El periodista y reportero gráfico presenta 'La Noche los Gitanos'

Alfredo García Francés: «Uno nunca se hace inmune a tanta violencia y al final con los años acabé enfermando»

"Ser judío era letal, pero ser gitano era igual de letal y todavía una escala más abajo"

«Vasco mestizo de andaluz, aunque con un RH O Negativo que ya lo quisiera Xabier Arzalluz para los domingos. Español y Colombiano. Bilbaíno de la diáspora y ‘granaíno melancólico’. Recién salido del infierno». Así se autodefine  este inclasificable periodista y genial reportero gráfico  llamado Alfredo García Frances,  autor de ‘La Noche de los Gitanos’ (Adhara, 2012),  novela en la que cuenta un golpe de Estado de ‘falsa bandera’ que intentará derribar la democracia en España y reemplazarla por una monarquía títere a las órdenes de los militares.

«EL HOLOCAUSTO, JUNTO CON EL TERRORISMO, SON LAS DOS LACRAS SOCIALES Y POLÍTICAS MÁS FUERTES DEL SIGLO XX»

«El primer capítulo quizá sea una crónica de lo que sucedió allí. En agosto de 1944, ya con el sistema nazi muy tocado, eliminan a 4.000 judíos en un tren y después a estos 4.000 gitans. El protagonista de la novela s un superviviente de esa noche: ‘Tano el Gitano’.

Es de esos personajes antisistema que, sin embargo, por una causa o por otra se deja llevar a hacer cosas de las que nunca se creyó capaz. Quería un personaje que surgiese de la noche, y no hay noche más profunda que la ‘Shoah’ -La Noche de los Gitanos-. El holocausto, junto con el terrorismo, son las dos lacras sociales y políticas más fuertes del siglo XX»

«UNA AMIGA PSICÓLOGA ME DIJO ALGO QUE LUEGO SE HA VUELTO VITAL EN MI VIDA: ESTA VIOLENCIA, ESTA TREMENDA MANERA DE VIVIR, NO ES SANA»

«Mi primer trabajo para ‘El País’ fue en la delegación de Bilbao, y fueron los años más duros del terrorismo, lo que llamaban ‘los años de plomo’. Hablamos de los años entre 1978 y 1980. Una amiga, psicóloga, de Madrid me pidió ir a Bilbao una temporada, y estuvo un mes viendo cómo funcionaba el País Vasco y nosotros»

«Ella callaba y tomaba sus notas. Cuando la acompañé al aeropuerto ya no pude aguantar, y le pregunté qué le pareció aquello, y me dijo algo que entonces no le di importancia, pero luego se ha vuelto vital en mi vida: ‘esto lo aguantáis ahora porque tenéis 25 o 30 años, pero después, cuando tengáis 50, esto saldrá por algún sitio. Esta violencia, esta tremenda manera de vivir no es sana. Enfermaréis’. Y, efectivamente, enfermé gravemente»

«UNO SE PROTEGA CON UNA MÁSCARA DE CINISMO, DE FRIALDAD, DE DESPEGO HACIA LAS SITUACIONES, PERO NO SE HACE INMUNE»

«Al final uno no se hace inmune. Uno se protege con una máscara de cinismo, de frialdad, con una máscara de despego hacia las situaciones, pero no se hace inmune. Es imposible ser inmune. Por eso los soldados en los grandes conflictos (Vietnam, en la I y II Guerra Mundial) el índice de taras mentales, suicidios, fracasos de todo tipo: laborales, sentimentales, etc. es inmenso, porque es muy difícil superar eso».

«SER JUDÍO EN ESA ÉPOCA ERA LETAL, PERO SER GITANO ERA IGUAL DE LETAL Y TODAVÍA UNA ESCALA MÁS ABAJO»

«Ser gitano en esa época todavía era una escala inferior -peor que ser judío u homosexual- porque la escasez de número lo convertía en mucho más vulnerable todavía. Si murieron seis millones de judíos en el holocausto, la cifra de gitanos, no la se con certeza, pero tengo entendido que ronda el medio millón, lo cual es mucho para un pueblo pequeño y disperso. Ser judío era letal, pero ser gitano era igual de letal y todavía una escala más abajo, que ya es difícil».

«CREO QUE HAY QUE RECORDAR TODO»

«Yo estoy convencido. Por eso creo que convendría recordarlo. Ruiz de Santayana dijo que ‘El pueblo que olvida repite los mismos errores’. Él no lo sabía cuando lo dijo, pero eso acabó escrito en el pabellón 4 de Auschwitz 1. Creo que hay que recordar todo».

«LA MÍA NO ES UNA ESCRITURA PARTIDISTA NI SECTARIA»

«Yo nunca había pensado en escribir. Yo vengo del mundo de la fotografía, del mundo de la imagen, pero un día empecé a escribir y, la verdad, me apetece denunciar cosas, sin ser una escritura comprometida, porque la mía no es una escritura partidista ni sectaria».

Con la colaboración de Sandra Besga y Ana Albarrán.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído