‘Sopas bobas y pesebres’, de Alfonso Ussía

Ficha técnica
Título: Sopas bobas y pesebres
Autor: Alfonso Ussía
Prólogo e ilustraciones: Antonio Mingote
Editorial: Temas de Hoy
224 páginas
19,50 euros

No cabe ninguna duda de que Alfonso Ussía tiene una gran capacidad para rimar lo que se le ponga por delante, y si lo que se le pone por delante es la política los versos no tienen más remedio que ser satíricos. Además, tiene un amigo, que es Antonio Mingote, al que las viñetas humorísticas se le dan muy bien. Ha sido calificado como humorista genial por otros humoristas. Entre los dos han compuesto este libro, mediante el que se hace un recorrido por nuestra actualidad nacional. Los poemas han sido escogidos de entre los que escribe el autor para la sección “España en rima”, del programa “Herrera en la onda”, de Carlos Herrera.
En uno de los primeros poemas, escrito cuando estaba a punto de llegar la primavera de 2008, figuran estos dos versos:
Doña Ana Sagasti aún no ha dicho nada.
Lo hará cuando peinen toda su ensaimada.
En otro de los poemas, escrito unas dos semanas más tarde, figuran estos tan esclarecedores versos:
Contribuyente,
con tu dinero,
vive la gente
de Zapatero.
Un mes y unos cuantos poemas más tarde, le toca el turno a la entonces ministra de Fomento, del que entresaco, con mucha dificultad en la elección, estas estrofas:
De nuevo con la cartera
de Fomento, que es el colmo.
Y del ánimo de mi olmo
la siempre pedida pera.
No podía olvidarse de Arzallus; el poema titulado El Jefe, comienza así:
Lo grité como el que grita
mientras se cae al abismo.
De todo el nacionalismo,
El malo es el jesuita.
Pilar Urbano también se lleva su parte, esta vez en compañía de Garzón:
El juez que tupé se peina
y el ratón del Opus Dei,
que quiere mucho a la Reina
según ella, y poco al Rey.
Más adelante, cercano ya el final de año, le vuelve a tocar a la ministra de Fomento:
Si un túnel de tu incumbencia
se cae y se da un morrón,
siempre nos queda el avión
para llegar a Valencia.
No podía escaparse Obama:
Y yo voy a hablarle en inglés,
porque “paz” se dice “peace”
y como una y dos son tres,
me dirá “Peace, José Luis”.
Tal y como están las cosas, y aunque pudiéramos permitirnos el lujo de ser optimistas también, la incitación a la risa y a la sonrisa no viene nada mal.
Vicente Torres

Autor

Vicente Torres

Vicente Torres, periodista, historiador y notario del acontecer diario y sobre todo amigo leal.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído