ENTREVISTA PD / El malagueño presenta 'La Cosecha humana' (Editorial Planeta)

Emilio Calderón: «Israel se ha convertido en un caldo de cultivo propicio para el tráfico de órganos»

"De la misma manera que denuncio prácticas del ejército judío también señalo que el 60% de las mujeres palestinas sufren malos tratos"

El problema es que todos tomamos parte pero nadie es capaz de ponerse en el lado del otro"

El cuerpo sin vida de una mujer aparece en un descampado de una zona conflictiva de Jerusalén. Todo apunta a una lapidación. A los pocos días, dos nuevos cadáveres son hallados en otra parte de la ciudad. Se encienden todas las alarmas. Sarah Toledano, una española de origen sefardí que trabaja como inspectora de policía, será la encargada de investigar los terribles crímenes. Con la inestimable colaboración de su ayudante, el argentino Lautaro Heller, ambos se verán arrastrados por una espiral de intrigas y oscuras actividades donde nada es lo que parece.

Emilio Calderón ha visitado la redacción de Periodista Digital para presentar su último libro, ‘La Cosecha Humana

Hasta ahora había ubicado todos sus libros anteriores en el extremo Oriente pero en esta última incursión literaria, sin embargo, ha decidido trasladarse a Jersusalén:

Con la publicación de ‘Los sauces de Hiroshima’ terminé esta trilogía asiática y no me planteé volver a Asía. […] Me he ido acercando a nuestra cultura.

Además, nos confirma que el origen del relato que nos presenta proviene de un artículo de prensa. Basa la ficción en hechos reales a través de un escrupuloso trabajo de doucmentación:

En Noruega, un periodista que me estaba entrevistando, me habló de un conflicto que se había originado entre el gobierno sueco y el gobierno de Israel.

Este periodista contaba que en muchos casos cuando el ejercito israelí abatía a un palestino, retiraban el cuerpo y cuando ese cuerpo era devuelto a sus familiares, presentaba una costura de pies a cabeza.

En definitiva, lo que se decía en el artículo era que el ejército de Israel estaba traficando con los órganos de las personas que abatían en Palestina.

El artículo provocó una reacción furibunda del primer ministro israelí hasta el extremo que pidió que el gobierno sueco repudiara el artículo en cuestión, cosa que no hizo el gobierno sueco. Y no solo eso sino que se llevó a cabo una investigación que demostró que lo que contaba el artículo era cierto.

Calderón nos explica el proceso a través del cual fue investigando aquella noticia y todo lo que fue descubriendo y que, en definitiva, le empujó finalmente a escribir ‘La cosecha humana’:

Descubrí que el motivo principal es el religioso. Es decir, las dos comunidades que conviven (o malviven como se quiera decir) en Israel son la judía y los árabes de religión musulmana y tanto la religión musulmana como al judía no son partidarias de la donación de órganos.

Como no hay donantes, Israel se ha convertido en un caldo de cultivo propicio para que organizaciones que se dedican al trafico de órganos operen en su suelo.

EL CONFLICTO PALESTINO-ISRAELÍ

Calderón no escode su visión acerca de una realidad tan compleja como la que se vive en Jerusalén desde hace tantos años:

Mi propósito era dar testimonio fidedigno de una realidad que es verdaderamente compleja.

El problema que tenemos todos con respecto a este conflicto es que tomamos siempre parte de un lado, ya sea el judío o el palestino, pero nadie es capaz de ponerse en el lado del otro.

Reivindica el papel que debería tomar la mujer en este conflicto:

Quería hacer hincapié en el papel que juega la mujer en este conflicto. Existen organizaciones feministas mixtas, de mujeres judías y palestinas, que reivindican una mayor participación en las negociaciones de paz puesto que, como ellas mismas dicen, los hombres llevan 50 años fracasando.

De hecho, la protagonista de ‘La Cosecha Humana’ es precisamente una mujer fuerte y ambiciosa, que cree que hay esperanza y es posible cambiar la situación en la región:

Cree que quizá desde dentro puede cambiar ese sistema. Lo que va a ocurrir es que se va a dar cuenta de que eso es imposible.

«CUANDO TODO TU PROGRAMA VITAL ESTÁ BASADO EN SOBREVIVIR ES DIFÍCIL IR POR UN CAMINO RECTO»

En definitiva, Emilio Calderón considera que ambas comunidades necesariamente han de renunciar a algo, para convivir en paz, aunque parezca algo inviable en estos momentos:

Inevitablemente acabaremos presenciando la existencia de dos estados independientes.

Hay una resistencia muy grande por parte de Israel y está en el hecho de que para ellos todo esto se basa en la supervivencia. Cuando todo tu programa vital está basado en sobrevivir, es muy difícil ir por un camino recto, porque ven enemigos en todas partes. Aunque es cierto que en la constitución de la República Islámica de Irán se habla del exterminio del estado de Israel.

Y concluye:

La Comunidad Internacional, y dentro de ella la comunidad árabe que es la que rodea a Israel […] debería hacer vieras concesiones en este sentido […] que Israel no se vea tan forzado a tener que vivir siempre pendiente de la autodefensa.

Rebajas
La Cosecha Humana
2 Opiniones

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Elena Bellver

Redactora de contenido web & Seo, Copywriter & Community Manager. Es la redactora de las recetas de cocina de Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído