En la casa de los espíritus

En la casa de los espíritus

Esta adaptación de la muy leída novela del mismo título es un gran espectáculo a pesar de su inicio confuso y de su desproporcionada duración. Una producción excelente en la que destaca especialmente el fabuloso despliegue de personajes secundarios.

Isabel Angélica Allende Llona (Lima – 1942)​ es una escritora chilena con nacionalidad estadounidense, de ascendencia hispano-portuguesa y nacida en Perú. Es hija de un primo del que fuera presidente de Chile, Salvador Allende (1908-1973) y miembro de una familia importante desde el siglo XIX, que en sus últimas generaciones ha sufrido no pocos dramas, entre graves enfermedades y suicidios. Autora de sucesivos superventas, la venta total de sus libros alcanza 72 millones de ejemplares y sus obras han sido traducidas a 42 idiomas.​ Es considerada como la escritora viva más leída del mundo de la lengua española. Esta su primera novela publicada en 1982 fue llevada al cine por Bille August en 1993 con reparto áureo,Jeremy Irons, Meryl Streep, Glenn Close, Winona Ryder y Antonio Banderas, y ya antes de esta había sido adaptada varias veces al teatro. Es una recreación biográfica fantaseada que relata la vida de la familia Trueba a lo largo de cuatro generaciones.

Esteban Trueba marcha a una mina del norte para hacerse una posición que le permita casarse con Rosa del Valle, que durante su ausencia muere envenenada por una pócima destinada a quebrar la carrera política de su padre. Esteban cambia de rumbo y se vuelva en Las Tres Marías, un abandonado latifundio de la familia que consigue hacer próspero con su dedicación, sometiendo a los campesinos a un trato despótico y abusando de las mujeres a placer. Al morir su madre y volver a la capital, aconsejado a sentar cabeza se casa en segundas nupcias con Clara, la hermana menor de Rosa a inicios de 1919. Clara está dotada de facultades sobrenaturales, en sus sueños ve el futuro y se la aparecen los muertos. Clara y Esteban tienen tres hijos: Blanca y los mellizos Jaime y Nicolás. Mientras crece la tensión social en el país, Blanca se enamora desde su infancia de un campesino rebelde, Pedro Tercero, hijo del dócil capataz de su padre. A todo esto, los Del Valle, abuelos de Blanca y padres de Clara y Rosa mueren en un accidente de tráfico en el que la madre resulta decapitada.

Trueba se hace rico e influyente, y llega a senador del partido Conservador. Su despotismo autoritario y sus ataques de cólera e ira aumentan, especialmente cuando se entera de que Blanca está embarazada del rebelde Pedro. Golpea a su hija y a su mujer que interviene para defenderla: Clara pierde varios dientes yu tras ello no volverá a dirigirle la palabra. Obliga a su hija a casarse con otro para tapar el escándalo. Sus hijos mellizos tampocos son del agrado de Esteban: Nicolás es un diletante y Jaime un idealista.

Hasta aquí van dos horas de espectáculo. Tras una breve pausa, en la segunda parte llega la visión edulcorada del ascenso y caída de Salvador Allende. Blanca y su hija Alba, que ha heredado el pelo verde de su tía abuela Rosa, se unen a los buenos, a los socialistas que se enfrentan a los conservadores como su padre, y finalmente su candidato gana la presidencia. La hacienda Las Tres Marías es expropiada a través de la reforma agraria y Pedro Tercero pasa a ocupar un cargo público en la nueva administración. Viene el golpe de Estado militar. Al momento de la toma del palacio presidencial, Jaime es apresado y fusilado. Los militares ocupan el poder, liderados por un ambicioso general de «augustos bigotes». Esteban Trueba se decepciona con ellos. Alba ayuda a los miristas perseguidosy es descubierta por la policía. La secuestran y su torturador resulta ser hijo no reconocido de su abuelo; finalmente Esteban Trueba logra sacar a su nieta del encierro. Poco después, muere de viejo. Alba encuentra los cuadernos de escribir la vida de su abuela Clara, y con ellos narra la historia de su familia.

Anna Maria Ricart parece haber realizado una buena adaptación, aunque con excesivo énfasis en los interrogatorios de la nieta Alba, colaterales en la novela, convertidos en leiv motif de la pieza teatral, una innecesaria concesión al victimismo triunfal de la izquierda dominante. Y decimos parece porque no se ha proporcionado a la crítica -como ya viene siendo lamentablemente habitual- razonada explicación de la adaptación y la dramaturgia por parte de sus responsables.

Carme Portaceli confirma sus grades dotes en la dirección teatral tanto en la concepción del montaje como en la dirección de actores, aunque sea grande la confusión inicial para quien no haya leído la novela -haberlos, haylos, nosotros mismos por ejemplo- y no venga con el argumento sabido. Escenografía, iluminación, vestuario, música y vídeo se conjugan en un certero marco en el que el reparto despliega grandes dotes.

Sin duda, hay que empezar felicitando a Francesc Garrido por encarnar con matices y distanciamiento al malo de la película, ese cabeza de familia reaccionario y dictador que se repite desde hace décadas en la industria cultural creando una imagen masculina tergiversada a mayor gloria del radicalismo lgtb+etcétera. La Clara del Valle de Carmen Conesa comenzó en la función de este viernes como desubicada, pero pronto se impuso en ese personaje tan agradecido, lo contrario de la Alba fantasmal y torturada con quien no puede Miranda Gas. Celebramos especialmente a Inma Cuevas y a sus hermanos en la pieza, David Fernández “Fabu” y Guillermo Serrano, pero no se puede olvidar la Nana de Pilar Matas y el Jean de Satigny de Jordi Collet. Ellos y el resto del elenco en sus diversos personajes -magníficos campesinos indígenas- son fundamentales en mantener la curiosidad del público en la más extensa propuesta teatral -¡200 minutos!- de las últimas temporadas.

La última función será este domingo. Sin el protagonismo de la torturada, y aligerando asuntos como el de las chinchillas y otras anécdotas, la pieza sería redonda.

Aproximación al espectáculo (valoración del 1 al 10)
Interés: 8
Texto: 7
Adaptación: 7
Dramaturgia: 8
Dirección: 8
Interpretación: 8
Puesta en escena: 8
Producción: 8
Información a los medios: 6
Programa de mano: n/h

Teatro Español
La casa de los espíritus, de Isabel Allende
24 Abril – 16 Mayo 2021
Dirección: Carme Portaceli
Adaptación: Anna Maria Ricart

REPARTO
Francesc Garrido – Esteban Trueba
Carmen Conesa – Clara del Valle
Miranda Gas – Alba
Guillermo Serrano – Severo del Valle / Jaime / Agente USA / Mr. Brown
Jordi Collet – Esteban García / Conde de Satigny
Inma Cuevas – Nívea / Blanca /Pancha
David Fernández “Fabu” – Doctor Cuevas / Pedro II / Nicolás / Cura / General Hurtado / Oficial
Gabriela Flores – Ferula / Transito
Borja Luna – Pedro III / Miguel

Dramaturgia: Anna Maria Ricart y Carme Portaceli
Diseño de espacio escénico: Paco Azorín
Diseño de iluminación: David Picazo
Diseño de vestuario: Carlota Ferrer
Ayudante de vestuario: Sonia Capilla
Coreografía y movimiento: Ferran Carvajal
Música original y espacio sonoro: Jordi Collet
Diseño de video: Miquel Àngel Raió
Diseño de sonido: Pablo de la Huerga
Ayudante de escenografía: Fer Muratori
Ayudante de dirección: Montse Tixé
Una coproducción de Teatro Español, Grec 2020 Festival de Barcelona y Teatre Romea.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Catalán Deus

Editor de Guía Cultural de Periodista Digital, donde publica habitualmente sus críticas de arte, ópera, danza y teatro.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído