'EL ESCRITOR QUE MATÓ A HITLER' (EDICIONES ÁLTERA)

¿Tuvo Hitler un abuelo judío? ¿Influyó ello en su aniquilación de la Revolución Conservadora alemana?

¿Tuvo Hitler un abuelo judío? ¿Influyó ello en su aniquilación de la Revolución Conservadora alemana?

El escritor Javier Ruiiz Portella, conocido hasta ahora por sus apasionantes claves históricas y por una larga trayectoria como ditoro, se lanza al mundo de la novela. Lo hace pisando fuerte: con una novela de ‘alto aliento político’ (Luis Alberto de Cuenca) y de trepidante suspense: engancha, es imposible abandonarla.

¿Cuál es el misterio de unas cartas que pueden cambiar el rumbo de la Historia? ¿Quién se empeña en esconderlas? ¿Qué complot internacional se urde?…

Dos mundos totalitarios se entre­cruzan en la novela: el mundo brutal de Hitler y el mundo… fofo del año 2048.

Y en medio del fragor de la Historia, estalla el gran incendio de la pasión, el amor y el erotismo. Envueltos en el glamour de la Costa Azul.

Madrid, 2048. Leyendo las Memorias de Alexander von Hunterbrand, su nieta descubre que éste estuvo a punto de desvelar un hecho inaudito: Hitler tuvo un abuelo judío. Alexander von Hunterbrand y sus amigos están a punto de hacerse con las cartas en las que ello se prueba, pero en el último instante otros agentes se las arrebatan.

Parece claro que son nazis, aunque ciertos indicios hacen pensar todo lo contrario. Pero entonces…, ¿quiénes son, qué buscan, qué pre¬ten¬den? ¿Qué extraña conjura internacional se está tejiendo?

Y en medio del fragor del mundo, el gran incendio de la pasión, el erotismo y el amor. Lo viven, entre Alemania, Nueva York, París, y una Costa Azul teñida de glamour, el escritor Alexander von Hunterbrand y la pintura rusa Tamara Kolakovna.

Y entrecruzándolo todo, a cien años de distancia, otro mundo: el del año 2048. En una España denominada Estepaís, la nieta del escritor lee sus Memorias. Un Ojo igualitario y Sanitario controla en las casas las palabras y comportamientos -«políticamente correc¬tos»- de la gente.

Una implacable Neolengua hace que al pasado se le llame «tiem¬pos caducos»; y a los maridos, esposas, novios y parejas, «partícipes afectivo-sexuales». Es obligatorio ver la televisión -los aparatos se encienden solos- y llevar clavada en el rostro la sonrisa del «hombre festivo y feliz».

«Una novela de una energía literaria genial y fascinante. Su grito se oye en la oscuridad de este mundo aburrido donde bostezan los cocodrilos.» 

Mauricio Wiesenthal

«¡La novela más extraordinaria que he leído en muchísimo tiempo! No sólo eso: es totalmente absorbente.»

Fernando Sánchez Dragó

«Una genial novela de ideas y una apasionante novela histórica. Un texto absolutamente palpitante.»

Marqués de Tamarón

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Marian García Álvarez

Redactora experta en televisión de Periodista Digital entre 2013 y 2016.

Lo más leído