EN SU LIBRO La vuelta del comunismo (Editorial Espasa)

Losantos pone en su sitio al padre de Iglesias: perteneció al Comité pro-FRAP que se reconoció ‘terrorista’

Ayuda definitivamente al juez que dirimirá sobre los 18.000 euros que Manuel Iglesias Ramírez le pide a Cayetana Álvarez de Toledo

Losantos pone en su sitio al padre de Iglesias: perteneció al Comité pro-FRAP que se reconoció 'terrorista'
Federico Jiménez Losantos, Pablo Iglesias y su padre, y Cayetana. PD

El nuevo libro de Federico Jiménez Losantos es una joya. La vuelta del comunismo (Editorial Espasa) se ceba además con Pablo Iglesias y algunas de las grandes mentiras que lleva intentando colarnos algún tiempo, especialmente sobre su familia. Así que es como para celebrar.

En primera instancia el popular periodista de EsRadio se centró en la figura del abuelo, Manuel Iglesias Ramírez, y la mentira histórica que reproduce el líder podemita: la realidad es que su abuelo se convirtió en un franquista de tomo y lomo. 

En otro apartado de su libro, Losantos se lanza a por Francisco Javier Iglesias Peláez, padre del podemita, que también ha aparecido en escena política en determinadas ocasiones… Que le pregunten a Cayetana Álvarez de Toledo, si no, que se metió en una polémica tremebunda: «Usted es el hijo de un terrorista».

Qué es el FRAP

El Frente Revolucionario Antifascista y Patriota fue una organización terrorista creada en 1973 por el Partido Comunista de España.

En su fundación colaboraron el exministro republicano Julio Álvarez del Vayo y su grupo, la Unión Socialista Española.

Los asesinatos ‘oficialmente’ del FRAP fueron cinco, aunque  podría haber un sexto caso «cuya autoría es dudosa entre el FRAP y los GRAPO y es el del policía Diego del Río, asesinado en Barcelona el 29 de septiembre de 1975».

Los terroristas no escatimaron en violencia para cumplir sus propósitos criminales, como atestigua el modo en que acabaron con sus víctimas:

  • –El policía Juan Antonio Fernández Gutiérrez, de 21 años, adscrito a la Brigada Político Social, acudió junto a otros compañeros a disolver una marcha del 1 de mayo y, cuando los manifestantes salieron corriendo, otro grupo les atacó con machetes. Murió apuñalado y otros cuatro agentes fueron heridos.
  • –El mismo 1 de mayo de 1973 cayó también el subinspector del Cuerpo General de Policía Manuel Pedregal Manzano.
  • –El policía Lucio Rodríguez Martín, de 23 años, que no llevaba ni un año en activo, prestaba servicio de vigilancia en la puerta de las oficinas de Iberia en Madrid. Fue acribillado –recibió hasta ocho tiros en la cabeza, el cuello, el hombro, el brazo y el abdomen– por tres terroristas del FRAP el 14 de julio de 1975. Los asesinos fueron detenidos dos horas después. Serían condenados a muerte.
  • –El teniente de la Guardia Civil Antonio Pose Rodríguez, de 49 años, murió cuando se dirigía a casa tras aparcar su coche en la calle. Varios terroristas del FRAP le asesinaron a tiros en Madrid el 16 de agosto de 1975, delante de un niño de 12 años, cuando volvía de su trabajo en la Agrupación de Tráfico. Los terroristas también fueron detenidos rápidamente. En la operación policial fueron detenidas 36 personas integrantes del FRAP.
  • –El policía Juan Ruiz Muñoz, de 49 años, fue asesinado por dos terroristas del FRAP el 14 de septiembre de 1975 en Barcelona. Le dispararon por la espalda cuando regresaba a casa tras prestar servicio y le remataron en el suelo. Se ensañaron con él dándole varios cortes con armas blancas en el cuello y en la espalda.

Tres de sus militantes fueron parte de los cinco últimos fusilados por la dictadura el 27 de septiembre de 1975.

El padre de Iglesias exigió 18.000 euros a Cayetana

Y de aquel comentario de Cayatana nada inocente en la tribuna del Congreso, el padre del podemita quiso venirse arriba: el padre de Pablo Iglesias exige 18.000 euros a Álvarez de Toledo por llamarle «terrorista». 

¿Se pensarán que entonces la del PP se arrugó? Pues nada más lejos de la realidad: 

Me reafirmo con toda claridad en mis palabras y frente a la demanda del padre del hijo, defenderé mi derecho a decir la verdad.

«Lucha armada»

De modo que mientras la Justicia dirime quién tiene o no la razón, Losantos acude al rescate de Cayetana en perjuicio del susodicho padre del podemita, facilitándole la labor al juez:

El matiz de la cuestión reside en que el protagonista en cuestión defiende que él no fue parte del FRAP, sino del ‘Comité para la creación del FRAP’, también conocido como Comité pro-FRAP, y con anterioridad a que el grupo terrorista cometiera atentados.

Pero Losantos reproduce en su nuevo libro el comunicado con el que este comité reivindicó el «ajusticiamiento» de los policías asesinados y heridos en una manifestación del 1 de mayo de 1973.

Publicado en el número 11 del panfleto clandestino Acción en junio de aquel año, y recogido en el documental La chispa y la pradera (2013), de José Catalán Deus (colaborador de Periodista Digital), decía lo siguiente:

«Pero en este Primero de Mayo la policía fascista no ha podido llevar a cabo su criminal labor represiva, pues los grupos de protección de las manifestaciones han respondido con la violencia revolucionaria a la violencia fascista (…) Estas acciones no son más que el comienzo de la justicia popular que empieza ya a organizarse en toda España. (…) El Comité Coordinador pro-FRAP reivindica plenamente estos hechos del pueblo madrileño contra las fuerzas policíacas de la dictadura. (…) El ajusticiamiento de los asesinos policías el Primero de Mayo en Madrid ha producido un gran entusiasmo entre todos los sectores populares, que ven con esperanza cómo las fuerzas auténticamente antifascistas y patriotas se enfrentan, decidida y valerosamente, a la dictadura. (…) La guerra contra el fascismo que nuestro pueblo libró de 1936 a 1939 ¡no ha terminado!

Este Primero de Mayo, celebrado combativamente en toda España, y de forma particular en Madrid, confirma contundentemente que el nuevo movimiento revolucionario de masas, sólidamente organizado y dirigido por el Comité Coordinador pro-FRAP, está entrando en una nueva fase, cuya culminación no puede ser otra más que el derrocamiento de la dictadura, con o sin Franco, y la expulsión del imperialismo yanqui de nuestro suelo mediante la lucha armada popular».

El resumen es que para Losantos este comunicado despeja la duda: el padre de Iglesias formó parte del Comité que asumió su parte terrorista. Lo recoge OkDiario:

No puede eludirse la sospecha, como en todos los grupos similares, de considerar moralmente terrorista a cualquiera que haya militado alguna vez en un grupo terrorista. De una sospecha así, al margen de las explicaciones particulares que uno brinde, no se libra el militante del FRAP Javier Iglesias Peláez, autor de un libro que elogia el estalinismo en España. ¡Qué familia!

De hecho, Losantos explica que el padre del Vicepresidente admite pertenencia al Comité pro-FRAP a través de uno de los colectivos que lo integraban, en su caso, la Federación Universitaria Democrática Española (FUDE). Estos revolucionarios marxistas-leninistas ya se identificaban en carteles y octavillas como FRAP desde 1971, siendo su cabecilla el exministro socialista Julio Álvarez del Vayo. Este Frente, que tuvo sus orígenes en el PCE (m-l), se disolvió en 1978.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído