En 'Sin Fronteras' vuelve a atraparnos con sus nuevas aventuras como ya lo hizo en 2009

Albert Casals, el joven que ha hecho viajes por todo el mundo en silla de ruedas

Albert Casals, el joven que ha hecho viajes por todo el mundo en silla de ruedas
Portada del libro Sin Fronteras, de Albert Casals. MR Ediciones

«He vivido dos años extremadamente felices llenos de aventuras y de nuevas experiencias. Y todo esto no podía quedar solo en mi recuerdo. Es por eso que he decidido que ha llegado el momento de que volváis a saber algo de ese chico loco de pelo azul y silla de ruedas.»

Albert Casals da su testimonio sensible y divertido en ‘Sin Fronteras’ (Ediciones Martínez Roca) donde la superación personal y las ganas de vivir son las armas fundamentales del autor. Un ejemplo para muchos.

Tras el éxito de ‘El mundo sobre ruedas’, Albert Casals vuelve a atraparnos con sus nuevas aventuras como ya lo hizo en 2009 con sus viajes por todo el mundo en su silla de ruedas. Sudamérica, Asia y África son los continentes que en esta ocasión visita.

«Hace dos años, en El mundo sobre ruedas, quise contaros la historia de un niño que tenía ganas de ver mundo y que se disponía a emprender la aventura más grande que había vivido jamás. Ahora dicen que ya no soy tan niño (aunque sigo comportándome como tal) y no todo es como antes: he estudiado un año de Filosofía, he aceptado que también es posible vivir aventuras en compañía… y sigo decidido a no desaprovechar ni un solo instante de felicidad al día.

Mis ganas de ver mundo también se han mantenido intactas y me han llevado a rodar por tres continentes más: América, África y Asia. Así, después de estos dos años de felicidad, de viajes y de nuevas experiencias he decidido que todo eso no podía quedar solo en mi recuerdo: ha llegado el momento de que volváis a saber de aquel chico loco de cabellos azules y silla de ruedas al que espero que no hayáis olvidado»

 En estos dos años pueden haber cambiado muchas cosas, pero mi manera de viajar no ha sido una de ellas. Ahora ya viajo siempre sin dinero (salgo de casa con veinte euros, y eso es cuanto gasto a lo largo de todo el recorrido), porque en cada viaje soy más consciente de todas las experiencias que me perdería si no lo hiciera así; sigo teniendo mi mochila, los juegos de magia, la silla… y los amigos, que me esperan para conocernos en cada uno de los lugares que acabo visitando.»

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído