PD entrevista al autor de 'Ajuste de cuentas' y 'Qué escondes en la mano' (Alfaguara)

Benjamín Prado: «Un periodista debería buscar la verdad, pero el mundo de los medios de comunicación ha sido muy contaminado con el objetivo de combatir la verdad»

"Esta crisis nos ha obligado a todos a replantearnos dónde estamos, y esa necesidad va a dar lugar a muchas novelas"

Ajuste de cuentas’ (Alfaguara) plantea el dilema ético al que se enfrenta Juan Urbano, escritor sin trabajo y sin ideas que plasmar en el papel, cuando le ofrecen una obra por encargo. Despedido de la emisora de radio y del periódico donde colabora, incapaz de escribir una nueva novela tras varios éxitos anteriores y rodeado de un entorno descorazonador, Urbano es un escritor en el dique seco (se halla «con la mano en blanco y la mente a oscuras», como él mismo reconoce). Está inmerso en una etapa oscura, repleta de ansiedad y decepciones, un escenario negro marcado por el estallido de la burbuja inmobiliaria y la sucesiva crisis económica y de valores.

A la deriva y a punto de naufragar, entra en escena Isabel Escandón, una especie de «femme fatale» propia de la novela negra clásica: ha leído la entrevista que un dominical ha realizado a Urbano, le ha interesado y por eso le localiza y le encarga escribir un libro sobre su jefe, Martín Duque, un empresario que ha llegado a lo más alto gracias a métodos corruptos.

BENJAMÍN PRADO.

Urbano se ve obligado a aceptar el degradante encargo: asume que, sin dinero y con las facturas apremiándole, es vulnerable y no tiene más remedio que aceptar. Sin embargo, los datos que reúne sobre el empresario le causan mil y un problemas de índole moral.

Escrita en primera persona, ‘Ajuste de cuentas’ combina humor, ironía y misterio con la recesión económica como telón de fondo. La novela ejerce de crónica de la crisis financiera que sufre España, un país en el que «el desempleo, los negocios en quiebra y los recortes lo ocupan todo». Habla de una crisis «implacable, avasalladora, que lo desarbola todo, lo muele con sus engranajes siniestros».

Martín Duque es un símbolo de la etapa en la que la burbuja del ladrillo ha quebrado el futuro de miles de familias. Antes de los 40 años era director de la constructora más fuerte del país, estaba al frente de una aseguradora y ejercía de presidente de la cuarta entidad financiera. «Era uno de los mayores representantes de la España de los nuevos ricos, la mafia inmobiliaria, la especulación urbanística, los paraísos fiscales y el dinero negro», como le describe el protagonista del libro. Un líder ambicioso que, sin embargo, es despreciado por un poder formado por «una secta que funciona como una aristocracia en la cual el que no tiene un apellido ostentoso no es nadie».

El deseo de notoriedad y unas decisiones erróneas del «atractivo magnate que fascinaba a la sociedad española» le llevan a la cárcel. Libre de nuevo, y con la ambición de volver a ser el que era, Martín Duque decide encargar una obra que será su particular ajuste de cuentas con los que le han repudiado.

Mientras se debate entre la conveniencia de acabar la novela o hacer caso a su conciencia, Juan Urbano rememora y cita historias y cuentos que en alguna ocasión ha empezado pero no ha logrado terminar. Es ahí donde Benjamín Prado se adelanta a su propio personaje y escribe esos cuentos con maestría.

Ése es el origen de ‘Qué escondes en la mano’, un conjunto de siete relatos originales y sorprendentes: un hombre que sigue en coche a la persona equivocada hasta dejar atrás su vida; una mujer que repasa su currículo vitae camino a una entrevista de trabajo y tacha lo que considera que no merece la pena; una mujer demasiado cuadriculada que se desinhibe tras cortarse una mano; un chico que hace un pacto de sangre con el hijo de la criada y su vida acomodada da un vuelco; un torturador de la dictadura argentina que recuerda el destino que procuró a sus víctimas… ‘Qué escondes en la mano’ es un excelente aperitivo o postre para los lectores que ya tengan ‘Ajuste de cuentas’ en sus manos.

TITULARES DE LA ENTREVISTA CON BENJAMÍN PRADO

«En la España del ‘pelotazo’, el paradigma del nuevo español era un triunfador, joven y atractivo, pero la realidad es que muy honrados no debieron ser porque acabaron todos en la cárcel.»

«Esta crisis nos ha obligado a todos a replantearnos dónde estamos, y esa necesidad va a dar lugar a muchas novelas.»

«Un periodista debería buscar la verdad, pero el mundo de los medios de comunicación ha sido muy contaminado con el objetivo de combatir la verdad.»

«España se ha convertido en algo muy parecido a algunos países de Latinoamérica, en los que media docena de ladrones han arruinado a un país entero.»

«El miedo es una enfermedad muscular, te paraliza, y eso es lo que le ocurre al protagonista Juan Urbano cuando le ofrecen escribir el libro, es una condena y una liberación.»

«En toda ayuda hay un punto de ofensa; el que recibe la moneda del limosnero, en el fondo siempre le guarda rencor.»

«¿Por qué el parado se siente fracasado y siente que no está cumpliendo su función en la sociedad? ¡Somos así!»

«Nuestra sociedad sólo se guía por la lucha entre el éxito y el fracaso, no hay término intermedio, ¡y eso es mentira!»

«La falta de respeto hacia las personas mayores es aterradora en este mundo que vivimos, y además combate cualquier cultura milenaria.»

«En este mundo cuando uno tiene problemas laborales, o de salud o sentimentales, mucha gente huye, y eso que España siempre ha sido un país muy solidario».

EL AUTOR

Benjamín Prado (1961), reconocido poeta y novelista, se ha constituido como una de las figuras más populares de la reciente literatura española. Ha publicado las novelas ‘Raro’ (1995), ‘Nunca le des la mano a un pistolero zurdo’ (1996), ‘Dónde crees que vas y quién te crees que eres’ (1996), ‘Alguien se acerca’ (Alfaguara, 1998), ‘No sólo el fuego’ (Alfaguara, 1999), ‘La nieve está vacía’ (2000), ‘Mala gente que camina’ (Alfaguara, 2006) y ‘Operación Gladio’ (Alfaguara, 2011), y el libro de relatos ‘Jamás saldré vivo de este mundo’ (Alfaguara, 2003).

También es autor de los ensayos ‘Siete maneras de decir manzana’ (2000), ‘Los nombres de Antígona’ (Aguilar, 2001), ‘A la sombra del ángel’ (trece años con Alberti) (Aguilar, 2002) y ‘Romper una canción’ (Aguilar, 2010), y del libro de aforismos ‘Pura lógica’ (2012). Su obra poética está reunida en los volúmenes ‘Ecuador’ (poesía 1986-2001), ‘Iceberg’ —ambos aparecidos en 2002— y ‘Marea humana’ (2006).

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído