PERIODISTA DIGITAL ENTREVISTA AL AUTOR DE 'LOS AMANTES DE HIROSHIMA' (RANDOM)

Toni Hill: «Llevamos tanto tiempo hablando de la crisis económica que parece que estamos viviendo eternamente en ella»

"Cuando fui a la hemeroteca para buscar titulares del año 2011, lo que salía eran los indignados, fue gran titular de aquella primavera"

Ahora estamos en otro momento de la crisis. Y lo vemos todo mucho más negro, o no, pero de alguna forma las circunstancias han cambiado mucho en estos tres años

Toni Hill, un reconocido traductor literario que desde hace años se dedica con éxito también al escribir, visitó plató de Periodista Digital para presentar el cierre de su trilogía literaria, a través de la novela ‘Los amantes del Hiroshima’. Se trata de, como él mismo dice, «una fascinante novela negra de amor, con la acción ubicada en los tiempos del 15M».

La historia arranca en la primavera de 2011. Unos okupas encuentran dos cadáveres enterrados juntos. Los análisis revelan que se trata de los cuerpos de Cristina Silva y Daniel Saavedra, una joven pareja desaparecida unos años atrás. El caso tuvo siempre un sospechoso claro: Ferran Badía, ex novio de Cristina y amigo íntimo de Daniel. A pesar de que los cuerpos nunca fueron hallados, la presión mediática, la ausencia de coartada de Daniel y, sobre todo, su personalidad obsesiva y fría posibilitaron una condena. Pero el hallazgo ha abierto otras líneas de investigación. El caso cae en manos de Héctor Salgado y su equipo.

De fondo, una Barcelona indignada por la crisis política y económica se manifiesta en las calles, denunciando a bancos y partidos políticos en un movimiento que parece haber dado una nueva voz a la opinión pública.

TITULARES MÁS RELEVANTES

Mi libro ‘Los amantes de Hiroshima’ y los otros dos previos, han vinculado siempre con una especie de esquema, un caso para investigar, y luego una trama que funcionaba de manera subyacente y que se iba mezclando con la trama principal. Esto empieza en el primer libro, continua en el segundo y ahora tuve que resolverla, porque si no, los lectores ya me mataban directamente.

En sí, cada una de las tres novelas se puede leer por separado. Pero digamos que lo óptimo, lo ideal, es seguirlas en el orden cronológico en que fueron escritas. A pesar de esto, podrías leer ‘Los amantes de Hiroshima’ y entenderías todo, sin necesidad de leer las otras dos.

Es un poco contradictorio decir que he escrito una novela negra sobre el amor, pero es exactamente así. El amor sería como la emoción pura, en positiva, pero luego tienes un montón de subemociones asociadas que son las que generan de alguna manera la trama.

En un momento determinado se me ocurrió escribir un relato, que no era necesariamente negro, no tenía por qué serlo, que es en el fondo ‘Los amantes de Hiroshima’. Y en este relato, porque ya le estaba dando vueltas a esta idea del amor, se me ocurrió una historia en la cual una mujer, una enfermera de Hiroshima perdía en ese bombardeo terrible a las dos personas de las cuales estaba enamoraba, porque ella estaba enamorada de dos personas que eran pareja.

Una novela negra, y cualquier novela, en el fondo, necesita tener un elenco de personajes. En el caso de ‘Los amantes de Hiroshima’ quería tener un personaje autor. Nunca había tenido. Hay una tendencia natural a que los autores escriban sobre ellos mismos, y no he tenido nunca un autor en una novela.

Mi personaje no es un autor demasiado simpático, no está inspirado en nadie que yo conozca. Y la verdad es que es un tipo muy curioso que ha logrado el éxito de una forma muy circunstancial y sobre todo en un proyecto que él no quería para nada, con lo cual tiene un poco de ambivalencia. Es decir, que después de que se ha matado escribiendo unas historias fantásticas ha triunfado con una que en el fondo no le gusta.

Mi novela tiene muchos frentes. De entrada yo creo que hay dos momentos clave. Las vidas de estos personajes se unieron en 2004, cuando tenían veintitantos años. En ese momento sucedió un asesinato que no se resolvió, y que se aclara, pues empiezan a encontrar los cadáveres siete años más tarde. Entonces, se trataba un poco de mostrar como han cambiado las cosas en estos siete años, a partir de cómo les ha cambiado la vida a los personajes.

En el desarrollo de la historia las fechas me venían un poco dadas por los ritmos internos de la novela. No tuve un intento deliberado de colocar el 15M necesariamente, pero me venía clavado por tiempos.

Llevamos tanto tiempo hablando de la crisis económica que parece que estamos viviendo eternamente en ella.

Cuando fui a la hemeroteca para buscar titulares del año 2011, lo que salía eran ‘los indignados’. Era el gran titular de aquella primavera.

En el momento del 15M parecía que sólo la sentían unos cuantos. Es decir, la sentían los jóvenes que no encontraban trabajo, la sentían, en el caso de la novela, Nina y Hugo que son una pareja que montó un bar y que durante un tiempo les fue bien y que ahora, de repente se han quedado sin beneficios.

Ahora estamos en otro momento de la crisis. Y lo vemos todo mucho más negro, o no, pero de alguna forma las circunstancias han cambiado mucho en estos tres años.

Mi personaje Ferran es así: un personaje al cual le coges mucho cariño, aunque te da un poco de miedo. A los lectores, los que solemos leer mucho nos cae bien. Es un tipo muy raro.

Mis personajes son complejos en la medida en que yo he sabido como hacerlos complejos.

Mi idea, en las tres novelas, no sólo en esta, es mostrar cómo el crimen puede afectar a la gente normal. Nunca me ha interesado especialmente más el tema del crimen organizado, o el de las mafias. Me interesa cómo un crimen afecta a la pequeña comunidad de las víctimas, a sus amigos, a sus padres, a su entorno.

Toni Hill nació en Barcelona en 1966 y es licenciado en psicología. Los últimos diez años de su vida los ha dedicado a la traducción literaria y a la colaboración editorial en distintos ámbitos. Su estreno como autor surgió en 2011, cuando se publica su primera novela ‘El verano de los juguetes muertos’, vendida a una veintena de países y con un gran éxito de crítica y ventas.

En 2012 sale la segunda novela de esta serie policíaca ambientada en Barcelona: ‘Los buenos suicidas’. Para acabar la trilogía, en 2014 Toni Hill publica su tercer libro ‘Los amantes de Hiroshima’.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído