Entrevista a Antonio Fraguas, Forges

“Yo creo que le he dicho más veces a Pilar: ‘Deberías escribir un libro que te amo, te amo, te amo.”

Ilustrador de ‘La posguerra vista por un particular y su marido’

“Yo creo que le he dicho más veces a Pilar: ‘Deberías escribir un libro que te amo, te amo, te amo.”
Forges en la presentación del libro.

"El sentido del humor es una ventaja y cuando se utiliza, todo cambia, porque es distinto" Forges.

En la sede del Grupo Editorial Planeta se presentó el primer libro de Pilar Garrido: La posguerra vista por un particular y su marido. Las ilustraciones corren a cargo de Forges con el que está casada desde hace 43 años.

Una rueda de prensa muy amena que casi parecía una reunión entre amigos por el ambiente que Forges y Pilar crearon desde que entraron por la puerta. Y no era para menos, ya que no presentaban el típico libro de posguerra, sino un libro en el que se mira el fin del a Guerra Civil Española y sus años posteriores con una óptica alegre y optimista a pesar del hambre y las pesadumbres vividas.

Una mesa ovalada con menos de 20 sillas alrededor, una luz tenue y un cartel enorme replicando la portada del libro era el lugar perfecto para tener una reunión con los protagonistas. Muchas risas y una hora que se pasó volando gracias a los comentarios jocosos del matrimonio que no dudó en incluir anécdotas, explicándonos a algunos de los reporteros más jóvenes, situaciones y lugares pasados a través de sus ojos.

Forges nació en Madrid el 17 de enero de 1942, en una familia de 9 hermanos. Pero pronto destacó por su ingeniosa interpretación de las matemáticas e ingresó como técnico de Televisión Española cuando apenas contaba con 15 años. Con 22 años comenzó su carrera profesional como dibujante de viñetas que continúa hasta la actualidad en el diario El País.

«La Posguerra vista por una particular y su marido» (Planeta), «lo único que destila es el ridículo del mundo del franquismo, que hizo sufrir a tanta gente con estupideces que eran una interpretación idiota de la convivencia», afirma Antonio Fraguas, Forges.

Con un aire protector, y pegado a  Pilar Garrido, sin separarse un milímetro, apoyó a su mujer, a la que miraba con una gran admiración, la misma que brilla en los ojos de ella cuando se miran, acompañada del amor ‘culpable’ de los 4 hijos que tienen en común.

 ¿Cómo ha sido la experiencia de trabajar con su mujer?

  • Yo he trabajado como un ilustrador, los ilustradores no intervenimos en los libros, cuando tenemos el texto simplemente ilustramos. Pero sí te quiero decir que este libro ha sido el ilustrado 120 o algo así y es el más gratificante. Es muy divertido, no porque sea aquí mi mujer, es divertido de verdad.

¿Qué le parece el toque de humor que le ha dado su mujer al libro?

  • Uno siempre se acuerda de cuando es joven. Vosotros no os acordáis de eso porque ha pasado mucho tiempo, pero cuando había mili, los que hicimos la mili solo nos acordábamos de lo bueno y este caso se ve que la autora no solo se ha acordado de lo bueno.
  • Creo que es fundamental el sentido del humor. El sentido del humor es una ventaja y cuando se utiliza, todo cambia, porque es distinto. Es mi punto de vista.

¿Qué piensa de que su mujer haya esperado tanto para lanzarse a publicar su primer libro?

  • Yo creo que a lo largo de la vida le he dicho más veces: «deberías escribir un libro que ‘te amo te amo te amo’ (entre risas). Lo que ocurre es que tenemos que darnos cuenta de que las novelas viven en los autores. Llega un momento en que el libro sólo arrampla, sale para fuera y el autor va detrás.

Pilar Garrido nació en Espejo, Córdoba, el 10 de septiembre de 1939. Huérfana desde muy pequeña aprendió a vivir en una época gris y de mucha hambre después de la Guerra Civil Española. Estudió Magisterio y ejerció durante 20 años. Ahora, retirada de la profesión de educadora, ha decidido lanzar su primer libro.

En la presentación Pilar, se mostró como una mujer de carácter entrañable, con un sentido del humor que hace sonreír a cualquiera, positiva y muy familiar.

Sus ojos expresaban una inmensa felicidad y una gran ilusión por uno de los muchos proyectos que tiene en su asentada cabeza, llena de ideas que sólo necesitan un pequeño empujón para salir a la luz. Y este impulso seguramente se lo dará su marido, Antonio Fraguas (Forges), que fue el que le insistió para que publicara este libro repleto de humor. Una ayuda que se manifiesta en cada uno de los dibujos con los que Forges ha ilustrado la obra de su mujer.

Pilar, ¿cómo ha sido trabajar codo con codo con su marido?

  • No ha sido codo con codo. Yo he trabajado y él me ha ayudado codo a codo con el ordenador, porque soy muy pardilla y ahí si hemos estado codo a codo. Luego él ha leído el libro y ha hecho las ilustraciones.

¿Por qué ha decidió darle ese toque de humor a una época que fue dura

  • Porque soy así no sé enfocar las cosas de otra forma, soy positiva. A veces me han preguntado que si se me ha pegado el humor de mi marido, y siempre me ofende ¡porque yo ya era graciosa antes de conocerle!.
  • Podría acordarme de cosas malas porque las he vivido, pero, ¿para qué emponzoñar?. A mí me molesta muchísimo las personas que solo te llaman para contarte «me he roto una pierna», «qué mal día hace», «Ay, que cansado estoy» ¡cuéntame algo bueno!, ¿por qué tengo que ser yo el cubo de tus desgracias?

La visita de Carmen Martínez Bordiú fue muy ‘sonada’ en su colegio. ¿Qué se le pasaba por la cabeza en aquellos momentos de hacer un círculo alrededor y bailar pero de tal forma que se la vea bien a ella?

  • Cuando vino ‘Carmencita’ al colegio, pues imagínate, te sentías importante, ¡pero estaba deseando que terminara para que nos dieran algo de comer!

Y ahora con el paso de los años, ¿qué piensa?

  • Pues que fue todo una puesta en escena, era para el NO-DO. En la infancia todo se ve muy bonito, pero no sólo antes, también ahora. Y luego te das cuenta de que no era todo tan bonito.

¿Cuál el mejor recuerdo de su infancia de todos los que cuenta en el libro?

  • Si te digo la verdad, no tengo ningún recuerdo que guarde con especial cariño de esa época. No volvería jamás atrás. Nostalgia ninguna.

Es su primer libro ¿Por qué ahora?

  • Está escrito hace muchos años ¿eh? No lo sé, tengo el ordenador lleno proyectos, de muchos medios libros, muchas ideas. Y no sé, pensé: ‘pues esto se podría publicar…’
    No sé si la palabra es modesta o descreída de las posibilidades en concreto mías. Ha sido casi sorprendente, estoy sorprendida. Además le faltan muchísimas cosas no te creas que está completo.

¿O sea que puede haber una segunda parte?

  • No lo sé, exactamente igual no, con el mismo sistema no, pero con mi escritura sí.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído