Perodista Digital entrevista a Julia Perez-Cerezo, autora de 'Emprendedoras Chinas'

«Lo que distingue a los chinos es su actitud de trabajo, da igual para ellos que sea viernes o domingo»

Las emprendedoras chinas poseen las tres cualidades más valiosas en los chinos: inteligencia, diligencia y persistencia

Las mujeres de este libro son parte de una generación única en China. Por sus vivencias y pasado son una especie de grupo en extinción. Pero, simultáneamente, en la sociedad actual tan necesitada de nuevos modelos de estrategia y operación, estas mujeres pueden muy bien constituir el embrión de un nuevo estilo de emprender y liderar. De ahí el valor singular del proyecto.

Ellas son esa primera generación de empresarias y altas directivas chinas que surgió con la apertura iniciada con Deng Xiaoping. Son mujeres que tuvieron una juventud durísima.

Sometidas a las imposiciones rígidas del régimen comunista, desarrollaron unas singulares fuerza interior y capacidad de lucha y trabajo. Esta generación de mujeres se hizo mayoritariamente a sí misma, auto-formándose en el mundo de los negocios y de la empresa, y en los mecanismos y modelos de gestión de la economía capitalista.

Esta generación de mujeres no habla ni entiende inglés. Sólo han vivido en China, sólo se han formado en y sólo conocen la cultura de negocios de este país. Algunas de estas mujeres entrevistadas todavía podrán permanecer veinte años en el mercado, pero otras -por su elevada edad- estarán a punto de jubilarse el día de la publicación de este libro.

‘Emprendedoras chinas’ (Editorial LID) constituye, pues, una excepción, un enfoque diferente y fresco, al acercarse a la situación económica del país desde el punto de vista de sus mujeres emprendedoras.

Su autora Julia Pérez-Cerezo se sumerge en la vida de sus protagonistas contando su historia desde un punto de vista asiático («dejando que ellas hablen e intentando evitar en la medida de lo posible filtros e interpretaciones occidentales» en palabras de la autora) permitiendo que sea el propio lector quien extraiga las lecciones vitales de cada una de las trayectorias analizadas.

El libro se centra sólo en las experiencias obtenidas del entorno urbano chino, muy diferente del mundo rural, cuyas mujeres viven una realidad cada vez más alejada de la de sus homólogas urbanas.

Huye del uso de fuentes contrastadas y se basa exclusivamente en toda la información e impresiones percibidas por mí, desde que llegué a China en enero de 2004 y, muy en particular, en las recibidas durante las entrevistas individuales realizadas a quince emprendedoras en agosto de 2007. Como parte de esa información, se incluyen también las numerosas revistas, artículos y otras publicaciones que me fueron entregadas durante el curso de las entrevistas.

La extensión, calidad y cantidad de los datos recibidos de estas mujeres es variable, como lo fue la longitud de las entrevistas y el discurrir de las mismas, ya que – aunque de media debían dedicar un día de su tiempo a estar conmigo y yo seguía un guión durante la realización del trabajo de campo- el haber establecido un marco estricto hubiese restado espontaneidad (y con ello riqueza) al proceso de interacción y convivencia con estas mujeres. Una de las primeras palabras que uno debe meter en su diccionario cuando viaja a China es flexibilidad.

‘Emprendedoras chinas’ no es la historia de las empresas fundadas y/o dirigidas por esas mujeres, no describe en detalle sus productos, ni su evolución en el tiempo. No habla de ellas, como líderes y como mujeres, como esposas, como hijas y como madres, y sólo aborda la actividad empresarial en tanto en cuanto es parte de la vida presente y futura de las emprendedoras .

Para evitar cansar al lector,  no relaciona de una manera exhaustiva y sistemática los numerosísimos cargos directivos en asociaciones de negocios, cámaras de comercio y similares que estas mujeres ostentan, pero todas ellas tienen posiciones múltiples de relevancia en este tipo de instituciones. Al hilo del relato de las historias de las emprendedoras, el libro incluye muchas informaciones y anécdotas relativas a la China urbana actual y al modo de hacer negocios en la misma.

También intenta romper con muchos de los mitos manejados en el mundo occidental sobre China, sobre sus mujeres y sobre el modo de hacer negocios en este país. Asimismo, el libro plantea temas sobre la mujeres emprendedoras y directivas, y sobre la mujer en general y sus relaciones con el otro sexo, con mucha transparencia, con algo que podríamos denominar como un influjo oriental, inhabitual en este tipo de literatura.

Por último, el libro incluye comparaciones y abre nuevas vías de exploración sobre las diferencias entre Oriente y Occidente, en particular, a la hora de utilizar el recurso de su parte de población activa femenina.

En cuanto al estilo, Julia Pérez-Cerezo cumple el objetivo inicial de dar a conocer en Occidente a esa clase emprendedora femenina china de tremenda fuerza y personalidad.

A esas grandes, pequeñas y medianas empresarias y altas directivas chinas que, a pesar de ser millonarias o, con frecuencia, poseer un nivel económico muy superior a la media occidental, son, sin embargo, personas completamente desconocidas en nuestros países y, con frecuencia, también anónimas en su propio país.

Así, Julia Pérez-Cerezo recoge una muy variada muestra de personalidades y edades, de orígenes socio-económicos, de sectores y entornos de operación, y de tamaños de sus empresas y de sus despachos.

Entrevista de Elena Sánchez de León

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído