Brasil recupera la palabra de Jorge Amado

Brasil recupera la palabra de Jorge Amado
Fotografía tomada en 1991 en la que se registró al escritor brasileño Jorge Amado, quien cumpliría este miércoles 99 años de vida. EFE/Archivo

El universo literario de Jorge Amado, el escritor que rindió homenaje a la sensualidad de su Bahía natal y retrató el alma del pueblo brasileño, fue hoy recordado con una serie de actos y conferencias que marcan el inicio del año que conmemora su centenario.

Las actividades arrancaron en la Fundación Casa Jorge Amado, enclavada en el barrio colonial de Salvador, capital del estado costero de Bahía, región donde el 10 de agosto de 1912 nació este escritor brasileño, uno de los que más ha traspasado las fronteras del país.

Durante el acto, que contó con la presencia del secretario de Cultura del Gobierno regional, Albino Rubim, y de Paloma y Joao Jorge Amado, hijos del escritor, se presentaron algunas de las actividades del programa del año dedicado a Jorge Amado, que se prolongará hasta fines de 2012, cuando se cumplan 100 años de su nacimiento.

«Los actos de hoy suponen el pistoletazo de salida del año Jorge Amado», dijo a Efe una portavoz de la fundación, institución encargada de velar por la preservación del acervo del literato y difundir la cultura bahiana, radiografiada por Amado en una prolífica obra que ha sido traducida a 49 idiomas en 55 países.

Además, se presentó el proyecto de la muestra «Jorge, amado y universal», que a partir de marzo de 2012 se exhibirá en el Museo de Lengua Portuguesa de Sao Paulo y luego recorrerá diferentes ciudades de Brasil «y quién sabe si del mundo», agregó la fuente.

En Salvador los actos continúan esta noche, cuando el escritor mozambiqueño Mia Couto intente aproximar a los brasileños una lectura africana de la obra de Amado en la ponencia «Un Mar Vivo: Cómo Jorge es Amado en África».

Desde hoy y hasta fines de 2012, Brasil recordará la palabra del escritor que, enamorado del pueblo, retrató personajes que permanecen grabados en la memoria de los brasileños, en parte gracias a las adaptaciones en cine y televisión, como «Doña Flora y sus dos maridos».

Uno de los platos fuertes del programa del centenario será el estreno en octubre de la película «Capitanes de Arena», adaptación de la novela homónima de Amado realizada por su nieta Cecilia.

La editorial Companhia das Letras sacará al mercado nuevas reediciones de la obra de Amado y las bibliotecas del estado de Bahía ofrecerán una programación especial con lecturas dramatizadas.

El carnaval de Salvador y el de Río de Janeiro recuperarán también las letras de Amado y la escuela de samba Emperatriz Leopoldiniense dedicará su desfile en el sambódromo de la capital carioca al célebre escritor.

El editor de Amado, Thyago Nogueira, destacó la capacidad del escritor para trazar un retrato del conjunto del pueblo brasileño a partir del «microcosmos de Bahía», lo que lo convierte en «una especie de intérprete de Brasil».

Para Nogueira la vigencia de su obra es una de las señas de identidad de Amado, quien abordó temas universales como la muerte o el amor y que, a pesar de su comprometido e intenso activismo de izquierdas, fue por encima de cualquier otra cosa un hombre de letras.

«Es un escritor que alía una extrema calidad literaria con una gran penetración entre el público», dijo a Efe Nogueira.

El presidente de la Fundación Biblioteca Nacional, Galeno Amorim, dijo que Amado «retrató como nadie el alma del pueblo de Bahía y de Brasil» y consideró que el año del centenario es una «oportunidad» para que Brasil redescubra la obra de un escritor que se encuentra entre los cinco más admirados del país.

En declaraciones a Efe, Amorim precisó que parte del éxito internacional de Amado radica en su capacidad para unir «talento literario» con su descripción del entorno.

«Desenvuelve la ambientación de un Brasil que a las personas les gustaría conocer», dijo el experto, que se mostró confiado en que las letras brasileñas sigan «el ejemplo de otras áreas y alcancen nuevos espacios en el escenario internacional».

Jorge Amado de Faría, que en 1994 recibió el Premio Camoes, el más prestigioso en lengua portuguesa, falleció el 6 de agosto de 2001 en Bahía, región de fuertes raíces africanas, donde el mestizaje no es un relato sino una realidad visible que ofreció a este escritor universal material para conquistar el corazón de los lectores.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído