‘Ajuste de cuentas’, de José Sánchez Tortosa

Ficha técnica
Título: Ajuste de cuentas
Autor: José Sánchez Tortosa
Editorial: Ediciones Vitruvio
120 páginas
11 euros

Aunque León Felipe haya explicado las diferencias entre la filosofía, que según él arranca del primer juicio, y la poesía, que comenzó con un lamento, o entre el filósofo, que ha de organizar su cerebro, y el poeta, que ha de refugiarse en la locura, ¿cómo no relacionar la poesía con la filosofía? Aun reconociendo la verdad de las palabras del gran poeta zamorano, también hay que pensar en que son muchos los poemas de los que se puede decir que son filosóficos. Y es que, aunque sea por caminos distintos, ambas disciplinas comparten objetivos muy a menudo.
Cabría catalogar este poemario dentro de la categoría de los poemas filosóficos. El propio título ya avisa de ello; la dedicatoria: “A Pilar, serena, fuerte, estoica, alegre en la batalla contra el cangrejo”, probablemente enlaza con el simbolismo que Juan Ramón Jiménez le atribuía a este animal, que es el deseo de conocer, lo que para él era la enfermedad mayor de los humanos.
Los poemas que contienen el presente volumen han sido escritos a lo largo del tiempo (el primero data de junio de 2005 y el último está fechado en abril de 2010) y de los viajes (algunos fueron escritos en países extranjeros) y todos surgieron de meditaciones filosóficas sobre el ser humano, convertidas luego en bellos poemas que a su vez incitan al lector a meditar sobre ellos y a plantearse, como Hamlet, aquello de “ser o no ser, esa es la cuestión”.
En el poema que abre el libro, el autor ya da un aviso de sus intenciones, que se mantuvieron a lo largo de los años. Se titula “Impuesto sobre la existencia” y dice: Buscas el bien y precipitas el infierno. Estas cosas las sabe un filósofo y las sabe un poeta. No faltan, como se puede suponer, las referencias eruditas, a Marcel Proust, por ejemplo, en el titulado “Vago, vagabundo, meditante”, que termina de modo genial: Perdí mi DNI hace tiempo/ y vago jubiloso por los márgenes inconscientes/ de las torpes y metálicas sociedades de los hombres. Del titulado “Espejismos urbanos”, que ha de gustar a todos los amantes de la poesía, entresaco estos versos: Burbujas poligonales completan el puzzle teatral/que toda construcción humana es. El último de los poemas se titula “Nihil invictum” y termina diciendo: La nada tolera máscaras o disfraces/nunca su derrota.
Vicente Torres

Autor

Vicente Torres

Vicente Torres, periodista, historiador y notario del acontecer diario y sobre todo amigo leal.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído