Kurdo Baski asegura que tuvo que ayudar en algunos momentos a su mentor

La viuda de Larsson niega que su compañero no escribiera sus libros

Para Eva Gabrielson la envidia es la causa de estas declaraciones

Eva Gabrielsson quiere aclarar de una vez por todas la polémica entorno a la figura de Stieg, asegura que ella no ha escrito una sola palabra de la saga «Millenium»

«Stieg no necesitaba la ayuda de nadie para escribir». Así de rotunda se expresa en las páginas del periódico italiano «La Stampa» Eva Gabrielsson, la viuda del célebre autor de la saga «Millenium» cuya capacidad narrativa ha sido cuestionada por su «amigo» Kurdo Baski, según se recoge en el artículo de ABC ‘La viuda de Larsson niega que el autor sueco no escribiera «Millenium»’.

En declaraciones a medios suecos Baski aseguraba recientemente que Stieg no era capaz de escribir, y que él mismo tuvo que ayudarle en más de una ocasión. «Sucedía exactamente lo contrario», asegura la viuda de Larsson, quien ha decidido romper el silencio que se había impuesto tras la muerte de su compañero sentimental durante 30 años.

«Era Stieg quien tenía que corregir los textos de Kurdo, a veces él mismo escribía los artículos y Kurdo los firmaba adjudiándose el mérito. Kurdo ha hecho carrera gracias a Stieg y ahora le paga de este modo»

La envidia, fuente de todos los males

Para Eva la envidia es la causa «de las calumnias» de Kurdo y del ex responsable de la agencia de prensa TT, Anders Hellberg, quien también ha asegurado que Stieg «no era capaz de escribir». «La envidia nace del gran éxito en Suecia de un libro que Stieg escribió con Anna Lena Lodenius, «El extremismo de derecha». Además -continúa- contra las declaraciones de Baksi y Hellberg se han expresado los compañeros de Stieg de la agencia TT».

Eva Gabrielsson quiere aclarar de una vez por todas la polémica entorno a la figura de Stieg, asegurando que ella no ha escrito una sola palabra de la saga «Millenium».

«Yo soy arquitecto y durante un periodo trabajé en diferentes estudios de numerosos barrios de Estocolmo, Stieg lo utilizó para ambientar sus libros. No necesitaba ayuda para escribir».

Unidos desde jóvenes

Eva y Stieg se conocieron en una reunión de simpatizantes del Frente Nacional de Liberación durante la guerra de Vietnam, cuando ambos tenían 18 años. Un año después se fueron a vivir juntos y desde ese momento no se dejaron.

«Me di cuenta enseguida que Stieg necesitaba afecto. Era considerado un intruso por su familia. No mantenía relaciones con el padre y casi nunca veía a su hermano, su familia era yo».

Por último, la viuda de Larsson dedica unas palabras a la heroína de los libros de su compañero, Lisbeth Salander. «Es una unión de tantos tipos de mujeres, aunque quizá ha influido en su carácter el episodio de violencia carnal del que Stieg fue testigo cuando era joven y que hizo de él un defensor absoluto del feminismo y de los derechos de la mujer».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Elena Bellver

Redactora de contenido web & Seo, Copywriter & Community Manager. Es la redactora de las recetas de cocina de Periodista Digital.

Lo más leído