Llúcia Ramis, “Egosurfing” (Premio Josep Pla 2010)

«Los jóvenes de menos de 20 años ya no saben lo que es la intimidad»

Cómo Internet ha cambiado nuestra relaciones personales

Es paradójico que para estar en una red social primero tienes que estar solo ante el ordenador

Tener un amigo es tan fácil como hacer clic en Facebook o ligar es tan sencillo como entrar en un chat. Así ha cambiado Internet nuestra forma de estar en el mundo. Y lo ha hecho con una paradoja que subraya Llúcia Ramis: «Para entrar en una red social primero hay que sentarse solo frente a un ordenador.»

Egosurfing (Ediciones Destino) es una novela que muestra las vidas de personas anónimas. Algunas cansadas de ser lo que son, otras con ganas de alcanzar la fama sin importarle mucho el cómo. Personas que se buscan incansablemente. Llúcia Ramis nos cuenta, en una entrevista con Periodista Digital, que

«Me interesa mostrar que cuántos más sistemas de búsqueda tenemos (GPS, Google, Facebook…) nos sentimos más perdidos e insatisfechos… Lo que queremos es que nos busquen a nosotros.»

AUDIO DE LA ENTREVISTA COMPLETA

Los protagonistas de esta novela rondan los 30 años. Esa generación, como la que describe esta periodista mallorquina, muy preparada,

«Pero que tienen el problema de no estar allí donde creían cuando cumpliesen los 30.»

Egosurfing arranca con un anodino suceso. Una bolsa de basura arrojada desde una ventana le cae encima a Teo y lo deja malherido. Una mujer es acusada por la prensa sensacionalista de un «casi-homicidio» que no ha cometido.

La escena habla por sí sola. La periodista que llega al lugar no se acerca a la víctima, lo hace a la bolsa de basura para remover en ella. Llúcia Ramis cuenta que no quería dejar de un lado esa crítica al periodismo «que cada día tiende más al sensacionalismo».

«Ocurre que en aquella bolsa aparece un recibo con el nombre de la protagonista que es acusada. Ella no vive en esa casa desde hace 13 años. A la periodista no le importa ese detalle. Quiere contenido para su programa».

En la novela aparecen también historias transversales de personas que quieren ser famosas. Sobre estos personajes la autora cuenta que

«Hoy solemos confundir fama con reconocimiento. Además, hoy los jóvenes de menos de 30 ya no saben lo que es la intimidad. Les pasa lo que dice el escritor mallorquín Cristóbal Serrano: ‘Vive por la fama y morirás infame.»

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído