PD entrevista al autor de 'La causa de la libertad'

Javier Montilla: «En Cataluña hay medios públicos y medios ‘concertados’ a los que se les paga por su silencio»

"Ha habido empresas que se han negado a que se presente este libro en Barcelona por las presiones nacionalistas"

El escritor y periodista catalán Javier Montilla acaba de publicar el libro ‘La causa de la libertad’ (Teleo, 2012), una obra en la que repasa desde una óptica liberal cuestiones como el nacionalismo, el terrorismo de ETA, la libertad de expresión, el integrismo islámico o la complicidad de cierta izquierda con la dictadura castrista. Ha visitado Periodista Digital para hablar del contenido de su libro y la actualidad.

BOICOT NACIONALISTA CONTRA EL LIBRO

«Básicamente la causa de la libertad es una causa en la que muchos todavía seguimos peleando en Cataluña y este libro ha venido a contribuir más en descubrir que esa Cataluña oficial tiene una presión considerable sobre los medios de comunicación en Cataluña. Y no sólo sobre los medios de comunicación, que lo han silenciado absolutamente, es un libro prácticamente prohibido en Cataluña. Además, ha habido muchas empresas que por presiones se han negado a que se presente el libro en Barcelona. Y eso pone de manifiesto que en Cataluña existen dos Cataluña, la real que es la que convivimos tranquilamente en un bilingüismo que es real en Cataluña; y, por otro lado, la Cataluña, como nos gusta definir a los no nacionalistas, la Cataluña del Matrix, esa realidad virtual que lo único  que quiere es la construcción nacional de Cataluña y que, por encima de eso, va a pisotear los derechos individuales de muchas personas».

«Hay un capítulo muy amplio dedicado a ese nacionalismo liberticida, lo llamo así con mayúsculas Nacionalismo Liberticida, que está convirtiendo en esa Cataluña que fue vanguardista, esa Cataluña de los años 70-80, que fue paradigma de las libertades, que fue paradigma del renacimiento de la cultura en el que hubo muchísimos escritores latinoamericanos, desde Vargas Llosa hasta Bryce Echenique, es decir, muchísimos escritores que fueron a Cataluña para darse a conocer internacionalmente. Esa Cataluña ahora mismo ya no existe, esa Cataluña que, por ejemplo, en la Feria del Libro de Frankfurt en el año 2007, la feria del libro más importante a nivel mundial, fue la cultura invitada. Y en esa feria se excluyó a todos aquellos escritores que escribían en castellano».

Es decir, estaban dando a entender que Ana María Matute no es cultura catalana, que Javier Cercas no es cultura catalana, que Ruiz Zafón no es cultura catalana; y que tantos otros. Yo, lo decía hace poco en un foro: ‘Si Vargas Llosa hoy todavía siguiera viviendo en Barcelona el nacionalismo catalán consideraría que Vargas Llosa no forma parte de la cultura catalana’.

MEDIOS DE COMUNICACIÓN EN CATALUÑA

«En la Cataluña oficial los medios de comunicación se dividen en dos. Los medios públicos, que son todos aquellos que pertenecen a la Corporació de Mitjans de Catalunya, la Corporación de Medios de Cataluña, que es todo el conglomerado de TV3, Catalunya Ràdio, los medios públicos. Y la otra parte que a mí me gusta definir como los medios concertados, todos aquellos medios de carácter privado que reciben cuantiosas subvenciones».

En concreto, en el último año se han destinado 4,8 millones de euros para financiar a todos aquellos medios que no sean en castellano, con lo cual compras el silencio de muchos medios ante lo que está ocurriendo.

EL PP TRAS LOS PASOS DE ZAPATERO CON ETA

«Ahí hay un asunto muy claro, ETA estaba contra las cuerdas en los últimos años de Aznar, ETA estaba prácticamente acabada y a ETA se le asfixió económicamente, a ETA se le asfixió militarmente, y ETA estaba contra las cuerdas. Zapatero quería ser el presidente que acabara con ETA y consideró que la medida adecuada era llegar a un pacto con al ETA, devolver a ETA a las instituciones y considerar que esa política y esa negociación de la ‘Vía Nanclares’ era la solución para acabar con la disolución de la banda terrorista. Se equivocó por completo y no sólo eso, fue una traición a las víctimas del terrorismo porque, las víctimas del terrorismo, no piden venganza como muchos están diciendo; lo único que piden las víctimas del terrorismo es que se les haga justicia, justicia como a cualquier criminal. Es decir, que paguen sus penda en la cárcel como cualquier criminal».

«¿Por qué tiene que haber un trato especial a un colectivo de terroristas o delincuentes? Tienen que tener el mismo trato y cuando, ahora mismo, tenemos a un gobierno del Partido Popular que sigue exactamente las mismas directrices que se marcaron con el gobierno de Zapatero es para seguir en esa rebelión en la que muchos no creemos. Tengo la sensación de que la  sociedad española está, también, anestesiada con este tema, en la que no importa cómo se acabe con una banda terrorista sino que se acabe».

Y yo soy de los que piensan que con una banda terrorista no hay que acabar como sea sino con el Estado de derecho, aplicando la ley y aplicando todo el peso de la ley y del Estado de derecho; es que no hay otra, es decir, es la única forma de que se respete la memoria y la dignidad de las víctimas y, por supuesto, que se les haga justicia.

BILINGÜISMO EN CATALUÑA

«Cataluña es una sociedad bilingüe, absolutamente bilingüe; sólo hace falta pasear por las calles de cualquier lugar de Cataluña para darse cuenta que el bilingüismo es innato en Cataluña. Y lo normal en una sociedad bilingüe como es la catalana, sería tener una escuela bilingüe y unas instituciones bilingües. Y Cuando una persona tiene que ir ante un juez a reclamar algo tan básico como que su hijo reciba la educación en una de las dos lenguas oficiales de Cataluña, eso me van a perdonar, pero es absolutamente increíble, porque esa es la Cataluña que están convirtiendo los nacionalistas. Porque nadie en Cataluña usted verá defender que quiere una escuela monolingüe en castellano, porque a nosotros los catalanes es absolutamente natural expresarnos en las dos lenguas y  queremos que las escuelas y que todo el ente autonómico sea 100% bilingüe; que no te persigan por hablar cierta lengua, que no te encuentres como, por ejemplo, ocurrió en cierta escuela de Cornellá en el que había un cartel inmenso en el recreo en el que ponía ‘Al pati parlen català’ (En el patio hablamos catalán)».

De eso a marcar una cruz a los niños no hay tanto, eso es convertir a los profesores en comisarios lingüísticos que investigan en qué lengua hablan los niños en el recreo, que debe ser el espacio de socialización, el espacio en que se expresen libremente; hasta en eso. Y eso mucha gente seguimos denunciándolo en Cataluña y nos cuesta caro porque la libertad se paga, y denunciar el nacionalismo se paga.

«Pero es importante que también, y con esto acabo porque es una reflexión que hice en la presentación [del libro] y creo que también es importante, cuando desde ciertos medios de comunicación nacionales se nos dice que el catalán es una lengua de catetos, que el catalán es un dialecto del provenzal, que el catalán es en tiempos de crisis, no hay que estudiar el catalán en Cataluña porque es perder el tiempo, flaco favor se le hace a la cultura catalana pero también flaco favor se le hace a la cultura española porque la cultura catalana no deja de ser parte de la cultura española».

Y al final, los extremos, los que nos impiden expresarnos libremente en Cataluña y los que piden, desde otras partes de España, que Cataluña sea monolingüe en castellano; esos extremos, al final, son mucho más parecidos de lo que ellos se imaginan.

 

Autor

Antonio Chinchetru

Licenciado en Periodismo y tiene la acreditación de suficiencia investigadora (actual DEA) en Sociología y Opinión Pública

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído