El éxito empresarial no sabe de recetas ni de pócimas mágicas

El éxito empresarial no sabe de recetas ni de pócimas mágicas

Autor: Agustí Sala
Encuadernación: Rústica
Sello: Victor
ISBN: 84-7927-764-5
Formato: 14,5 x 22,5
Precio: 14,50 €
Resumen: Descubra cómo y por qué estuvieron a punto de hundirse o lograron alcanzar un éxito espectacular compañías como Microsoft , Inditex o Coca-Cola.

De todo se puede y se debe aprender, tanto de cómo empezaron los mejores y más audaces emprendedores como de los graves errores que cometieron algunas de las más reconocidas empresas mundiales.

¿Qué lleva a una empresa al éxito o al fracaso? El periodista Agustí Sala lleva años intentando dar respuesta a estas preguntas y ese andar incesante lo plasmó en su libro «Sucedió en Wall Street 2», en el que recoge historias de grandes éxitos y fracasos en el mundo de los negocios. «No hay una receta para el éxito. Lo que ha funcionado en el pasado puede que ya no sirva. Hay factores importantes como el dinero, la capacidad de liderazgo, el entorno y la suerte. Pero la gracia es que cada empresa debe esforzarse por ser única y diferente», explica Sala.

Esta obra recoge tanto los ejemplos más destacables de los grandes éxitos y fracasos empresariales como las importantes lecciones que pueden desprenderse de cada uno de ellos. Una obra interesante desde la primera hasta la última página, dedicada especialmente a todos aquellos que alguna vez se han preguntado qué hay que hacer para lograr triunfar en el mundo empresarial.

¿Es importante el factor suerte? Sí, cree Sala, pero es uno más. «Con la suerte sólo no basta. Un buen negocio necesita otros muchos factores como el trabajo, el tesón, la innovación, la constancia…Es una combinación de elementos cuyas dosis no están preestablecidas. Por desgracia, hay que ir probando a la vez que se hace camino».

El papel del marketing sigue siendo esencial. «Es fundamental en una sociedad en la que calan los mensajes rápidos y cortos. Refuerza la idea y proyección que el público tiene del producto o el servicio. Pero éste tiene que estar a la altura o cumplir algunas de las expectativas que tiene el público».

Cuando Coca-Cola cambió la fórmula de su refresco más popular a mediados de los 80 para hacer frente a la creciente competencia de Pepsi tropezó con una oposición social que algunos estudios de mercado no le habían acabado de revelar, sea porque no se hicieron de la forma correcta o porque no se supieron interpretar. La conexión entre el marketing y la idea que los clientes tenían del producto falló. ¿El resultado? Un error monumental que, gracias a la potencia de la marca se pudo subsanar.

Sala destaca la vitalidad de un producto aparentemente simple como la fregona. «De la observación y el ingenio surgió la fregona, una auténtica revolución que se transformó en un negocio que fue patrimonio de unos pocos pioneros y en el que hoy participan diferentes compañías».

Hacerlo todo bien no asegura nada. Así le pasó a Sony con el MiniDisc, un dispositivo que estaba llamado a convertirse en el Walkman del siglo XXI y cuya presencia ha terminado siendo poco menos que anecdótica. «Sony lo hizo todo bien, porque no quería repetir la mala experiencia que tuvo con el Betamax. Pero el entorno competitivo cambió, con el uso masivo de Internet y la aparición del MP3».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Lo más leído