‘La mujer justa’ de Sándor Márai

'La mujer justa' de Sándor Márai


Título: La mujer justa
Autor: Sándor Márai
Editorial: Ediciones Salamandra
416 páginas
18.00 euros

Tres voces, tres puntos de vista, tres sensibilidades diferentes para desentrañar una historia de pasión, mentiras, traición y crueldad concebida por Sándor Márai en los años cuarenta, los años de El último encuentro y Divorcio en Buda, la época más fértil y lúcida de la obra del gran escritor húngaro. Compuesta de tres monólogos, correspondientes a los tres personajes que conforman la novela, esta edición de La mujer justa reúne por primera vez en castellano las dos primeras partes, publicadas en 1941 en Hungría, y la tercera, escrita durante el exilio italiano de Márai y añadida a la versión alemana de 1949.

Una tarde, en una elegante cafetería de Budapest, una mujer relata a su amiga cómo un día, a raíz de un banal incidente, descubrió que su marido estaba entregado en cuerpo y alma a un amor secreto que lo consumía, y luego su vano intento por reconquistarlo. En la misma ciudad, una noche, el hombre que fue su marido confiesa a un amigo cómo dejó a su esposa por la mujer que deseaba desde años atrás, para después de casarse con ella perderla para siempre. Al alba, en una pequeña pensión romana, una mujer cuenta a su amante cómo ella, de origen humilde, se había casado con un hombre rico, pero el matrimonio había sucumbido al resentimiento y la venganza. Cual marionetas sin derecho a ejercer su voluntad, Marika, Péter y Judit narran su fallida relación con el crudo realismo de quien considera la felicidad un estado elusivo e inalcanzable.

Márai inició su carrera literaria como poeta y ese aliento pervive en La mujer justa. En esta novela están sus páginas más íntimas y desgarradas, las más sabias. Su descripción del amor, la amistad, el sexo, los celos, la soledad, el deseo y la muerte apuntan directamente al centro del alma humana.

Los relatos de los tres protagonistas de La mujer justa están unidos y separados entre sí como los vértices de un triángulo. El amor que los une también los aleja. Para Marika es el único sentido de la vida; para Péter es la salvación frente a la soledad, mientras que para Judit es un medio para escapar de la pobreza.

Márai describe a los personajes y sus conflictos con una precisión conmovedora. Como si fuera un hecho inevitable, Marika, Péter y Judit aceptan el dolor creciente que conlleva su deseo de felicidad.

Sándor Márai finalizaba Confesiones de un burgués, las memorias que escribió en el periodo de entreguerras, con una promesa. Desaparecida su familia, su clase social —la burguesía ilustrada— y su país —desmembrado tras la Primera Guerra Mundial—, el autor declaraba que su destino sería recordar la cultura cuyo esplendor y desaparición había vivido. Otros como él, Joseph Roth, Arthur Schnitzler o Stefan Zweig, relataron la historia de esa pérdida, pero Márai fue el último narrador de «un universo que creía en la inteligencia y el espíritu».

Autor

Sándor Márai nació el año 1900 en Kassa, una pequeña ciudad húngara que hoy pertenece a Eslovaquia. Pasó un periodo de exilio voluntario en Alemania y Francia durante el régimen de Horthy en los años veinte, hasta que abandonó definitivamente su país en 1948 con la llegada del régimen comunista y emigró a los Estados Unidos. La subsiguiente prohibición de su obra en Hungría hizo caer en el olvido a quien en ese momento estaba considerado uno de los escritores más importantes de la literatura centroeuropea. Así, habría que esperar varios decenios, hasta el ocaso del comunismo, para que este extraordinario escritor fuese redescubierto en su país y en el mundo entero.

Sándor Márai se quitó la vida en 1989 en San Diego, California, pocos meses antes de la caída del muro de Berlín. En 1951, la editorial Nausica publicó en castellano las dos primeras partes de La mujer justa con el título La verdadera.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído