PERIODISTA DIGITAL ENTREVISTA AL AUTOR DE 'UN ÁRBOL CAÍDO'

Rafael Reig: «Yo no quiero derribar la Transición para ocupar un espacio de poder, mientras que Podemos sí»

"No veo ninguna mejora entre la situación actual y la situación del franquismo"

El lector tiene que leer la novela como si dar tres saltos mortales no costara ningún esfuerzo

Rafael Reig vuelve a deleitar a su público con un nuevo libro atrevido, que toca un tema bastante sensible para la sociedad española. ‘Un árbol caído’ personifica la Transición de después del franquismo a través de la historia de unas familias de militantes contra el régimen. Para hablar sobre su nueva obra y sobre su posición en cuanto el tema central, Reig fue entrevistado en el plató de Periodista Digital.

SINOPSIS

En 1979, un grupo de familias amigas, reunidas en el club social de El Tomillar, comentan la vuelta de un viejo conocido, Luis Lamana, que va a trastornar la vida de la urbanización. Todos se conocen por haber militado en partidos antifranquistas, y porque algunos formaron parte de la misma célula.

Veinticinco años después, el hijo de uno de ellos, Julián, Johnny para los amigos, se propone reconstruir qué ha sido de ellos, de sus hijos, de sus exitosas carreras profesionales posteriores, algunos afiliados a partidos, otros trabajando en grandes empresas o probando carrera literaria. Mientras cuenta los destinos de las familias y de sus descendientes, Julián quiere entender muchos puntos oscuros: quién delató a su madre y a otros en los años sesenta, por qué regresó Lamana en ese preciso año, cómo se rompieron aquellos momentos de expectativa y aparente felicidad en el 79, y por qué él y sus amigos no han logrado encontrar su lugar en el mundo.

En sus pesquisas, Julián, además, va desgranando una partida de ajedrez que ha encontrado anotada en un cuaderno, una partida que jugaron una tarde de primavera de ese año Alejandro Urrutia y Pablo Poveda. Como metáfora de las decisiones, los triunfos y las derrotas de un grupo de amigos, tal vez de un país.

TITULARES DEL AUTOR

A mí la Transición me interesa porque es de mis orígenes. Yo nací en 63, o sea tenía doce años cuando murió Franco. Viví todo aquello. Yo no hice la Transición, a mí me la hicieron.

Mi generación sufrió una guerra que fue como la de Vietnam, que fue la de las drogas. La cantidad de agendas que hemos tenido que tirar con todos los nombres tachados porque se iban muriendo, todo esto lo recordamos perfectamente.

El primer impulso de escribir esta novela fue leer ‘Libertad’ de Jonathan Franzen. Dije: «Esto lo hago yo con una mano atada a la espalda, esto es una mierda. Yo lo puedo hacer mucho mejor. Voy a escribir ‘Libertad’, pero bien».

Esta novela es realista. Era lo que quería hacer. Pero no renuncio en absoluto a la imaginación absolutamente libre. De hecho estoy escribiendo ahora una cosa sobre viajes en el tiempo.

Yo, para mi desgracia, he sido un tío muy simpático, ingenioso, rápido, brillante, y sigo. Y esto creo que perjudica mucho una novela. En una novela todo tiene que estar subordinado al objetivo estratégico de la novela. Y hay que limar el ingenio, no tiene que ver el autor, tienes que dejar hablar a los personajes.

Lo que me extraña es que la Transición no ha sido cuestionada siempre. ¿Cómo se puede salir de una dictadura sin abolir las leyes de la dictadura? La Transición se hizo con las leyes franquistas.

Yo no veo ninguna mejora entre la situación actual y la situación del franquismo.

¿Tu crees que en 40 años de Franco España no mejoró? Muchísimo. ¿Hay que agradecerle esto a Franco? No. Lo de Franco fue una dictadura criminal.

El presupuesto español de ayuda a las librerías es 150.000 euros al año. En Francia 4 millones de euros. Aquí la cultura es una cosa de risa. Tenemos un ministro cuya principal es destruir la cultura.

El ministro de Cultura es hijo de un novelista de serie B que publicaba novelas policiacas.

Yo no quiero derribar la Transición para ocupar un espacio de poder, mientras que Podemos sí.

Esta novela es igual de política que ‘Cincuenta sombras de Grey’. ‘Cincuenta sombras de Grey’ está enseñando la sumisión de las mujeres, la dominación, el machismo.

DATOS SOBRE EL AUTOR

Rafael Reig nació en Cangas de Onís (Asturias) en 1963, vivió en Colombia durante su infancia, y estudió Filosofía y Letras en la Universidad Autónoma de Madrid. Dio clases de literatura en Nueva York, donde se doctoró, y en varias universidades norteamericanas. Es profesor de la escuela de creación literaria Hotel Kafka y colabora en diversas publicaciones, tanto en papel como digitales. Con Todo está perdonado ganó el VI Premio Tusquets Editores de Novela en 2010.

Es autor de las novelas ‘Sangre a borbotones’ (2002, Premio de la Crítica de Asturias), Esa oscura gente (1990), ‘Autobiografía de Marilyn Monroe'(1992), ‘La fórmula Omega’ (1998), ‘Guapa de cara’ (2004) y ‘Hazañas del capitán Carpeto’ (2005) -algunas de ellas traducidas a varios idiomas-, del exitoso ensayo literario ‘Manual de literatura para caníbales’ (2006) y de la recopilación de artículos ‘Visto para sentencia’ (2008). Brillantísima pieza de cámara, Lo que no está escrito es un thriller psicológico en torno a los rencores en la relaciones de pareja, enmarcado en una naturaleza desasosegante, y una trama de terror hábilmente construida a partir de diferentes perspectivas que confirma la versatilidad y la maestría de su autor.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído