relato de sí misma, impidiéndola ver tal cual era y debe ser.

Manuel María de los Dolores Falla y Matheu (1876-1946) intentó aunar la tradición musical española con las últimas tendencias europeas de su tiempo. Y la síntesis en general funcionó y adelantó decenios si no algún siglo a la música de nuestro país. Y todo ello, nunca mejor dicho, de oídas. Escribe Juan Alfonso García en ‘Falla, Granada y otros escritos musicales’: ‘Es explicable que Falla tomara la decisión de iniciar La vida breve sin haber visitado previamente el Albaicín. Pudo ser que, a causa de la decisión precipitada, al parecer, de participar en el concurso de composición convocado por la Real Academia de San Fernando, no tuviera posibilidad de desplazarse a Granada, bien por apremio de tiempo, bien por dificultades económicas. Mas, una vez ganados [este y otro paralelo de canto], ¿cómo es que no salió a escape para Granada, a fin de verificar in situ si lo imaginado por él guardaba relación con la realidad? Este interrogante tiene mayor fuerza aún si se piensa que hay una página en La vida breve, el Intermedio (curiosamente, la página más elogiada por críticos y comentaristas en los días de los primeros estrenos), cuya música acompaña la puesta en escena de una «panorámica de Granada desde el Sacro-Monte. A lo lejos se divisa la ciudad con las torres de la Alhambra a la izquierda». Es el segundo cuadro del primer acto, según la versión definitiva de esta ópera. La música tiene aquí una marcada intención descriptiva; o, si se prefiere, tiene la función de sonorizar la representación escénica de un atardecer en Granada. ¿Cómo es que no dedicó una parte de las 2.500 pesetas que le supuso el premio de la Real Academia de San Fernando para conectar con el lugar que tantas veces debió imaginar?’. Y, estando a la espera del estreno «en un teatro de Madrid, y más tarde estando gestionando con admirable tesón el estreno de la misma en la Opera Cómica de París, ¿cómo es que obvió algo tan absolutamente necesario para el montaje escénico?

Nos gustó más el libreto de Romea que el de Fernández Shaw, ambos inpiradísimos en el acervo popular andaluz. La iluminación de Vinicio Cheli fue fundamental para salvar escenificaciones tan frías. El público de ambos estrenos -ya se sabe que hay muchos invitados proclives- estaba ansioso por aplaudir y lo hizo en demasía. Nancy Fabiola Herrera se llevó la ovación de su vida tras ‘Sierras de Granada’ en La Tempranica, y el grupo de baile en ‘La danza española nº1’ de La vida Breve subió a los cielos celestiales del olimpo aplaudidor.

Vuelve La Zarzuela, lo hace con autoridad. Lo celebramos.

GRANADA: La Tempranica & La vida breve

La Tempranica
Zarzuela en un acto
Música de GERÓNIMO GIMÉNEZ
Libreto de Alberto Conejero, basado en el libreto original de JULIÁN ROMEA
Nueva producción del Teatro de la Zarzuela

Aproximación al espectáculo (valoración del 1 al 10)
Interés: 8
Dirección musical: 8
Dirección artística: 6
Voces: 7
Orquesta: 7
Escenografía: 6
Producción: 7
Programa/Libro conjunto: 9

La vida breve
Drama lírico en dos actos
Música de MANUEL DE FALLA
Libreto de Carlos Fernández Shaw
Producción del Palau de les Arts Reina Sofía de Valencia (2010)

Aproximación al espectáculo (valoración del 1 al 10)
Interés: 8
Dirección musical: 6
Dirección artística: 6
Voces: 7
Orquesta: 6
Escenografía: 6
Producción: 7
Programa/Libro conjunto: 9

Fechas y Horarios
La Tempranica
1, 3, 8, 10, 14, 16 y 18 de octubre de 2020
20:00 horas (domingos, a las 18:00 horas)
La vida breve
2, 4, 7, 9, 11, 15 y 17 de octubre de 2020
20:00 horas (domingos, a las 18:00 horas)
Ficha Artística

Dirección musical
Miguel Ángel Gómez-Martínez
Dirección de escena
Giancarlo del Monaco
Escenografía La vida breve
Giancarlo del Monaco
Escenografía La Tempranica
William Orlandi
Vestuario
Jesús Ruiz
Iluminación
Vinicio Cheli
Coreografía
Nuria Castejón

Reparto LA TEMPRANICA

María, La Tempranica Nancy Fabiola Herrera (días 1, 3, 10, 16 y 18)/Ana Ibarra (días 8 y 14);
Don Luis Rubén Amoretti (días 1, 3, 10, 16 y 18)/Javier Franco (días 8 y 14);
Don Mariano Gustavo Peña;
Don Ramón Gerardo Bullón;
Zalea Ricardo Muñiz;
Salú María Luisa Corbacho;
Mr. James Miguel Sola;
Juan Andrés Merino;
Grabié Ruth González;
Gitano Jesús Méndez;

Gerónimo Giménez Jesús Castejón;
Manuel de Falla Carlos Hipólito;
Julián Romea Juan Matute.

Reparto LA VIDA BREVE

Salud Ainhoa Arteta (días 2, 4, 9, 11 y 17)/Virginia Tola (días 7 y 15);
Paco Jorge de León (días 2, 4, 9, 11 y 17)/Francesco Pio Galasso (días 7 y 15);
Abuela María Luisa Corbacho;
Tío Sarvaó Rubén Amoretti;
Carmela Anna Gomà;
Manuel Gerardo Bullón;
La voz de la fragua Gustavo Peña;
Cantaor Jesús Méndez;
Guitarra Rafael Aguirre.

Orquesta de la Comunidad de Madrid
Titular del Teatro de La Zarzuela
Coro del Teatro de La Zarzuela
Director: Antonio Fauró

STREAMING EN DIRECTO
Ambas producciones se emitirán en directo a través de YouTube, Facebook y la página web del coliseo: ‘La Tempranica’ el viernes 16 de octubre a las 20h00, y ‘La vida breve’ un día después, el sábado 17 a la misma hora.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Catalán Deus

Editor de Guía Cultural de Periodista Digital, donde publica habitualmente sus críticas de arte, ópera, danza y teatro.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído