Manuel Cerdán presenta su novela “El Informe Jano”

“El periodismo está anestesiado con una droga parecida a la que inocularon a la cobaya del CESID”

Su último libro es una historia sobre la guerra sucia contra ETA

En el periodismo de investigación se pisan muchos callos y las empresas no quieren problemas

La novela arranca con un hecho fechado en los años 80 en la madrileña plaza Dos de Mayo. Un grupo de espionaje español ensaya sobre un mendigo un secuestro que luego se reproduciría en Francia contra un alto mando de ETA. De aquello nace, como lo define el periodista Manuel Cerdán, uno de los episodios «más abyectos» de la democracia española.

—AUDIO DE LA ENTREVISTA COMPLETA—

Aquel mendigo muere como resultado de la operación y la novela pretende dar un final plausible al rumor que durante años recorrió los pasillos del CSID (hoy CNI) que hablaba del «club Mengele» compuesto por los agentes que participaron en aquello. Cerdán explica que

«Tras aparecer varios documentos reservados que aludían a la operación, el caso fue archivado en los tribunales por falta de pruebas. Y al periodista le queda el sabor amargo de no haber contado el final de aquella historia. Por eso nace El informe Jano (Ed. Plaza y Janés). Me gustaría que esa página negra de los servicios secretos no pase en blanco a la Historia».

El detonante de la novela es una carta de uno de los agentes que participó en el secuestro enviada a la madre del chico explicándole la verdadera historia de la muerte de su hijo. Contacta con un periodista que comienza una investigación que le llevará hasta «las cloacas del Estado» donde aparece, no sólo la lucha sucia contra ETA, sino también el misterioso y revelador Informe Jano.

«Con esta novela, también he querido rendir un homenaje a los agentes que en un momento dado colaboraron con los periodistas para destapar las miserias del Estado».

Bajo ningún concepto Cerdán aprueba una lucha sucia contra el terrorismo. Subraya que «los recovecos y los senderos» nunca han sido una buena vía para acabar con ETA sino todo lo contrario.

«Y ahora que están acorralados, espero que no les volvamos a dar un balón de oxígeno».

Manuel Cerdán, con 30 años de experiencia pegado al periodismo de investigación, confiesa que la mayoría de las situaciones que se plantean en el libro son vivencias reales sucedidas en el ejercicio de su profesión.

EL PERIODISMO DE INVESTIGACIÓN

Manuel Cerdán lamenta que una disciplina como la suya esté hoy en día muerta y que el periodismo en general esté anestesiado.

«Hoy no contrarían a un joven periodista cuyo deseo fuera investigar. Desde que los medios de comunicación tienen intereses fuera del propio sector de la prensa, el terreno de juego para un periodista es cada vez más estrecho. (…) En el periodismo de investigación se pisan muchos callos y las empresas no quieren problemas.»

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído