AUTOR DE 'LA FUERZA Y EL VIENTO' (ALFAGUARA)

Óscar Lobato: «Ha llegado un momento donde la calidad de las noticias ya no importa, solo interesa si van acompañadas de dos tetas»

"En España no se perdona hacer una primera novela muy buena y luego dar un bajón tremendo"

El cine ha representado una imagen romántica de los piratas romántica, pero en general eran codiciosos y canallas

Óscar Lobato visita la redacción de Periodista Digital para hablarnos de su nueva novela ‘La fuerza y el viento’ (Alfaguara), una historia que recorre las últimas décadas del siglo XX a través de personajes piratas y corsarios. Los protagonistas atraviesan los mares desde la Costa del Sol española al literal italiano asaltando barcos y naves a través de paraísos fiscales.

Uriel Gamboa es uno de los protagonistas de esta novela, un personaje que naufraga en medio del Caribe con un cadáver. Su personalidad se ha forjado a través de una estricta educación militar que lleva a escapar para cumplir su sueño de convertirse en un auténtico pirata. Su objetivo, hacerse con el oro robado por los nazis tras la Segunda Guerra Mundial y dominar el negocio del blanqueo a través de paraísos fiscales.

Durante la entrevista, el autor aseguró que una de las tramas en su libro está basada en un hecho real concreto en España. Además nos explicó la diferencia entre piratas y corsarios, y enfatizó que la mayoría de ataques de piratas no fueron en alta mar o hacia navíos, sino hacia la costa.

Los conocimientos del autor en Seguridad y Medioambiente han sido fundamentales en la articulación de la estructura de la novela. Óscar Lobato ha destacado que en sus novelas le gusta reflejar fielmente aspectos de la realidad para que el lector, además de disfrutar con la historia de los personajes, pueda aprender y hasta comprobar detalles del escenario en el que se desarrollan los hechos.

TITULARES DE LA ENTREVISTA CON ÓSCAR LOBATO

«Hace algo más de veinte años estuve trabajando en Colombia. Allí leí una noticia en relación a un extraño atraco al sur de Santa Marta. El suceso era muy inusual y llamativo, relacionado con una serie de yates y helicópteros a bordo. Meses más tarde se produce otro suceso en aguas fronterizas entre México y Belice que parecía relacionada. Esto me dio la idea de contar una historia relacionada con esta serie de sucesos. Además, un amigo mío que se dedica a temas malvados, me confirmó que la historia que yo quería contar estaba muy relacionada con la historia del hijo de un personaje real y conocido».

«Los grandes autores de historias piratas, hablan de hazañas de corsarios, que es un concepto diametralmente distinto al de los piratas. Los corsarios eran empresarios, y los piratas eran marginales fuera de la ley. Estos autores también narran mucho sobre asaltos a barcos, y los piratas no asaltaban demasiado a barcos, sino que los ataques documentados son incursiones ribereñas, es decir, ataques de mar a costa».

«Algunas de las razones por las que las personas se convertían en piratas, incluso mujeres, eran muy variadas: por aquellos que querían escapar de casa, vengarse alguna afrenta, o pagar deudas».

«‘La fuerza y el viento’ data desde finales de los años sesenta hasta la Transición, un momento en el que en España no se detectaba la actividad pirata porque había en el país otros sucesos que disipaban la atención de ellos».

«Los periodistas no somos escritores, porque los escritores pueden ser intelectuales, profesores o decentes, pero yo, como todos los periodistas, soy novelista porque la palabra ‘novela’ viene del italiano de la palabra novella que significa colección de noticias».

«Yo escribo las novelas en tiempo presente para que si el lector quiere, pueda comprobar aquello que yo le cuento».

«Uriel Gamboa es el guerrero traicionado antes de entrar a combate que además estaba sometido y presionado por su familia. Cuando su mundo se desmorona se da cuenta de que la vida le va a llevar a la piratería y empieza a estudiar la historia de los piratas para saber cómo y quiénes eran».

«En ‘La fuerza y el viento’ también se aprende del momento que vivimos ahora. Por ejemplo, el mecanismo de los paraísos fiscales o cómo provocar destrucción de instituciones y valores».

«Mis conocimientos en seguridad, defensa, y medio ambiente han sido imprescindibles para escribir esta novela. Gracias a muchos de mis contactos he podido documentarme sobre infantería marina o protección aduanera para poder argumentar realmente cómo funciona aquello».

«Los personajes de la novela entienden la vida como una aventura. Cada uno de los seis protagonistas, con sus complejidades y características, juega un papel fundamental en el resto».

«El reto al escribir esta novela ha sido plasmar fielmente la realidad pirata porque el porcentaje de veracidad en mis novelas es muy alto. Incluso hay lectores que investigan y llegan a descubrir la historia real de la qué estoy hablando en concreto».

«Sobre piratas se ha escrito mucho, pero casi siempre con una idea errónea. Los piratas no tenían capitán, y a pesar de seguir a uno de ellos a la hora de actuar, las decisiones se tomaban en consenso, como socios. Entre los corsarios el empresario era el capitán y el que mandaba inapelablemente. El cine ha representado una imagen de los piratas romántica, gallarda y valiente; algunos cumplían estas características, pero en general eran codiciosos y canallas».

«Arturo Pérez Reverte me gusta mucho como escritor. Cuando en su novela me retrató en el papel de padre Óscar Lobato, hubo quien pensó que Arturo me odiaba. Sin embargo, él tiene un aforismo que dice que los amigos están para putearlos».

«La literatura es una carrera de fondo. Yo decidí empezar a escribir cuando tuve suficiente material para varias novelas. En España no se perdona hacer una primera novela muy buena y luego dar un bajón tremendo».

«El periodismo como lo hemos entendido hasta ahora está extinguido. Los que estamos en la profesión estamos intentando encontrar otros caminos preservando los valores tradicionales con nuevos modelos. Hay medios consagrados en Estados Unidos como el mismo New York Times, que aunque no esté en quiebra, está en crisis. Lo que hay que decidir es qué valores vamos a mantener y por qué vía vamos a continuar».

«La magia del periodismo es la de servir a la gente. Ha llegado un momento en el que la industria de la comunicación ha decidido que el receptor es superfluo y que lo que hay que venderle es mierda envuelta en entretenimiento. La calidad de las noticias ya no importa, solo interesa si van acompañadas de dos tetas».

«Yo no creo en el periodismo ciudadano, al igual que no entiendo la cirugía popular o la termodinámica popular. Eso no significa que se puedan incluir los medios digitales en la profesión. Con tanto ruido en la red, lo que se necesita son profesionales cualificados que orienten al público».

 

Óscar Lobato (Madrid, 1958) es periodista especializado en Seguridad, Defensa, y Medio Ambiente. ha trabajado en agencias de noticias como LID y EFE y en medios como Diario 16, Europa Sur, Diario de Cádiz y colaboraciones en radio. Trabaja en la Administración General del Estado en la subdelegación del Gobierno de Cádiz.

En la entrevista con Periodista Digital, contó que no se decidió a escribir hasta que tuvo material suficiente para más de una novela. Es autor de ‘Cazadores de Humo’ (2007), una novela sobre periodismo y objetividad informativa, y Centhaeure (2009) que entremezcla novela negra y libros de caballería.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leido