Knut Hamsun, 'Textos de la infamia'

El Nobel que no tuvo ningún reconocimiento en su Noruega natal

El Nobel que no tuvo ningún reconocimiento en su Noruega natal

A pesar de su inmensa popularidad como escritor desde la década de los veinte del pasado siglo, que le llevó a conquistar el Premio Nobel de 1920, la figura del escritor noruego Knut Hamsun sigue hoy inmersa en la turbulencia del final de su vida, cuando el plena Segunda Guerra Mundial prestó su apoyo decidido a Hitler y al régimen colaboracionista pro-nazi de Noruega, capitaneado por Vidkun Quisling y su ‘Nasjional Samling’.

Hoy este escritor, autor de clásicos modernos como ‘Hambre’, ‘Pan’, ‘La bendición de la tierra’, no tiene calle ni plaza alguna en su país natal y, al mismo tiempo, ha sido reclamado repetidamente como uno de los escritores más importantes de su tiempo por numerosos personajes de cultura literaria, desde Thomas Mann, Kafka, Gorki, a Henry Miller, Camilo José Cela, Charles Bukowski o, ya en nuestros días, el mismísimo Paul Auster.

‘Textos de la infamia’ recoge los escritos polémicos más significativos en los que Hamsun fue dejando testimonio, ya desde 1932, de esa admiración y adhesión nacionalista y pangermana que le llevaría a apoyar sin reservas el régimen pronazi instalado en Noruega tras la invasión alemana. Tanta fue su adhesión que regaló su medalla del Nobel al ministro de propaganda Joseph Goebbels, gesto que podemos rastrear en estas páginas. También se incluye en el libro su célebre entrevista con Hitler, organizada por Goebbels, que se saldó con un enorme desencanto. Todo este periplo hitleriano del Nobel noruego motivó una interesante película de Jan Troell titulada ‘Hamsun’ (1996).

Traducidos directamente del original noruego y contextualizados por su traductor, Mariano González Campo, los escritos de esta antología, en los que Knut Hamsun describe su periplo pro-nazi y de ultranacionalista noruego.

Este traductor afirma:

Ofrecen una clave fundamental en la vida y el pensamiento de este escritor. Aquí desarrolla su idea pangermanista y da rienda suelta una siempre sentida anglofobia. Los textos aquí reunidos sirvieron de prueba en su juicio por traición. Debido a su precaria situación en 1945, octogenario, medio ciego y medio sordo, se libró de una durísima sentencia gracias a informes psiquiátricos en los que también se utilizaron estos textos. No obstante, hasta hoy, Hamsun no tiene calle ni plaza alguna en su país natal y goza de un reconocimiento escaso en comparación con su fama literaria en el resto del mundo.

Al mismo tiempo, este libro ofrece claves explicativas de una fascinación que no sólo afectó a Hamsun, sino también a muchos grandes artistas en ese momento a la hora de balancearse hacia alguna de las soluciones totalitarias de la época.

Según González Campo,»hay sabidos casos, en el bando fascista, como los de Benn, Céline, y sobre todo el de Ezra Pound. El asunto de Hamsun, aun siendo un Nobel, es mucho menos conocido».

El director editorial de Berenice, David González Romero, comenta:

El peso indudable de su obra ha evitado que cayera en el olvido, pero los escritos aquí reunidos son indispensable para explicar su caída en desgracia, su infamia. Curiosamente Hamsun era muy vendido y leído aquí durante el franquismo y Cela le guardaba rendida admiración. El caso de Hamsun guarda interesantes paralelismos con el caso Pound.

Y añade:

En estos escritos reunidos se ponen en evidencia rasgos muy acusados y sostenidos del pensamiento y la literatura de Hamsun como su tendencia al irracionalismo, su espíritu reaccionario ante el mundo moderno, su sempiterna anglofobia, su carácter intempestivo, su afán de notoriedad e incluso una manía persecutoria que han destacado sus más importantes biógrafos.

EL AUTOR

Knut Hamsun (1859-1952) es una de las cimas de la literatura universal, Premio Nobel de 1920 y uno de los autores más aclamados y admirados del siglo XX. De vida errante, emigrante e inestable, sin embargo Hamsun tuvo una vocación constante y decidida, ser escritor.

Después de pasar por la Universidad de Oslo, en 1882 se trasladó a los Estados Unidos, donde permanecería hasta 1888 y donde germinaría su primer libro en 1889, ‘Sobre la vida espiritual de la América moderna’, donde realiza una crítica realmente amarga de la vida en este país, y que Berenice publicará próximamente. En 1888 escribió la novela que le abriría las puertas de la fama, ‘Hambre’, narración que define muchos de los rasgos desajustados y autobiográficos de sus héroes.

Entre las grandes novelas que le pusieron camino del Nobel, ‘Pan’ o ‘La bendición de la tierra’, son las más conocidas. Su narrativa ha sido una de las más influyente del siglo XX, presagia los escritos de Franz Kafka, contó con la rendida admiración de Gorki, Thomas Mann, y más tarde de Henry Miller, Charles Bukowski o Paul Auster. A pesar de su inmensa popularidad mundial, su reputación cayó considerablemente debido a su decidido apoyo a Hitler y al régimen pro-nazi noruego de Vidkun Quisling durante la II Guerra Mundial.

A partir de ahí, anciano, casi ciego y sordo, fue juzgado y condenado por traición, tratado como un enajenado, desposeído de buena parte de su fortuna. Hasta hace poco su reconocimiento en la propia Noruega ha sido escaso y no hay una sola calle o plaza con su nombre.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Javier Velasco-Arias

Javier Velasco-Arias, biblista y educador.

Lo más leído