'LA CIUDAD DE LA LUNA ETERNA' (MONTENA)

Esther Sanz cierra su trilogía con la historia de amor entre Clara y Bosco

La novela que recoge el apasionado desenlace de la historia de amor entre Clara y Bosco

Esther Sanz cierra su trilogía con la historia de amor entre Clara y Bosco

Llega el apasionado desenlace de la historia de amor entre Clara y Bosco en esta tercera y última entrega de la trilogía. Ahora que habían desaparecido las amenazas que ponían en peligro el secreto de Bosco y de la semilla, Clara espera poder ordenar su vida y disfrutar del amor junto a él en la aldea de los inmortales.

Sin embargo, Bosco no piensa lo mismo… y le confiesa que ya no la quiere lo bastante como para compartir la vida con ella. Con el corazón roto, Clara no sabe qué rumbo debe tomar hasta que una misteriosa carta le propone la solución: alejarse todo lo posible del recuerdo de Bosco.

La extraña misiva es una petición de ayuda de Martina, una chica italiana que no conoce en absoluto: dice que Robin es su compañero de piso en Florencia y que lleva unos días desaparecido… Despechada y ansiosa por dejar atrás su antigua vida, Clara toma un avión hacia la cuna del Renacimiento… y hacia la promesa de reencontrarse con el enigmático chico de ojos grises, el único que una vez le hizo dudar de sus sentimientos por Bosco.

Continuamos la historia desde el punto de vista de Clara, en primera persona de pasado. Aunque, además, entraremos conversaciones por WhatsApp y cartas de distintos personajes. El título La Ciudad de la Luna Eterna tiene su explicación, como en los anteriores libros.

«La ciudad» hace referencia a la Aldea de los Inmortales que ya conocimos en El Jardín de las Hadas sin Sueño -también es cierto que, por distintas razones, otros personajes llaman «ciudad eterna» a Florencia e incluso a San Gimignano-.

«La luna eterna» se explica que es un fenómeno que se observa poco después de la luna nueva, cuando la parte de la luna creciente no iluminada por el sol aparece en color gris ceniciento. Esa luz no es otra cosa que nuestro propio planeta iluminando el terreno lunar. Narra además un cuento oriental que también habla del por qué de este fenómeno.

Vemos de nuevo Colmenar, la sierra de la Demanda y la Aldea de los Inmortales; pero casi toda la acción transcurre en la ciudad Florencia, donde pasearemos por su calles y visitaremos museos. También viajamos a distintos lugares de la Toscana, como San Gimignano; y cerca de éste a las villas de Leggero y Lucchesia.

En ‘La ciudad de la vida eterna’, el argumento general de la trilogía ha ido evolucionando. Empezó de una manera y en este libro da varios giros y todo c se ha vuelve más complejo de lo que parecía en un principio. Encontramos en él momentos inesperados e impactantes, y decisiones importantes. Es una novela plagada de detalles, se nos aclaran todos los por qué y no se dejan cabos sueltos. La Ciudad de la Luna Eterna tiene un ritmo ágil, y un estilo que con el paso de los libros se vuelve más dulce, delicado y poético.

Esther Sanz es licenciada en Periodismo. Ha trabajado en revistas femeninas y en la actualidad ejerce de editora de libros prácticos.

Lectora apasasionada de novelas románticas en su adolescencia, siempre soñó con ser escritora. Tras publicar ‘Vive rápido, siente despacio’ y ‘Los siete soles de la felicidad’, emprendió una nueva aventura literaria, esta vez en un mundo juvenil, con la saga ‘El bosque’, que ya ha conquistado a miles de lectores en España.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Marian García Álvarez

Redactora experta en televisión de Periodista Digital entre 2013 y 2016.

Lo más leído