‘Hablar bien no cuesta tanto’, de Pancracio Celdrán Gomariz

Cuando alguien ha de acudir a una entrevista que le interesa se viste con sus mejores ropas, se acicala cuidadosamente y comprueba todos los detalles, para asegurarse de que todo está en orden. Lo que olvida muy a menudo esa persona es que lo más información va a ofrecer sobre ella es su lenguaje. Y éste no puede ser otro que el que usa cotidianamente, pero hablar bien no cuesta tanto.

Expresar lo que se quiere decir del modo más claro posible y con el menor número de palabras es un arte al alcance de todos, basta con quererlo y procurarlo. El idioma es una herramienta común. Si no se respetaran las reglas y se hablara de cualquier modo, al final no habría forma de entenderse. Resolver las dudas que suscita el uso de la lengua, interesarse por las curiosidades y las etimologías es un modo de ahondar en el respeto por uno mismo y por los demás.

En la presentación del libro, dice el autor que en muchos medios impera la zafiedad y que quienes, por ser su herramienta principal de trabajo, tienen la ineludible obligación de conocer el idioma y todos sus entresijos, demuestran a diario su descuido y su desinterés, de tal modo que lo que hacen es deformar, envilecer y embrutecer el lenguaje. Añade además, con palmaria razón, que desde la radio o la televisión se hace más daño al lenguaje que desde la prensa escrita.

En esta misma presentación dice que quienes escogen a los profesionales de los medios hablados deberían dejar de lado el nepotismo y el enchufismo, dada la trascendencia de esos puestos. Con ello ha hecho una radiografía precisa del país, puesto que si en esos sitios, tan a la vista de todos, se siguen esas prácticas da miedo pensar en lo que puede ocurrir en otros lugares más opacos, como los hospitales o los ministerios, pongamos por caso.

Quiero referirme a una frase que se repite machaconamente en los medios, sin que a ningún director se le ocurra ponerla en alguna de esas listas negras en las que se incluyen a personas en lugar de locuciones incorrectas, y que es “volumen de operaciones en bolsa”.

Yo uso gafas y cuando compré las últimas, quien me las vendió se empeñaba en decir “gafa”. Tanta insistencia me hizo dudar. Los vendedores de gafas pueden salir de esa y de otras dudas con este libro.

El autor da también su opinión sobre el término “restaurador”, acerca del que ya dictaminaron, cada uno de modo diferente, Camilo José Cela y Fernando Lázaro Carreter.

Al final de libro hay unos índices muy útiles a la hora de buscar cualquiera de las palabras o frases tratadas rápidamente. Y, tras su lectura, queda la sensación de que el autor del libro tiene méritos más que suficientes para estar en la RAE.

Ficha técnica
Título: Hablar bien no cuesta tanto
Autor: Pancracio Celdrán Gomariz
Editorial: Temas de Hoy
480 páginas

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Vicente Torres

Vicente Torres, periodista, historiador y notario del acontecer diario y sobre todo amigo leal.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído