The Offspring desatan el frenesí en el cierre del festival En Vivo

The Offspring desatan el frenesí en el cierre del festival En Vivo

Sus últimos discos apenas rozan el éxito que la banda obtuvo antaño, pero sus directos siguen gozando de amplísima aceptación. Son The Offspring, que con su acelerado neopunk californiano han desatado esta noche el frenesí en la última jornada del festival En Vivo de Getafe, en Madrid.

Un festival que, con sólo los primeros acordes de la arrolladora música de la formación liderada por Dexter Holland, se ha convertido en un campo de batalla en el que los 69.977 asistentes -según datos de la organización- han luchado por hacerse un hueco entre saltos, codazos, empujones y vasos de cerveza voladores.

La furia y el éxtasis ha alcanzado tal extremo en temas como «Walla walla» y, especialmente, «The kids aren’t alright», que el grupo musical ha tenido que pedir al público que se relajara y se echara unos pasos atrás de la valla del escenario, para que nadie saliera herido, algo que afortunadamente se ha evitado en buena medida.

El tramo fuerte de esta última jornada, caracterizada por el rock, lo ha iniciado Kiko Veneno, que ha sido seguido por los vallisoletanos Celtas Cortos.

Una formación que ha ofrecido un concierto en el que no han faltado los sonidos del acordeón, la flauta o el violín, y en el que el vocalista y guitarrista, Jesús Cifuentes, ha hecho un parón para felicitar a Amnistía Internacional por su 50 aniversario.

Después de temas tan míticos como «20 de abril» o «La senda del tiempo», el cantante se ha atrevido con una improvisación con aires country, en cuya letra ha hecho referencia al festival y al público, que no ha dejado de danzar al estilo irlandés hasta el final de la actuación, cerrada con el hit «No nos podrán parar».

Uno de los máximos exponentes del rock nacional, Enrique Villarreal, «El drogas» -líder de Barricada- saltó seguidamente a la pista para resucitar a su banda Txarrena.

Así, veinte años después de la salida de su primer disco, la reanimada formación intercaló clásicos como «El lobo feroz» o «Frío», con nuevas canciones como «El fuego de la tarde».

Vestidos de negro, con la estética de siempre, y con el símbolo del grupo presidiendo el escenario, Sôber ha constatado que no ha perdido facultades después de su separación.

Desde que se volvieron a unir en 2010, se han hecho más fuertes y lo han demostrado esta noche con temas de su último disco «Superbia», como el single que lleva el mismo nombre, o la balada «Naúfrago».

Además de algún solo de guitarra, el grupo se ha marcado un ritmo de percusión, a golpes de baqueta, que ha hecho que durante unos minutos el único sonido que existiese en la pista fuera el de los latidos de la batería.

Aunque el público ha sabido tararear las nuevas canciones, el vocalista Carlos Escobedo no se ha olvidado de sus orígenes y ha recordado algunos de los temas con los que Sôber alcanzó la fama, como «Paradysso», «10 años», «Eternidad» o «Arrepentido».

Y tras Sôber, la guerra. Sin parafernalia alguna y con una sobria puesta en escena en la que los músicos eran los únicos protagonistas, The Offspring ha ido enlazando un tema detrás de otro en una intensa hora de ejecución, en la que no ha dado respiro alguno al convulsionado y enloquecido público.

«All I want», «You’re gonna go far, kid», «Come out and play», «Have you ever», «Original prankster», y así hasta cerca de una veintena de canciones, extraídas de todos sus álbumes a partir del disco «Smash» -éste incluido-, han caldeado el ambiente al rojo vivo.

Todos ellos, temas que se bastan por sí solos para animar y revolucionar a la gente, por lo que Holland y compañía han prescindido de show alguno más allá de la ejecución musical, donde han brillado «The kids aren’t alright» y el grunge de «Self Steem», que ha clausurado el concierto.

El único momento de relax lo ha proporcionado la balada «Kristy you are doing okay», seguida de forma muy acertada por «Why don’t you get a job», para inmediatamente después retomar las descargas de adrenalina con «Americana» o «Pretty fly».

La Fuga, Muchachito Bombo Infierno y SFDK son otros de los grupos que han actuado a lo largo de la madrugada para despedir el En Vivo 2011, un festival que, con sus 204.000 asistentes -sumando los tres días de conciertos-, deja un aroma prometedor para la próxima edición.

Laura G. Orihuela y Carlos Palencia

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído