PERIODISTA DIGITAL ENTREVISTA AL AUTOR DE 'EL ALMA DE LAS COSAS' (SIRUELA)

Irene Gracia: «Hasta que no se regularice la piratería, una buena edición es la salida para que el libro adquiera valor»

"En el mundo de la cultura estamos todos arruinados"

La vida es muy corta, si no soñamos nos perdemos la mitad

¿Qué estaríamos dispuestos a dar por un amuleto que hiciese posible nuestros deseos más profundos? La escritora Irene Gracia responde en Periodista Digital a estas y otras muchas preguntas que incitan a la reflexión en su último libro ‘El alma de las cosas’. Un libro que surge de sus sueños más profundos, con grandes influencias de las más importantes corrientes de la literatura universal.

Adelbert fue uno de esos poetas que supieron alternar la pluma con la espada. Luchó contra Napoleón y dio la vuelta al mundo en barco para encontrar su sombra. Pero su mayor aventura fue conocer a Belisa, una aristócrata desahuciada que le contará la historia de El tiempo de Plata: la orfebrería regentada por Platónides, un artesano que creaba seres prodigiosos y capaces de detener el tiempo con la alquimia de la plata viva.

Belisa despierta en Adelbert el deseo de conocer a las hijas de Sixta, las seis artistas más maravillosas e inolvidables que lucieron los talismanes mágicos de Platónides por los escenarios de todo el mundo, y que más tarde desaparecieron.

Adelbert quiere encontrar a las seis hermanas misteriosas y resolver el enigma de la platería vacía. Para ello emprende un viaje extraño y vertiginoso.

TITULARES DE LA ENTREVISTA CON IRENE GRACIA

«Escribiendo se encuentra un sentido a la vida».

«Apuesto por que los escritores no rebajemos el estilo y no nos censuremos».

«Tengo la buena suerte de soñar y recordar los sueños, mi yo más profundo me protege y me recompensa por la noche. Siempre he compadecido a la gente que no sueña».

«Mi yo más real es mi yo durmiente, porque no elegimos el cuerpo, ni el nombre, ni la condición ni el sexo».

«Nuestras dos formas de vida, porque estamos vivos tanto cuando dormimos como cuando estamos despiertos, influyen. Un mal día también te puede provocar pesadillas, ambas vidas se complementan».

«En el mundo de la cultura estamos todos arruinados».

«Como dicen los poetas todo ángel es terrible, en mis sueños mis ángeles son más espirituales y humanos que las personas, pero también más salvajes y más bestiales que las personas».

«Venero al romanticismo alemán, la fraternidad que había entre los autores, hasta a la hora de maldecir. Cuando discutían lo hacían de forma intelectual, se alimentaban unos a otros».

«Somos más recordados, por movimientos como el Renacimiento, el romanticismo alemán o el ballet ruso, cuando nos unimos».

«Los escritores honestos simplemente podemos limitarnos a abrir interrogantes con la fantasía para que los contesten filósofos y científicos. Creo que vivimos en el mundo que antes se imaginó. Atrevámonos a tener sueños ambiciosos».

«Creo en el proyecto del hombre, aspiro a que los que me sucedan vivan muchos más años que yo, sean mucho más inteligentes y más hermosos. Lo digo por generosidad y por egoísmo, ¿quién nos dice que en el futuro no se va a inventar una máquina del tiempo para rescatar del pasado a gente que no merecía morir?»

«Creo que una buena edición, hasta que no se regularice la piratería, es una salida para que el libro adquiera un valor como objeto».

«Los personajes son como hijos. El personaje de Belisa (la protagonista) me escandalizaba a medida que iba escribiendo, incluso me caía gorda».

«No he querido hacer una novela sobre el bien y el mal, está abierta a toda interpretación ética».

«El gran tema de la novela es la muerte como aguja implacable de la manecilla de un reloj».

«Prefiero hacer un gran cuento de cinco líneas que sea recordado por mucho tiempo a una novela simplemente buena que dentro de algún tiempo sea una novela más».

Irene Gracia (Madrid, 1956) cursó estudios de pintura y escultura en la facultad de Bellas Artes de Barcelona. Ha publicado las novelas ‘Fiebre para siempre’ (premio Ojo Crítico 1994), ‘Hijas de la noche en llamas’ (1999), ‘Mordake o la condición infame’ (2001) y ‘El coleccionista de almas perdidas’ (Siruela, 2006, finalista del premio de novela Fundación J. M. Lara a la mejor novela publicada en ese año).

Es también autora de varios cuentos, aparecidos en diferentes antologías, y de una abundante obra pictórica.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído